Compartir
Publicidad

En Corea del Sur dan por hecho que se ha suspendido la producción del Samsung Galaxy Note 7

En Corea del Sur dan por hecho que se ha suspendido la producción del Samsung Galaxy Note 7
Guardar
81 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los Note 7 de Samsung siguen explotando, ayer os contamos un par de casos más, y en el total de la semana se cuentan hasta cuatro en los Estados Unidos. Lo complicado de la situación, si cabe, es que estos modelos ya eran productos de sustitución o reemplazo, por lo que parece que se van a tomar medidas mayores: desde la agencia Yonhap News aseguran que la producción del teléfono se ha detenido.

Nos cuentan que la información les llega desde fuentes oficiales, informando sobre una parada temporal de la creación del teléfono, en una decisión tomada junto a organismos reguladores de Corea del Sur, Estados Unidos y China. Conforme pasan las horas nuevos medios importantes como Bloomberg, CNN, o WSJ van sumándose a la confirmación de la noticia.

La causa por la que explotan parecía clara, unas baterías defectuosas por parte de un proveedor concreto, pero los casos se iban repitiendo implicando a más suministradores y procedencias. Las operadoras de Estados Unidos empezaron a mover pieza dejando de vender el teléfono - en Australia incluso aseguran que Samsung ha puesto una pausa en el suministro -, al tiempo que devuelven el dinero de la compra.

Note
La venta del Note 7 arrancó el pasado 19 de agosto, desde entonces se han recogido 2,5 millones de unidades, con varios casos de explosiones reconocidas: cinco en EEUU, uno en Corea del Sur, otro en Taiwán

Ajustar, mejor que parar

Actualización. No tenemos a mano el comunicado oficial de Samsung Electronics, pero The Associated Press dice que sí lo tiene y que lo que están haciendo es ajustar la producción del Galaxy Note 7 para asegurar los niveles de calidad y seguridad.

85% de sustituciones en Corea del Sur

Ampliando la información que se mueve en su país natal, nos enteramos de que el 85% de los modelos vendidos han pasado por un proceso de reemplazo o sustitución. De los 456.000 teléfonos en manos de coreanos, 389.000 han sido cambiados.

Siendo más específicos, 325.000 han sido cambiados por uno nuevo, mientras que 21.000 decidieron que querían el importe pagado por el teléfono - el resto entendemos que cambiaron por otro modelo -. Podemos decir que los compradores se mantienen bastante fieles a la marca.

Sobre el papel - y en las primeras pruebas - este es el mejor teléfono Android hasta la fecha, pero el daño que le están haciendo las explosiones, que no terminan, nos invita a pensar que desde el punto de vista del marketing e imagen de la marca, habría que saltar a por el Galaxy S8 o próximos modelos de gama alta. Esperamos que se soluciones lo antes posible.

Samsung

Vía | Yonhap News

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos