Síguenos

MWE Emperor 200

Con el nombre de MWE Emperor 200 se presenta lo que podríamos denominar el habitáculo de juegos definitivo. Tú entras, te sientas y a disfrutar como un enano. No cabe duda de que el diseño es espectacular, o al menos llamativo, y que tiene que ser una experiencia única el poder manejar un bicho de estos.

En esa carcasa externa con aspecto de escorpión (porque las pantallas se elevan, claro) encontramos tres monitores FullHD de 24 pulgadas conectados a una misma máquina, de forma que la resolución total del aparato será de 5.760×1.080 píxeles. Si el vídeo está cuidado (existen otras opciones de un solo monitor o de tres monitores más pequeños), en el apartado de audio tenemos un sistema Bose 2.1 con certificación THX, y por supuesto el sillón, es reclinable. A pesar de estar en una posición casi tumbada, los soportes de teclado y ratón son movibles para colocarlos en el lugar de nuestras manos.

MWE Emperor 200

Por si fuera poco existen multitud de piezas cuya posición puede alterarse. No sólo los monitores están situados en un brazo que se eleva para poder salir del MWE Emperor 200, también el sillón se mueve, los reposapiés, los reposabrazos… y todo sin tener que salir del habitáculo, a través de un software específico que monitoriza el conjunto.

Pero ¿y el precio? Ay, el precio: 45.000 dólares que lo convertirán en el típico cacharro que a todos nos gustaría tener en nuestro salón pero que sólo se quedará en nuestros sueños. Realmente caro, desde luego, y quizá por ello tengamos que asignarle la etiqueta de muy exclusivo.

Vía | Technabob.
Más información | MWE.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

42 comentarios