Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

MSI y la reinvención del sobremesa preconfigurado

MSI y la reinvención del sobremesa preconfigurado
1 Comentarios
Publicidad

Su llamativa apariencia futurista ya nos lo deja claro: este ordenador es una pasada.

Un simple vistazo a cualquiera de los equipos MSI nos permite saber que estamos ante una pieza de hardware muy especial.

Mientras que las primeras hornada de PCs de la gama Aegis aparecieron en 2016, fue el pasado año cuando la apuesta de MSI se erigió como una enorme baliza en el enmarañado mundo del PC, consolidándose como una más que atrayente alternativa a la construcción manual de ordenadores que hasta ahora dominaba el mercado.

Reinventando el PC

Algunos dirán que los PCs preconstruidos era una realidad mucho antes de que los equipos de MSI llegaran al mercado.

Y tienen razón. Pero los MSI no son simples PCs preconstruidos.

Históricamente, eso de comprar un PC que ya viene montado (en lugar de montarlo uno mismo comprando cada componente por separado) siempre se ha mirado con cierto menosprecio.

“¡Eso es un timo!”, nos gritaba nuestro amigo, quien había construido 8 ordenadores para familiares y amigos. Y no le faltaba razón. La mayoría de los vendedores se limitaban a construir un PC por su cuenta y tratar de endiñarlo a alguien como si de un producto exclusivo y cuidadosamente elaborado fuera.

Nada que ver con los productos de MSI que, esta vez sí, han sido creados “a mano” con un claro objetivo en mente: revolucionar el mundo de los PCs preconstruidos.

A diferencia de los anteriores, los PCs de la gama Aegis e Infinite están conceptualizados desde cero con una serie concreta de componentes y piezas que encajan y se complementan entre sí.

Esto no es un simple “compra los componentes más baratos y ponlos todos juntos”, es un hardware fabricado a conciencia para que todas sus piezas enlacen a la perfección y puedan exprimir todo su potencial.

Como una consola, pero a lo bestia.

Enchufar y jugar

Pero, ¿qué diferencia a un equipo de la gama MSI de los productos de otras marcas?

Al contrario que iniciativas como las máquinas de Steam de Valve —las cuales, por cierto, han tirado la toalla y han sido retiradas desde la propia plataforma—, los PCs preconfigurados de MSI sí han conseguido cuajar en el mercado.

La razón está bien clara: en MSI no hacen concesiones.

Los equipos de MSI son PCs de alta gama tan funcionales y potentes como cualquier ordenador de construcción manual. Aquí no hay trampas, ni cortapisas, ni versiones light de tarjetas gráficas. En los MSI tienen cabida algunas de las mejores piezas del mercado. Desde los procesadores Intel i7 de octava generación hasta las tarjetas GTX 1080 de Nvidia, que podemos elegir en función del presupuesto y las preferencias de cada uno.

Eso sí, esto es enchufar y jugar. O plug and play, que dicen en inglés.

Olvídate de las instalaciones eternas y el sinfín de configuraciones y quebraderos de cabeza que suelen acompañar a la construcción casera de un PC.

Al estar diseñado en base a una selección personalizada de componentes, los equipos de MSI pueden presumir de un nivel de optimización difícil de igualar. Y sin pasarnos los días comparando y teorizando en el interminable y enmarañado océano de tarjetas, discos duros, RAMs y aparatejos varios para que nos den las 2 de la mañana sin poder sacar conclusión alguna.

Diseño artesanal

Pero las bondades de los equipos preconfigurados de MSI van más allá de la comodidad, la facilidad de uso y la perfecta sinergia de sus componentes.

Sin Titulo

Al trabajar con carcasas predefinidas, MSI tiene total libertad para distribuir y colocar los componentes de la manera más eficiente y conveniente, lo que se traduce en una serie de beneficios que rara vez vemos en otro tipo de PCs de escritorio.

Como primer ejemplo podemos aludir a la colocación en vertical de sus tarjetas gráficas. Gracias a esta disposición ergonómica nos podemos llevar el equipo de un lado para otro tirando de su mango de transporte sin temor a cargarnos medio ordenador por el camino.

Adiós al sobrecalentamiento

Otra de las muchas ventajas que nos proporciona la estructura personalizada del PC MSI es su refrigeración, un factor de crucial importancia en cualquier composición de hardware. Sobre todo cuando hablamos de ordenadores de gama alta capaces de mover cualquier juego a la máxima calidad gráfica.

Mantener el equipo fresco no es tarea fácil. Encontrar la carcasa y el ventilador ideal para nuestro PC es a menudo una de las faenas más engorrosas a la hora de construir un ordenador.

Con MSI tampoco tenemos que preocuparnos por esto. El sistema de refrigeración de sus equipos está en otra liga.

Refrigeracion

Gracias a poder trabajar con una carcasa en particular, los ingenieros de la marca han podido concebir un método de refrigeración que a buen seguro se convertirá en la piedra angular de la refrigeración en PCs de sobremesa en los años venideros.

¿Y qué es lo que lo hace tan especial y eficiente? Pues que cada componente cuenta con su solución refrigeradora propia e individualizada.

Así, los componentes más propensos al sobrecalentamiento como son la tarjeta gráfica o la fuente de alimentación no tendrán problemas para mantenerse en un rango ideal de temperaturas bajas.

Overclocking con un botón

Boost

Otro importante dato a tener en cuenta es la automatización del overclocking que traen de serie los equipos MSI de la gama.

Overclocking, para quien no esté familiarizado con el término, es un método para exprimir todo el potencial oculto de los componentes mediante la modificación de su configuración de fábrica. Por lo general, hacer overclocking conlleva un proceso complicado y a veces arriesgado de indagación y manipulación para el usuario casual.

Por suerte, la funcionalidad GAME BOOST exclusiva de los equipos MSI nos permite hacer overclock en nuestro ordenador con un simple click.

Que, oye, tampoco es que nos haga mucha falta. Porque con los componentes que traen tenemos para años de juegos al máximo de gráficos, resolución y FPS. Y no solo para esto, sino también para edición de vídeo e incluso para disfrutar de la exigente Realidad Virtual.

El complemento ideal

Imagínate que decides optar por un PC de construcción propia en lugar de un MSI preconfigurado. Terminas de cerrarlo después de tres días de montaje y semanas de fastidiosa investigación y... ¡te das cuenta de que todavía no has mirado monitores!

Vuelves al ruedo y te topas con la gama Optix de MSI.

Descubres las impresionantes especificaciones de los monitores y te quedas pasmado. Como la tecnología FreeSync para jugar a todos nuestros juegos a una velocidad de FPS estratosférica o el inmejorable rango de colores sRGB 115%.

Lees también que** están especialmente pensados para trabajar con los ordenadores MSI** y que se configuran automáticamente con las mejores opciones nada más conectarlos a uno de ellos.

Y es entonces cuando te arrepientes de no haber elegido un MSI.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos