Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Cuánto costaría todo lo que hay dentro de tu smartphone en… 1981?

¿Cuánto costaría todo lo que hay dentro de tu smartphone en… 1981?
24 Comentarios
Publicidad

El primer teléfono móvil salió a la venta hace más de 30 años, más concretamente el 13 de marzo de 1984. Su precio fue de 4.000 dólares y, como te podrás imaginar, poco tenía que ver con los modelos actuales.

Se le apodó “el ladrillo”. Sus medidas de 33 x 4,45 x 8,9 centímetros y su peso de 800 gramos le hacen justicia a esa denominación.

Pocos años antes se empezaron a lanzar los primeros ordenadores personales, por un valor que superaba los 1.300 dólares en sus modelos más básicos (hasta 3.000 en los de gama alta). Si añadimos la inflación, entonces superaría los 4.000 euros. Aquellas máquinas tenían un procesador de 4,77MHz, hasta 640 KB máximo de RAM y apenas 160 KB de almacenamiento

Old Fashion

El almacenamiento está ahora más barato

Calcular cuánto costaría un teléfono en 1981 con la tecnología actual es un poco difícil de hacer, puesto que muchos de los básicos con los que contamos ahora son impensables para aquella época.

Sin embargo, por ejemplo en el caso del almacenamiento, el precio ha tendido a la baja mientras que la capacidad aumentaba sin cesar. De hecho, si observamos los precios por unidad, es sorprendente cuánto han caído los precios desde los primeros días de la informática.

El precio por GB también se ha reducido para el almacenamiento portátil que llevamos en nuestros teléfonos y cámaras, que a precios de 1981 estaría fuera del alcance de casi todos.

Así, el precio por GB de almacenamiento en disco duro en 1981 era de 300.000 dólares. Apenas seis años después ya se había reducido a 50.000. Se calcula que en 2010 el precio por GB apenas era de 10 céntimos por GB. Pero piensa que un móvil que pueda tener 8 GB de almacenamiento, en 1981 simplemente este disco duro costaría 2,4 millones de dólares.

Memory Disquete

En cuanto a la memoria RAM, 64 KB costaban en 1981 entre 550 y 280 dólares. O, dicho de otra forma, en 1980, el coste por GB de memoria era de 6.328.125 dólares, mientras que hace un par de año pagábamos 4,37 dólares por esa misma cantidad.

Puedes hacer tú mismo los cálculos de cuánto costaría hace más de 30 años tener un móvil con la memoria de tu actual modelos.

No sin lo multimedia

Que utilizamos nuestro móvil para muchos propósitos multimedia es evidente. Además, la mejora en las cámaras hacen que puedas sentirte un verdadero fotógrafo profesional.

Por ejemplo, el Asus ZenFone 5 no solo incluye cámara doble, sino que está dotado de un sistema inteligente para adaptarse y aprender tus gustos. La cámara secundaria te permite hacer imágenes con 120 grados de visión, lo que, junto al sensor Sony IMX363 o las funciones de inteligencia artificial te permiten dar rienda suelta a tu creatividad.

Pero si hablamos de consumo de estos contenidos multimedia que generamos, es cierto que muchos de estos contenidos están en Internet. Para ello es fundamental tener una buena pantalla, como la de 6,2 pulgadas del ZenFone 5. Sin embargo, su marco ultrafino hace que el tamaño del terminal sea como el de un modelo de 5,5 pulgadas. ¿Te imaginas cómo se vería esto en algunos aparatos electrónicos en la década de los 80?

Por ejemplo, una TV portátil en color rozaba los 600 dólares. Su pantalla era de 19 pulgadas. Mientras, la típica videocámara portátil costaba, en 1986, unos 700 dólares. La mejor cámara de aquella época tenía una apertura de F1.4, 8X de aumento, lente de zoom de 2 velocidades y micrófono con brazo unidireccional. Permitía incluso generar título y grabar el contenido con la fecha y la hora.

Musci Cassette

Si querías escuchar música, tenías que tener un reproductor de cassette o CD. A finales de los 80, por 300 dólares tenías aparatos con los que podías escuchar hasta 16 pistas en cualquier orden, o repetir tu canción favorita con algunos aparatos estéreo, que tenían ecualizador gráfico de cinco bandas.

Solo sube el cable

La Oficina de Estadísticas de EE.UU. hace un seguimiento de los precios de amplias categorías de productos a lo largo del tiempo. En la siguiente tabla de precios de los últimos casi 20 años puedes comprobar, de un simple vistazo, cómo los precios han caído dramáticamente en casi todos los productos tecnológicos.

Prize Trends
Fuente: Business Insider.

La caída en el hardware es particularmente importante. Pero, en general, casi todos los componentes han experimentado una caída incesante en su precio. Sí, la Ley de Moore, que dice que la cantidad de transistores que puede caber en un chip se duplicará cada 18 meses, tiene mucho que ver en este comportamiento.

Por contra, el único producto que ha visto crecer su precio hace referencia a lo que tiene que ver con el cable, la televisión y los servicio de radio. Una de las razones es que hay menos jugadores, que las inversiones para aumentar la velocidad y capacidad de las redes ha sido muy amplia (lo sigue siendo) y que estos servicios se nutren de contenido, que también hay que pagar.

Si sumas, sale la cuenta

Ahora sumemos toda la sensórica: brújulas, contadores de pasos, giroscopio, GPS actualizado —nada de mapas de papel cuadriculado plegado en 20 caras—: sale a cuenta.

Dejando a un lado lo desorbitado que hubiera sido pagar en 1981 simplemente por la memoria o la capacidad de almacenamiento de nuestros móviles actuales, lo cierto es que, como buena navaja suiza digital, los smartphones nos permiten tener varios productos en uno solo, lo que también supone un ahorro importante de dinero. Ya no tienes por qué tener un reloj despertador, una radio AM/FM, una cámara o una calculadora científica de forma independiente.

Si, es cierto que en algunos casos aún sigue habiendo productos que son mejor cuando no están integrados en el móvil, pero no es menos cierto que los componentes y prestaciones son cada vez mejores y poco a poco se van rompiendo estas barreras.

Asus Zenfone5

Un buen ejemplo de ello es el Asus ZenFone 5, recientemente presentado en el Mobile World Congress de Barcelona, que tiene un sistema de cámara dual y apertura de F1.8 (más que la videocámara de 1986).

Uno de los aspectos más destacados de este terminal es que está dotado de Inteligencia Artificial (IA), por lo que es capaz de reconocer los objetos y personas que fotografíes y abre un mundo de posibilidades al combinar imagen e IA.

Este móvil tiene 6 GB de memoria RAM y un procesador Qualcomm Snapdragon 636 Mobile Platform que es un 40% más rápido que el modelo anterior. También te permite grabar imágenes en Alta Definición, lo que sin duda hará que, dentro de 30 años, tus recuerdos luzcan más bonitos que los que ahora tenemos de 1980.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos