Así brinda un Chromebook la experiencia informática que mejor responde al nuevo cambio de paradigma

Así brinda un Chromebook la experiencia informática que mejor responde al nuevo cambio de paradigma
2 comentarios

Paralelamente al desarrollo de las tecnologías del hardware, internet ha ido consolidándose como el sistema nervioso de un mundo hiperconectado. Esta red de redes ha experimentado una evolución singular durante las últimas décadas, merced a la cual se ha pasado de un modelo que giraba en torno a las  descargas a otro que lo hace alrededor del streaming.

En efecto, en ese perídodo que podríamos denominar "hardware centric" se descargaba la música y se escuchaba con el reproductor MP3 del ordenador. O la película, y se usaba VLC o Media Player Classic para verla en el sobremesa o el portátil.

Con servicios como el correo electrónico ha pasado lo mismo. Los usuarios más veteranos podrán enumerar un buen número de “clientes”, aunque hoy en día casi nadie sabe o recuerda ni tan siquiera Outlook como programa que se instalaba en el equipo para gestionar los emails.

El paradigma “cloud centric

¿Qué ha pasado? Aun sin ser conscientes de ello, estamos inmersos en un cambio de paradigma donde el peso del procesamiento se está llevando desde los ordenadores personales a la nube.

El correo se consulta en internet, la música se escucha en la nube y el vídeo se ve en streaming. Y la dependencia del hardware se reduce significativamente.

Captura De Pantalla 2020 11 12 A Las 16 51 36

Google es una de las empresas pioneras en el diseño, construcción y despliegue de la nube. De hecho, Chrome, el navegador de código abierto que empezó a desarrollar en 2008, se convirtió pronto en el medio para vivir la experiencia cloud bajo una filosofía que se resumía en “el navegador es el sistema operativo”. En 2011, presentó Chrome OS, que es, básicamente, un navegador Chrome convertido en sistema operativo para ordenadores de sobremesa y, sobre todo, portátiles.

Y nacieron los Chromebooks. Podríamos decir que estos equipos son respecto a los portátiles Windows lo que Spotify es para reproductores de MP3 como Windows Media Player o iTunes; lo que Netflix es para reproductores multimedia como VLC  o MPC; o lo que Gmail es para clientes de correo como Outlook.

Acerac700
El Acer AC700 fue el primer Chromebook de Acer en 2011.

Es decir, se lleva el peso del procesamiento a la nube y se aligera y simplifica la parte “local”. Adquieren relevancia los aspectos que permiten disfrutar de contenido multimedia, actividades lúdicas o de productividad, mientras se liberan de cuestiones como las prestaciones del procesador, especificaciones o incluso las preocupaciones por la seguridad de los datos.

A la espera del internet perfecto

Los Chromebooks llevan casi una década entre nosotros, pero es ahora cuando internet es capaz de ofrecer una experiencia cloud sin (apenas) costuras. Crear una red capaz de ofrecer bajas latencias, elevadas velocidades de transferencia de subida y de bajada y precios asequibles no es una tarea que pueda completarse en un día. Pero ahora, con la fibra, 5G y tecnologías como WiFi 6, el objetivo está muy avanzado.

Este proceso de “nubeficación” ha llegado incluso al segmento de los videojuegos, que eran el último reducto que seguía dependiendo de un hardware local potente. Eso sí, esta dimensión del gaming está aún en fase de despliegue. Con todo, ya es factible jugar con 'Far Cry 5' a 1080p y calidad gráfica Ultra en un Chromebook Acer Chromebook Spin 713 con un Intel Core i3, 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, en vez de depender de un portátil gaming con Core i7, 16 GB de RAM, 1 TB de SSD y una GPU GeForce RTX 2080 o RTX 2070.

Geforce Now Beta On Chromebook 1 1 1 1 1 1

El hardware importa como medio, no como fin

Acer ha tenido Chromebooks en sus gamas de portátiles desde que Google presentó su primera versión de Chrome OS. Durante estos casi diez años, ha ido adaptando sus diseños y modelos a la evolución del sistema operativo y a la de internet.

El rendimiento no es tan relevante en tanto Chrome OS disponga de los recursos necesarios para ejecutarse. Y Chrome OS es muy poco exigente en cuanto a hardware. Aplicaciones como Netflix no necesitan ser capaces de reproducir todos los códecs del mundo ni HDR o 4K.

Del mismo modo, los Chromebooks tampoco precisan ejecutar programas complejos cuando acceden a las aplicaciones de la tienda Chrome Web Store: el peso del procesamiento está en la nube y el equipo “solo” es el medio para acceder a los resultados.

Cuando escribimos un documento en Google Docs, no se almacena en nuestro equipo: todo está en la nube. Cuando damos formato a una tabla o a un párrafo, estas operaciones se llevan a cabo en los centros de datos de Google, que pueden estar en Madrid o en algún país europeo, pero no en nuestro portátil.

Más allá del cloud: apps de Adroid, Linux y Windows

Una vez que el entorno cloud está consolidado y bien dimensionado, sería poco inteligente mirar hacia otro lado y negar la evidencia. Incluso los procesadores más modestos y las configuraciones menos exigentes son capaces de asumir el procesamiento de aplicaciones locales sin impactar en la experiencia cloud. Así pues, Google ha añadido la compatibilidad con apps de la tienda Google Play en Chrome OS.

Chromebook 514 Santafe 07 Large

Por otro lado, las tecnologías cloud han evolucionado en aspectos como el ahorro de recursos en los centros de datos y en tecnologías como la virtualización. Estas brindan la posibilidad de añadir funcionalidades sobre un sistema operativo sin incrementar la complejidad del mismo. De esta manera, Chrome OS también ha asumido la compatibilidad con Debian Linux mediante contenedores, así como con aplicaciones de Windows gracias a la virtualización.

Un Acer Chromebook para cada experiencia y cada bolsillo

La familia de Chromebooks de Acer está diseñada alrededor del tipo de usuario más que de las especificaciones de hardware. No en vano, la experiencia cloud será esencialmente la misma en un equipo con un procesador Core i3 o Pentium Gold con 4 GB de RAM que en otro con procesador Core i7 y 16 GB de RAM.

La prueba de esto la encontramos en posibilidades imposibles en otros portátiles: podemos, por ejemplo, cambiar de Chromebook varias veces en un día sin prestar atención al hardware concreto de cada uno. Tan solo necesitamos autenticarnos con nuestra cuenta de Google y la continuidad de la actividad estará asegurada.

Chromebook Spin 713 Ksp 1

Por ejemplo, podemos pasar de un Acer Chromebook 311 con una configuración básica y un precio apto para todos los públicos a un Acer Chromebook 714 con mejor procesador y más almacenamiento sin que influya esencialmente en el uso de una aplicación en la nube. Lo que sí mejorará es el desempeño de aplicaciones Linux o de la tienda Google Play. También cambia el tamaño de pantalla, que es de 11’’ en el 311 y de 14’’ en el 714.

Si queremos una propuesta convertible, Acer cuenta con los modelos “Spin”, como el Acer Chromebook Spin 713 o el Chromebook Spin 311. El primer dígito da una idea de la “potencia” del hardware y los dos siguientes son el tamaño de la pantalla. En este caso, es táctil con posibilidad de colocarla en posición stand, tienda o tableta. El Chromebook Spin 713 tiene modelos hasta Core i5 con 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento.

Acer también ofrece productos con certificaciones como la MIL-STD-810G para resistencia y robustez por encima de la media, u otros con diseños tipo Ultrabook. Este último es el caso del Acer Chromebook 514, con carcasa de aluminio, delgado y ligero y el foco puesto en el diseño industrial y rendimiento tanto cloud como Linux o Android.

Chromebooks, los portátiles del nuevo paradigma

La nube es la plataforma a la que se tiende. Es cierto que no parece que podamos prescindir de las aplicaciones locales. Pero de igual modo que el MP3 primero y el streaming después se han convertido en la forma preferida para disfrutar de la musica, la modalidad óptima en el ámbito de la “informática” tiende a ser la basada en cloud.

Chromebook Spin 713 Ksp 6

Eso no quiere decir que haya que obviar el diseño industrial, materiales técnicos, pantallas de alta calidad o acabados delgados y ligeros. Acer lo demuestra con una gama de Chromebooks en la que el hardware está dimensionado para que ni sobre ni falte.

Las ventajas de los Chromebooks son múltiples y variadas

No tendremos que preocuparnos por las pérdidas de datos ni por discontinuar lo que estuviéramos haciendo. Todo estará “allí” (en la nube) en todos y cada uno de los Chromebooks que usemos. Y el proceso de sincronización de la actividad será tan rápido como rápida sea la conexión de internet.

La obsolescencia programada de estos equipos es mínima, y resisten muchos años incluso a pesar de que las apps cloud se van actualizando periódicamente.

Chromebook Spin 713 Ksp 2 Large

La seguridad está contemplada en la nube y trabajando con el ecosistema Android o Linux, al usar tecnologías de contenedores, no hay riesgos de que el sistema se vea comprometido por una app maliciosa. Si nos roban el equipo o se estropea, no perderemos nada esencial.

Hay más de 190.000 apps en la tienda web de aplicaciones de Chrome OS que van desde programas de ofimática a emuladores o programas de diseño gráfico o edición de fotos. Así que por apps que no falte.

Los precios de los equipos se adaptan a todos los presupuestos, y son aptos para su uso en escenarios educativos, corporativos o como equipos personales para el día a día. Con todo ello sobre la mesa, vemos cómo brinda un Chromebook la experiencia informática que mejor responde al nuevo cambio de paradigma.

Comentarios cerrados
Inicio