Compartir
Publicidad

Respuestas a todas las preguntas sobre los cargadores para smartphones que siempre quisimos saber

Respuestas a todas las preguntas sobre los cargadores para smartphones que siempre quisimos saber
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El elemento más importante de nuestros smartphones es la batería y de ella depende que la experiencia de uso sea completamente satisfactoria. Aun así, llevan años estancadas en lo que a capacidad de carga se refiere, mientras que los procesadores, las memorias o los chips de comunicaciones mejoran con cada nueva generación de forma notable.

Es entendible: básicamente, son componentes químicos y no electrónicos. Los materiales con los que se fabrican no son el silicio, el cobre o el aluminio, sino iones de litio en su mayoría. Duplicar su capacidad manteniendo el tamaño, aun en el caso de que fuera posible, supondría llevar encima una minibomba. En cambio,donde sí se está avanzando es en el tiempo de carga.

El suministro de energía

La energía es el alimento de este importantísimo componente. Se mide en mAh o en Wh (miliamperios por hora o vatios por hora). Para pasar de mAh a Wh solo tenemos que multiplicar los mA por el voltaje del teléfono, que varía de un modelo a otro.

Ifixit Mate 20 Pro

Al recibir energía, una batería reordena su estructura interna mediante reacciones químicas que generan un aumento de temperatura significativo. Por ello, si se carga con una corriente y un voltaje superiores a lo que su química interna admite, puede explotar.

Los fabricantes de terminales han ido depurando los algoritmos de carga para hacerlos “inteligentes”. Si a eso se suman los avances en la química de las baterías, tenemos las tecnologías llamadas de carga rápida y superrápida que exhiben algunos sellos como VIVO, Huawei, Samsung, OPPO o OnePlus, entre otros.

Algunos de ellos desarrollan su propia tecnología de carga, mientras que otros emplean otras basadas en estándares como Power Delivery. Así, Huawei usa Super Charge con hasta 40 W de potencia. OPPO hace lo propio con Super VOOC (Voltage Open Loop Multi-step Constant-Current Charging), también de carga ultrarrápida con hasta 50 W.

En el caso de OnePlus, tenemos Dash Charge (20 W) o Warp Charge (30 W). Dash Charge y Warp Charge se derivan de VOOC. Quick Charge 4.0 llega hasta 27 W, mientras que la versión 3.0 alcanzaba 18 W, como sucede con la carga adaptativa de Samsung. Quick Charge es compatible con Power Delivery.

Is Fast Charging Safe

Los sistemas de carga modernos se gestionan de un modo dinámico, generalmente mediante el uso de sensores de temperatura. Estos detectan aumentos en la disipación de calor de la batería pidiendo al cargador menos corriente durante un tiempo hasta que la temperatura desciende y aumentar la demanda a continuación, así hasta que se realiza la carga completa.

Un ejemplo: si suministramos una potencia de 40 W de forma continua a una batería de 16 Wh, se cargaría totalmente en 24 minutos. Pero en realidad, y usando como ejemplo Super Charge, estos 16 Wh se cargan en una hora, lo cual refleja que no siempre se suministran los máximos vatios posibles.

En el caso, de los cargadores inalámbricos, se transfiere la energía mediante inducción electromagnética. Es un tipo de carga que precisa de una alineación bastante exigente de las espirales de la base y del terminal. La potencia máxima está limitada a unos 15 W para los modelos más ambiciosos, siendo 10 W la habitual. Actualmente, la tecnología mayoritariamente usada en carga inalámbrica es Qi del Wireless Power Consortium.

Sincables Carga

Cargadores, cables y powerbanks al rescate

Firmas como Baseus ofrecen un buen repertorio de opciones para quienes necesitan "accesorizar" sus móviles con dispositivos para cargarlos, ya sea mediante adaptadores de pared, cargadores inalámbricos o powerbanks. También son interesantes los cables, especialmente los de tipo USB-C. Baseus pone el acento en la parte de la seguridad integrando sistemas de control de la temperatura o la corriente para evitar calentamientos o sobrecargas.

Como ejemplos interesantes de accesorios para alimentar a nuestros dispositivos tenemos productos clásicos con tecnologías de carga convencionales USB. Es el caso del cargador con triple salida USB y pantalla indicadora de estado con tres salidas y carga convencional de hasta 3,4 A para el combinado de las tres salidas, y de 2,4 A como máximo para una salida únicamente.

Powerbank Convencional 2

También con tecnología convencional, sin compatibilidad con protocolos de carga rápida, tenemos el powerbank Baseus de 10.000 mAh y doble salida USB de 2,1 A y 1 A. Baseus es un fabricante que, además, proporciona el dato de la capacidad real del powerbank, que es de 5.800 mAh y no los 10.000 mAh que es la capacidad de las baterías internas. Solo pesa 220 gramos y es muy delgado.

Si nos vamos a los cables. Este fabricante chino hace un buen trabajo y tiene en cuenta todos los posibles efectos colaterales derivados del uso de cables mal diseñados. Recuerda que podemos manejar corrientes y voltajes muy elevados, lo cual hace necesario que los cables cuenten con sistemas de protección frente a sobrecargas.

Baseus tiene un modelo de cable USB a USB-C de nada menos que 5 metros de largo y certificado para llevar hasta 3 amperios de corriente y con circuitos de protección integrados. Luce una fabricación a prueba de roturas.

Cable Usb 5 Metros 2

La carga inalámbrica está contemplada igualmente en esta marca. Su soporte para coche con carga inalámbrica Qi emplea un ingenioso y preciso sistema para alinear el terminal con la base de carga fijándolo con firmeza al tiempo que permite una correcta ventilación.

Cuenta con protecciones frente a sobrecargas y sobrecalentamientos, así como un máximo de 10 W para terminales iOS y Android compatibles. La construcción es impecable tanto estética como mecánicamente.

Cargador Wireless Coche2

Sin abandonar el coche, tiene un cargador rápido compatible con Power Delivery y Quick Charge 3.0 hasta 36 W (12 voltios y 3 amperios) combinados y 18 W por cada salida de las dos que tiene. Podemos elegir dos salidas USB tipo A, o una de tipo A y otra de tipo C. Está fabricado en aluminio para favorecer la disipación de calor y dispone de protección frente a cortocircuitos, sobrecargas y sobrecalentamientos.

Htb1eilvailxk1rjy0ffq6zydvxav

En carga rápida, también presenta powerbanks compatibles con Power Delivery. Es el caso del banco de energía de 20.000 mAh compatible con USB PD hasta 18 W en sus salidas USB de tipo C y USB de tipo A, con una salida USB “lenta”. Puede cargarse rápidamente con tecnología de 18 W para restablecer sus 20.000 mAh de capacidad en sus baterías internas, que dejan unos 12.000 mAh reales aprovechables. Tiene una pantalla con información sobre la corriente y el voltaje de salida. Además, puede cargar portátiles con entrada USB-C.

Powerbank Rapido2

Distintas velocidades de transmisión de energía

Los cargadores se encargan de convertir la energía eléctrica que llega a los enchufes en valores de voltaje y corriente adecuados para que las baterías se carguen con seguridad y rapidez. En los modelos de coche, la conversión es de los 12 V que llegan al encendedor a los voltios que estén definidos a la salida para llevar la energía al smartphone.

No todos los fabricantes están aún en disposición de usar las tecnologías de carga rápida más recientes

Los propios móviles suelen venir con el cargador y el cable correspondiente. Generalmente, serán cargadores rápidos. En algunos casos, usarán tecnologías exclusivas de cada fabricante y, en otros, serán compatibles con la mencionada Power Delivery, por lo que podremos usarlos sin perder la rapidez de carga.

Las dudas surgen cuando necesitamos un cargador adicional o un powerbank para llevar con nosotros. Dependiendo del modelo que elijamos, tendremos un tiempo de carga diferente, y no siempre será tan rápido como nos gustaría. En efecto, no todos los fabricantes están aún en disposición de usar las tecnologías de carga rápida más recientes, por lo que en muchos casos encontraremos cargadores que entregan 5 V con 1 A o, como mucho, 5 V con 2 A.

No más dudas por falta de información

La cantidad de información que ofrece el fabricante que hemos traído a este artículo es tal que permite identificar parámetros y datos que puede que no encajen con nuestra idea preconcebida acerca de la carga de los dispositivos móviles.

Por ejemplo, vemos que la capacidad de los powerbanks se da de dos formas: como capacidad “bruta” y como nominal o certificada. Esto es así debido a que las baterías internas trabajan a 3,84 V, pero las salidas ofrecen 5 V. En la conversión de 3,84 V a 5 V, se pierde energía quedándose en 12.000 mAh para entregar al smartphone. Eso sucede en todos los powerbanks, aunque no siempre se dice.

Pantalla Led 3 Usb Cargador Baseus Tel Fono M Vil Cargador Usb De Carga R Pida 2

En cuanto a los cables, vemos que se da el dato sobre los amperios que dejan pasar. En este sentido, es importante que los cables integren sistemas de protección que impidan que pasen más amperios de los recomendables.

Si un móvil se puede cargar con hasta 40 W de potencia y se conecta a un equipo que da 10 W en sus puertos USB y no hay protección alguna, puede que el puerto USB trate de dar 40 W cuando solo puede dar 10 W y se queme. De ahí que los cables USB-C contengan circuitos de protección y limitadores para la corriente. Esto puede hacer que un cargador rápido no trabaje tan rápido como suponemos: si la carga rápida precisa de 4 amperios, por ejemplo, pero el cable está limitado a 3, el proceso se ralentizará.

Hemos visto que la carga rápida se va ralentizando a medida que la batería se está llenando

También hemos visto que la carga rápida se frena a medida que la batería se llena. Esto se debe a que, cuando la batería está vacía, es posible “inyectar” grandes cantidades de energía sin que se observen sobrevoltajes. Pero según se va cargando, para evitar que la química se dañe, es necesario ralentizar el proceso.

Por otro lado, a pesar de la variedad de sistemas de carga disponibles, podemos usar cualquier tipo de cargador con cualquier terminal. Lo peor que puede pasar es que el terminal cargue lentamente adecuándose a la combinación de voltaje y corriente más conservadora para evitar que, potencialmente, se estropee la batería.

Si estamos usando el teléfono mientras lo cargamos, el proceso será más lento. En el caso de sistemas con voltaje variable, la carga se ralentizará de forma más acusada que con voltaje fijo, como sucede con Huawei u OPPO.

Cargar Laptop2

Además, los cargadores para móviles podrán ser usados con los portátiles y viceversa. Los portátiles usan cargas de hasta 100 W, pero si conectamos un smartphone a un cargador USB-C de portátil, los voltajes y las corrientes se ajustarán convenientemente para evitar que haya combinaciones perjudiciales para los móviles. Asimismo, podremos usar un cargador o un powerbank de móvil con un portátil, aunque la carga será más lenta.

En definitiva, más rápido o más despacio, hemos de buscar la manera más segura y eficiente de mantener a nuestros móviles alimentados.

Imágenes| iFixit

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio