Sigue a Xataka

Ubuntu mobile

Expectación, aplausos, buenos deseos… los comentarios en los artículos sobre el anuncio de Ubuntu para móviles son todo lo positivos que se puede esperar de una apuesta como la de Canonical.

Si sumamos software libre con apuesta por estándares como HTML5 y un producto seductor para el usuario avanzado al ofrecer esa dualidad móvil / ordenador de sobremesa el resultado es que la propuesta de Ubuntu móvil puede resultar la favorita para muchos en esa nueva oleada de plataformas libres / abiertas para el móvil donde también tenemos a Firefox OS, Tizen y Open WebOS. Aún así, recibir aplausos de los usuarios más avanzados está lejos de ser suficiente para ser una alternativa real y Ubuntu, sobre todo, tiene que convencer a un aliado imprescindible: el fabricante de terminales.

Ubuntu móvil como producto

Sobre el sistema poco podemos añadir al largo vídeo que han publicado, pero creo que es interesante subrayar algunos aspectos. Uno es que Shuttleworth resaltó mucho los elementos interesantes para el mercado corporativo: seguridad, integración al utilizar las mismas aplicaciones y la posibilidad de ahorro de costes al desarrollar una vez para todas las ventanas (aquí incluía tablets, ordenadores de todo tipo y móviles).

El caso es que la fórmula “móvil que al conectar un dock saca un sistema operativo de escritorio” ya ha sido probada en el mercado, por Motorola y su Atrix, con escasa aceptación. Claro que el sistema que planteaban no era tan completo como pretende ser Ubuntu en el móvil, sino una distribución Linux con menos marca y más limitada (sólo Firefox como navegador con versión algo anticuada, por ejemplo). Esto es interesante porque Motorola es ahora propiedad de Google y toda la experiencia de sacar un sistema de escritorio desde Android ya la tienen dentro de la compañía, por lo que quizás no deberíamos descartar novedades en el competidor de referencia de Ubuntu Móvil.

Motorola Atrix

Por último tenemos que revisar hasta que punto la propuesta es atractiva para desarrolladores, como también han analizado en Genbeta. La jugada es doble, por un lado tener volumen gracias a las aplicaciones en HTML5 por el que ya están apostando muchos desarrolladores (quienes buscan desarrollar una vez y desplegar en las distintas plataformas) y la calidad de la experiencia con apps nativas (presumiendo de ventaja respecto a Android al no tener que pasar necesariamente por la máquina virtual Java). A priori apunta a una de las debilidades de la propuesta, conseguir que las aplicaciones populares tengan una versión oficial para la plataforma.

¿Quién fabrica los teléfonos con Ubuntu?

Pero el gran desafío de Ubuntu Móvil no tanto el producto – que también – sino conseguir que los grandes fabricantes de smartphones lo consideren como una opción por la que apostar. Aquí el tiempo de llegada al mercado es un factor que juega en su contra, si quieren estar en 2014 en el mercado, los acuerdos deberían estar firmándose como muy tarde ahora para poder salir con modelos el año que viene. ¿Lo estarán consiguiendo, veremos en el CES o en el Mobile World Congress anuncios en este sentido?

A priori el escenario es cuando menos complicado para Ubuntu, llegarán en momento en el que la batalla por el tercer puesto en plataformas móviles esté bastante madura. El mercado está respondiendo a Android y es la plataforma por la que casi todos los fabricantes sin sistema propio están optando, si exceptuamos a Nokia y HTC con Windows Phone.

Ubuntu PC y móvil

El caso es que hay un elemento a su favor, los fabricantes Android necesitan un plan B por si Google cambia de estrategia, pero a su vez diversificar en varios sistemas y perder foco puede desembocar en menos competitividad. Samsung parece claro que tirará por Tizen, Sony es razonable que añada Windows por su alianza histórica con Microsoft… de los grandes casi no nos quedan candidatos (descartando a Apple y RIM por razones obvias), quizás LG y Huawei puedan ser dos que respondan a Ubuntu, los primeros por no compartir proyecto Tizen con Samsung y los segundos por diversificar toda vez que ZTE va a montar los primeros Firefox OS. Nokia está casado con Windows y si no consideró Android, más complicado es que tomen Ubuntu (ahí tenemos también Sailfish), Motorola es de Google y HTC ya tiene dos sistemas.

Time is running out

Cantaba Muse que el tiempo se está acabando y el hecho de que en el anuncio de Ubuntu Móvil no hubiese fabricantes no es el mejor síntoma, si ya en el ordenador de escritorio no venir preinstalado era la gran barrera hacia el mercado, en smartphones esto es todavía más acusado. El porcentaje de usuarios que instala una ROM en su teléfono es ínfimo y además ahí también compiten con el ecosistema alrededor de Android.

El futuro de Ubuntu en el móvil pasa sí o sí por seducir a cuantos más fabricantes mejor. El producto apunta muy buenas maneras y servidor está deseando jugar con él, pero ese ahora es el menor de sus retos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios