Síguenos

Kindle Paperwhite en mano

Cinco años después de que viera la luz el primer Kindle, la categoría de lectores de libros electrónicos parecía condenada al estancamiento. Durante este tiempo apenas se había producido el avance de la aparición de los modelos táctiles – discutible avance como comentaremos más adelante – y la tecnología de tinta electrónica parecía imponer el límite, más allá del “vaporware” que han venido suponiendo hasta ahora los lectores de pantalla flexible. En estas llega el Kindle Paperwhite, con la promesa de una mejora tecnológica y la vitola de ser el mejor lector que ha hecho Amazon tras cuatro años de investigación.

Para los que mantenemos la filosofía de que nada como un dispositivo especializado para leer libros – por calidad de la pantalla para la lectura y por todo lo que no tiene el dispositivo, fundamental para evitar distracciones – la llegada a España del Paperwhite era una fecha anotada en rojo en el calendario. A pesar de que la demanda actual ha provocado que los siguientes envíos se realicen a finales de Enero y, por tanto, ya no sea susceptible de llegar para la temporada más intensiva de regalos, Paperwhite merece ser analizado como uno de los dispositivos del año. Veamos por qué

La pantalla del Kindle Paperwhite

¿Emite luz? ¿Cansa a la vista? ¿Se parece al papel o es más como las pantallas LCD? Lo que Amazon afirma en la página oficial es que Kindle Paperwhite emite la luz desde la superficie de la pantalla en lugar de desde detrás de la capa de tinta electrónica, por lo que el resultado es que – según afirman – nunca se proyecte directamente hacia nuestros ojos y, por tanto, no provoque cansancio en la vista.

tecnología pantalla Paperwhite

Nuestra impresión personal es que – más allá del discurso del fabricante – el resultado conseguido con la pantalla del Kindle Paperwhite es excelente. La experiencia no es que sea muy similar a la anterior de otros lectores basados en tinta electrónica, salvo que no es necesaria una fuente de luz externa sobre el libro para poder leer, sino que con su mayor resolución es todavía mejor. El sistema permite regular la intensidad de del brillo – 24 25 niveles – en función de la luz externa que dispongamos. La única objeción que hemos anotado es que, si bien la mayoría de las veces la luz se reparte de forma uniforme en el dispositivo, en alguna ocasión hemos observado la aparición de pequeñas sombras en la parte baja de la pantalla. Nada que enturbie realmente la experiencia, pero evidencia también de que no es perfecta.

En los diferentes entornos en el que lo hemos probado, el Kindle Paperwhite ha ofrecido una experiencia de calidad de pantalla para la lectura excelente, es impresionante el gran trabajo que ha hecho Amazon. Tanto en interiores con poca luz como a plena luz del día, tan sólo con ajustar un poco el brillo hemos conseguido que la luz quede justo al nivel que deseábamos para nuestra lectura.

brillo pantalla paperwhite

Sólo pondríamos dos pequeñas pegas a la pantalla del Paperwhite, que ojalá Amazon sea capaz de trasladar como mejoras de futuras versiones. Por un lado tenemos que el ajuste siempre es manual, y eso para los que cambiamos mucho de entorno de lectura acaba siendo un fastidio por tener que ajustar brillo manualmente; por otro, el nivel 0 no equivale a la cero emisión de luz de anteriores de Kindle, es decir, sigue permitiendo leer – aunque peor que niveles superiores – en la oscuridad. Esto provoca que si algún usuario quiere exactamente esa experiencia de leer en la oscuridad con sólo la fuente externa – un servidor está enamorado de su funda con linterna incorporada – tendrá que renunciar a esta versión de Kindle.
Kindle en la mesa

Casos de uso: pasar página

En esta ocasión hemos decidido variar la forma que en que hacemos el análisis puesto que en un lector de libros electrónicos hay un caso de uso que merece ser analizado al detalle y algunos que otros que son secundarios. Hablamos de pasar página, que es lo que vamos a estar haciendo la mayor parte del tiempo, y es el motivo por el que muchos usuarios hayamos renunciado hasta ahora a lectores táctiles puesto que la mayoría de las veces el botón físico ha presentado un comportamiento mucho mejor en todos los fabricantes.

Siendo fuerte militante de la corriente “pro botón físico”, tengo que decir que la respuesta táctil del Paperwhite es, de nuevo, excelente. Tanto a la hora de ser rápido en la respuesta a la orden, como a la hora de ser fiable (que se indique claramente que se quiere pasar página al pulsar con un dedo en un lado de la pantalla y el sistema no consiga detectarlo) como a la hora de evitar los falsos positivos. Estos últimos son aquellos casos en los que uno simplemente intenta coger el dispositivo – porque empezamos a movernos, porque sin querer en lugar del marco metemos el dedazo en la pantalla – sin haberlo bloqueado previamente.

Como cada lector uno tiene sus manías y para mí este aspecto ha sido el que me ha alejado de los lectores táctiles, algo que Kindle Paperwhite ha resuelto de forma notable, no es que adivine cuando una pulsación es accidental pero sí que está muy bien resuelto que cuando la pulsación es múltiple (coger con gran parte de la mano en la pantalla, varios dedos) no haga nada y que las acciones críticas requieran dos pulsaciones precisas y lo único que nos pueda suceder es que se nos haya pasado una página, algo odioso, sí, pero como hemos comentado, muy poco habitual. En todo caso, los botones físicos siguen estando un peldaño por encima a la hora de pasar página, un aspecto que Amazon se podría plantear de cara a versiones futuras con la integración de ambas soluciones.

kindle-paperwhite

Más casos de uso: anotar, compartir, compra y otros en un lector táctil

Luego tenemos otro caso de uso en el que Kindle había dado un paso atrás en las últimas versiones, me refiero a la facilidad para anotar y compartir fragmentos. Cuando Kindle traía un teclado físico esto era una delicia, de hecho servidor dejó de compartir fragmentos y llegar a preferir libros físicos para los temas en los que sabía que iba a tomar muchas notas. Paperwhite mejora notablemente estos casos de uso y tanto el teclado como el sistema predictivo están a muy buen nivel.

Ojo, aquí hay que ser prudentes a la hora de valorar, en ningún caso estamos ante una experiencia que se pueda comparar a la de un tablet o smartphone de última generación. Es una pantalla capacitiva que responde bien, con precisión tanto a toques concretos como a gestos, y que, insisto, está a muy buen nivel. Si alguien tiene dudas de que no vaya a responder, le puedo asegurar de Paperwhite ofrece una gran experiencia, pero también que nadie espere la fluidez del iPad o calidad de escritura del Galaxy S3 con Swiftkey.

Algo que facilita la buena experiencia táctil es que comprar y acceder a la tienda de Amazon sea todavía más fácil. Mi impresión es que voy a comprar algo más desde dispositivo, cumpliendo por fin aquella lejana promesa del primer Kindle de llevar la biblioteca universal en el bolsillo. Hasta ahora era posible, pero la experiencia – al menos para mí – resultaba demasiado obtusa y siempre lo dejaba para cuando llegara al ordenador o accedía mediante la aplicación para móviles.

Cuando uno enciende el equipo se le presentan tanto los libros descargados como recomendaciones de compra – de nuevo, más enfoque a venta que otras unidades – en una interfaz en la que se recupera la portada de cada libro, algo que la aplicación para tablet / móvil ya tenía y que otros lectores estaban llevando a la intrascendencia. En todo caso, nuestros libros y documentos autoenviados “en la nube” están a un click de distancia.

Por último, bien trabajado el interfaz, con apuntar a la parte superior sale una barra de navegación que nos sitúa de inmediato con las opciones más importantes. Por lo demás, también tenemos funcionalidades menores como la de su “navegador experimental” – que no pasa de ser una solución desesperada si necesitamos navegar – y las de traductor y búsqueda desde el texto. Algo que sí que es muy interesante es que ahora Kindle nos chiva cuanto tiempo estimado de lectura nos queda para finalizar el libro o el capítulo actual, ajustado a nuestro ritmo. Mucho más útil que aquello de “localización 301 / 4003”.

Kindle paperwhite Vs básico Kindle Paperwhite Vs Kindle básico

Batería, hardware y diseño del Kindle Paperwhite

Las fotos creo que lo indican todo. La sensación en mano es excelente. Por peso y tamaño creo que estamos ante el formato más equilibrado para leer, apenas 222 gramos de peso (versión 3g sin fundas, la sólo Wifi se queda en 212). En diseño, sólo disponible en negro, con marco agradable al tacto y esquinas redondeadas. Solvente, sobre todo si pensamos en que los primeros Kindle eran un tanto “frankestein”.

En el hardware hay dos concesiones. Por un lado no hay salida de audio, como tampoco hay en los Kindle básicos, por lo que aquellos que utilizan el lector para audio libros tendrán que pensar en tirar de móvil o en otro modelo; por otro, se mantienen los sólo dos gigas de espacio para ficheros, suficientes a priori si pensamos en que los libros suelen “pesar” poco, pero un paso atrás desde Kindle Touch (por cierto, jubilado) que llegaba a los cuatro.

Como aspecto crítico toca hablar de la batería. Amazon presume de una autonomía de ocho semanas, aunque partiendo de un ritmo de lectura de media hora al día. En nuestro caso lo hemos tenido varios días con uso bastante mayor y ciertamente no hemos conseguido agotarla, aunque la sensación es que consume más que la de Kindle básico. Necesitaríamos más tiempo para poder comparar a fondo, pero el caso es que Kindle Paperwhite apunta a bastantes días de autonomía, así que a menos que salgamos de la civilización por mucho tiempo, podemos contar con que no nos quedaremos sin leer en él.

Como en otras ocasiones, Amazon vende el lector de libros sólo con el cable USB, por lo que para alimentarlo necesitaremos de un ordenador o del enchufe que podemos comprar para la ocasión o reutilizar de otro dispositivo. En mi opinión, si sirve para ajustar el precio, una buena solución toda vez que la inmensa mayoría de los compradores ya dispondrán de al menos uno.

Dos Kindles, Paperwhite y Básico Dos Kindles, Paperwhite y Básico

3G, Wifi, “la nube” y formatos

Para este análisis en Xataka hemos utilizado la versión 3G de Kindle Paperwhite, sensiblemente más cara a día de hoy que la sólo Wifi (189 euros frente a 129). Es preciso subrayar que tanto la conectividad como el almacenamiento “en la nube” están incluidos en el precio, no hay que dar de alta ninguna tarifa de datos para el dispositivo ni configurar ninguna cuenta extra. Que uno se quiere conectar, no hay problema, que quiere enviar algo al dispositivo, pues ahí tiene la posibilidad de auto enviárselo por correo o hacer “Send to Kindle” desde las extensiones y aplicaciones disponibles.

¿Merece la pena el modelo 3g del Kindle Paperwhite? Depende del perfil de usuario que seamos. Si vamos a compartir pocas notas o lo haremos casi siempre desde casa con nuestra Wifi, diría que no, que las conexiones en movimiento siempre se pueden realizar a partir del tethering del teléfono móvil. Si lo nuestro es leer mucho fuera de casa, en movimiento y queremos tener siempre la opción de compartir sin tener que pasar por dar todos los pasos necesarios para activar la señal wifi desde el teléfono y conectarnos, el 3G nos merecerá la pena por el precio adicional.

En formatos de libros aceptados, no hay novedades. Amazon sigue sin aceptar ePub de forma nativa y sólo admite su propio sistema DRM / anticopia. La solución la mayoría ya la conocéis, Calibre para convertir entre formatos, y criterio a la hora de comprar.

Ver galeria completa » Fotos Kindle Paperwhite (5 fotos)

Kindle Paperwhite, la opinión de Xataka

Creo que ha quedado claro durante el análisis, Kindle Paperwhite nos ha encantado y es a buen seguro el mejor lector de libros electrónicos del mercado. De hecho, lo único que nos preocupa es que, si Amazon sigue haciendo las cosas así de bien, no es que vayamos a un oligopolio de empresas tecnológicas en el libro electrónico, es que podemos ir hacia casi un monopolio.

¿Merece la pena el Kindle Paperwhite? Aquí la pregunta está más en el lado del usuario que en el del dispositivo, que es excelente. Es casi equivalente a discutir si tiene sentido un dispositivo especializado en sólo la lectura cuando tenemos tablets sobresalientes – Nexus 7, el propio Kindle Fire HD – a un precio sólo un poco superior. En mi caso lo tengo claro, le lector tiene sentido para mí no sólo porque lo que hace lo hace mejor, sino por todo aquello que no permite: sin clientes de redes sociales, sin correo electrónico, sin navegación web real. Justo lo que busco cuando quiero leer alguna de esos regalos que te hace la literatura, como esta Antigua luz de Banville que nos ha servido para probar el Paperwhite.

Relacionado: “España es muy sensible al precio de los libros electrónicos”. Koro Castellano de Amazon

Más información: Página oficial de Kindle Paperwhite

El lector ha sido cedido para la prueba por parte de Amazon. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Avatar de Antonio Ortiz

Antonio Ortiz es cofundador de WeblogsSL, la empresa que hace Xataka y en la que ejerce el cargo de director de Estrategia Online. Escribe habitualmente en su blog Error500 sobre internet y tecnología. Está en Twitter y en Google Plus

Deja un comentario

Ordenar por:

50 comentarios