Compartir
Publicidad
Publicidad

Crónica del mayor robo a internet jamás perpetrado

Crónica del mayor robo a internet jamás perpetrado
Guardar
267 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay dos teorías que pugnan por erigirse en la explicación del inmenso espacio que separa la evolución de la tecnología e internet y el discurso y las decisiones de la mayoría de políticos. Por un lado tenemos la idea de que son de otra generación, incapaces de ponerse al día - o desinteresados cuando menos - y tendentes a refugiarse en la visión del mundo que conocen y con la que, hasta ahora, les ha ido tan bien.

Por otro tenemos otra teoría más prosaica, más que ausencia de una idea de internet, la tecnología y la innovación lo que tenemos delante es la consciente y decidida oposición al cambio. La consciente o no presunción de que ya habrá tiempo para eso que da tanto miedo como es el futuro. A la vista del proceso que ha desembocado en la aprobación de la reforma de la propiedad intelectual - pendiente de aprobación definitiva en el Senado - no descartaría que ambas (por ser ignorantes y por ser reaccionarios) fuesen válidas.

En este caso lo que se plantea desde el gobierno es un escenario en el que los intermediarios no tendrían manera de escapar del pago siquiera dejando de enlazar a medios de AEDE. Los "creadores" tampoco pueden renunciar a los ingresos.

El Canon sorpresa que no estaba en las quinielas

Días antes de que el gobierno soltase la liebre del Canon AEDE, en Google tenían cierta tranquilidad respecto a lo que iba a venir. Fuentes cercanas a la empresa del buscador confirman que lo tenían atado, la nueva reforma de la propiedad intelectual iba a endurecer todos los frentes pero les iba a dejar fuera. Cuando se explica que el gobierno quiere traer el canon a los agregadores que ya se intentó en otros países europeos pero endurecido, en Google se quedan fuera de juego.

Y es que a diferencia de Alemania, el grupo de medios que presiona para conseguir esta legislación - AEDE - consigue que se añada la "irrenunciabilidad" para evitar lo que caía por su peso: si Google tiene que pagar por enlazar desde Google News a un medio, le basta con sacarlo y que éste, viendo el tráfico que de repente pierde, solicitase volver a entrar aceptando no cobrar.

Ministro Wert

En este caso lo que se plantea desde el gobierno es un escenario en el que los intermediarios no tendrían manera de escapar del pago siquiera dejando de enlazar a medios de AEDE. Incluso si eres un blog o medio que renuncia a los ingresos, que licencias con creative commons, la nueva ley plantea que precisas protección de los poderosos intermediarios.

Obvian algo que no entra en sus cálculos por mucho que se llene la boca con las palabras "emprendedores", "innovación", "nuevo modelo de economía": se llevan por delante a un proyecto español como Menéame grande en tráfico y relevancia, mucho más débil en ingresos (¿le queda irse a otro país?) y corta de raíz cualquier innovación local que quiera competir con los grandes agregadores de otros países.

Tal como apunta el texto que se ha votado hoy, en ese papel de intermediario está de forma muy clara Google News pero no Google como buscador - más sobre esto un poco más adelante - pero también encajan plataformas como Menéame, Flipboard, los lectores RSS, Twitter y Facebook.

La mayoría de medios y Google frente a los medios poderosos

Escuchando a los portavoces de los partidos y sus enmiendas no deja de llamarme la atención que casi ninguno se haya hecho eco de un punto fundamental en el debate alrededor de esta ley: la gran mayoría de medios estamos en contra.

Es palpable la diferencia entre el debate de leyes anteriores (el canon original a los soportes, la LSSI, la ley Sinde) y éste del Canon AEDE. La contestación desde internet ha sido mucho más tímida y minoritaria, algo que se explica por "lo que está cayendo"

Alrededor de la AEPP se forja la Coalición Pro Internet. En ella entran la mayoría de los medios impresos españoles - los más pequeños, la gran prensa de provincias entre ellos - y el grupo de nuevos medios digitales con más audiencia, 20 Minutos, Weblogs SL (editor de Xataka), el grupo ADSLZone, Hipertextual... Menéame y Google. Facebook y Twitter ignoran todas las llamadas que les hemos hecho para incoporarlos y hacer un frente común.

¿Qué hace estos últimos meses la Coalición Pro Internet? Por un lado intenta comunicar a la sociedad y a los medios las razones por las que está en contra de este nuevo canon por enlazar; por otro hace "lobby", intentar sentarse con todos los partidos para que tenga en cuenta su opinión de por qué esta ley es nefasta a pesar de que, en teoría, beneficie dando ingresos a muchos actores integrados en la coalición.

También encarga un estudio para intentar anticipar el impacto económico del canon. El resultado de toda esta actividad no puede ser más desalentador, ni el tema llega a importar a un sector importante de la sociedad ni como lobby su capacidad de influencia se acerca a una milésima del demostrado por los grupos que publican los periódicos de más tirada que están dentro de AEDE. No jugamos como nunca, pero sí que perdimos como siempre.

Un gran momento para aprobar una ley como esta

Parte del fracaso de la coalición - aunque bueno, nos queda el senado, cosas más raras se han visto - es atribuible al excelente momento escogido para la aprobación. En la parte de los medios se conjuga una crisis que viene de largo, debida a la transición a digital y acelerada por la crisis económica, que les ha llevado a pérdidas multimillonarias, ERES y una búsqueda casi desesperada de nuevos ingresos.

En el lado del gobierno la gestión de una crisis que no consiguen atajar en medio de mil polémicas con la corrupción, decenas de recortes, de promesas electorales incumplidas y la irrupción de nuevos actores políticos (15M, Podemos) que quieren ver más controlados. ¿Hay causalidad entre esta ley y el deseo de una prensa menos agresiva en sus críticas? Aquí permítanme que juegue el comodín del público y deje la respuesta en su lado.

copyright

Pero también es palpable la diferencia entre el debate de leyes anteriores (el canon original a los soportes, la LSSI, la ley Sinde) y éste del Canon AEDE. La contestación desde internet ha sido mucho más tímida y minoritaria, algo que se explica por "lo que está cayendo". Con problemas como los recortes en sanidad y educación, el paro endémico, la corrupción, los desahucios y hasta de la pobreza a muchos se antoja frívolo debatir o contestar una ley que parece referirse a que unas empresas le pagan a otras y a la ciudadanía no nos afecta.

Por último, hay un discurso fácil hacia y desde la política. Vamos a sustraer dinero de empresas de fuera (Twitter, Google, Facebook), que gracias a su ingeniería financiera no pagan impuestos en España y se la vamos a dar a "creadores importantes para la democracia". Es tan fácil y popularizable que cabe hasta en un tuit, aunque que de paso obvien algo que no entra en sus cálculos por mucho que se llene la boca con las palabras "emprendedores", "innovación", "nuevo modelo de economía": se llevan por delante a un proyecto español como Menéame grande en tráfico y relevancia, mucho más débil en ingresos (¿le queda irse a otro país?) y corta de raíz cualquier innovación local que quiera competir con los grandes agregadores de otros países.

Una hipótesis probable: Google no va a pagar y los medios no van a conseguir sus 80 millones de euros

80 millones de euros es la cifra que AEDE espera recaudar que ha circulado en el sector. Juguemos con una hipótesis: el senado refrenda la ley tal como está y los agregadores siguen funcionando y pagan. ¿Cómo se reparte esto? Por supuesto, AEDE tiene un plan: quien reparte y con qué criterio que maximizar los ingresos. De hecho, echando un vistazo a los 20 grupos con más audiencia en España certificado por Comscore sale una foto "curiosa", más curiosa aún cuando muchos de estos grupos agrupan actividades no compensables por el canon como son los clasificados.

top20-spain-comscore.jpg

El uso de una gestora de derechos tiene además la "ventaja" de que gestiona también las cantidades de los no adscritos. ¿Tienes derecho por tu blog o medio a este pago por ser enlazado pero no lo reclamas o no participas de la gestora? No pasa nada, ya lo recaudan por ti y lo gestionan por ti.

Y Google no va a pagar porque, además de salida fácil, lo último que buscaría es sentar un precedente que el resto de países viese como algo aceptado por ellos. Quienes no lo tienen fácil son los Twitter y Facebook, los que curiosamente han ignorado la lucha alrededor de esta ley, y de los que sería interesante saber si tienen pensado un plan para evitar el pago.

Pero la hipótesis probable es que Google no va a pagar. Para ellos es fácil resolver el cerrar Google News. De hecho el mayor valor que le da Google News es la de potenciar la búsqueda en tiempo real cuando ocurre una gran noticia en el buscador general, que en esta ley queda fuera del pago por enlace.

Y Google no va a pagar porque, además de salida fácil, lo último que buscaría es sentar un precedente que el resto de países viese como algo aceptado por ellos. Quienes no lo tienen fácil son los Twitter y Facebook, los que curiosamente han ignorado la lucha alrededor de esta ley, y de los que sería interesante saber si tienen pensado un plan para evitar el pago.

En todo caso, AEDE siempre gana con esta ley, paguen los agregadores o no. El truco es que, penalizado el enlace, penalizados los agregadores, se castiga la vía de descubrimiento de nuevos medios y emisores fuera de los tradicionales. ¿Cómo han crecido medios como El Condidencial, El Diario o Weblogs SL? Con Google, con Menéame, con enlaces de blogs y con enlaces por sus lectores en redes sociales.

Si penalizas y minimizas esta vía de descubrimiento consigues un efecto beneficioso para el medio tradicional: desde ese momento vale mucho más la marca, el sonar muy conocido a la ciudadanía y cortar de raíz la creación de marca de estos otros nuevos medios. Cobren o no, AEDE con esta ley tiene pensado salir siempre ganando.

No se vayan todavía: es peor

Ni en el fondo creo que esto sea razonable ni en las formas, penalizando el enlace, convirtiéndolo en un peligro y arruinando el derecho de cita que queda herido de muerte.

Creo que a estas alturas se habrá notado mi no neutralidad respecto a esta ley a pesar de que mi compañía, Weblogs SL, fuese a priori beneficiaria del canon a los agregadores. Como uno de los fundadores y director de estrategia de esta casa desde el minuto uno la he identificado como un peligro por mucho que nos haya invitado a disfrutar del banquete: es el siguiente paso de un camino por subvertir el espacio abierto de competencia y difusión de información que ha sido hasta ahora.

Con esta web hemos nacido, hemos crecido y nos gustaría seguir estando. De hecho no niego la mayor, lo que ha permitido internet con la bajada de barrera de entrada es una explosión de emisores que ya vimos con los foros, blogs y nuevos medios y que ha seguido con el vídeo y las redes sociales. Y en este escenario quienes más dinero ganan son los intermediarios, los agregadores capaces de facilitar la vida a los usuarios con un balance entre el descubrimiento y la gestión del ruido.

Stop Canon AEDE

La web es mucho mejor negocio para los Google, Twitter, Facebook que para los medios. El peso en la cadena de valor se ha movido de "los creadores" a estos nuevos intermediarios que han arrebatado - sobre todo Twitter, Facebook y Menéame - el ser la portada a la información a los medios que desde hace mucho cada vez más pugnan por formar parte de ella.

No creo que haya que remediar eso por mucho que nos lleve a concluir que hacer medios no va a ser el gran negocio de internet mientras que otros sí lo son. Ni en el fondo creo que esto sea razonable ni en las formas, penalizando el enlace, convirtiéndolo en un peligro y arruinando el derecho de cita que queda herido de muerte.

Con todo eso perdemos mucho más de lo que AEDE (con alguna excepción honrosa como es el caso del periódico El Mundo), el gobierno y la mayoría de la oposición se han encargado de intentar hacernos creer. Si algo excepcional ha pasado en los últimos años en esta sociedad además del golpe de la crisis es que la ciudadanía se ha visto capaz por sí sola y sin la tutela de las estructuras tradicionales - grandes medios, partidos, sindicatos - de poner temas en la agenda pública, organizarse más y mejor, llevar sus reclamaciones a la calle y crear nuevas estructuras.

Por eso me he permitido jugar con el titular de este artículo. No hay un robo a internet, porque "internet" no es un sujeto ni hay una sola "lógica o naturaleza" de internet o siquiera algo parecido. Hay un robo a la sociedad, a la ciudadanía, a todos los que hemos conocido la red como un instrumento que nos ha ayudado a ser más y mejores ciudadanos. Hemos perdido, una vez más, quizás nos podamos consolar con que los ganadores, algún día, lo paguen.

Bonus track, algunos enlaces a otros medios - ahora que todavía es gratis - que también han seguido y analizado la perpetración de esta reforma: Carlos Otto en el Confidencial, la cobertura en Genbeta liderada por María González, Vicente Lozano y Ricardo Galli desde El Mundo, gran cobertura también desde ElDiario.es, Antonio Delgado, Arcos y Lacort en Alt1040, ADSL Zone, Pilar Portero en el huffpo.... seguro que me dejo muchos. Siéntanse libres de añadirlos en los comentarios, nadie les denunciará, de momento.

Imágenes: Junta Informa, Horia Varlan, Ministerio de Cultura, La moncloa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos