Compartir
Publicidad

Construir un dron con piezas de Lego, el reto de Chris Anderson, CEO de 3D Robotics

Construir un dron con piezas de Lego, el reto de Chris Anderson, CEO de 3D Robotics
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay una tecnología o unos gadgets de los que se está hablando mucho últimamente sin duda son los drones. Podemos utilizarlos para tomar fotografías aéreas espectaculares, explorar rincones inaccesibles de la naturaleza, y también tienen una utilidad comercial ya que Amazon anunció que utilizaría drones para el reparto de paquetería. Pero hace apenas ocho años eran poco más que una utopía cuando Chris Anderson, CEO de 3D Robotics , se propuso construir uno con piezas de Lego. El reto era lograr que uno de estos robots que nos ofrece la compañía de juguetes fuera más interesante para sus hijos, por eso pensó en hacerlo volar.

Chris es el actual CEO de 3D Robotics y quería que sus hijos se interesaran por la tecnología. Los robots se podían construir y programar con el kit de Lego, pero eran bastante limitados en su momento. Por ejemplo, no reconocían que habían chocado contra un obstáculo y eran lentos en sus movimientos. En definitiva, a sus hijos les resultaban aburridos, y para hacerlos más interesantes pensó en intentar hacerlos volar, tal y como nos cuenta en el siguiente vídeo.

2007 el año del cambio definitivo para el DIY de los drones

Chris Anderson nos cuenta los problemas iniciales que tenía con el hardware y el cambio que supuso la llegada del primer teléfono de Apple: "2007 fue el año en el que apareció el iPhone y muchos de sus componentes empezaron a estar disponibles para otros proyectos, giroscopios, acelerómetros, cámaras, sensores que se podrían acoplar al kit".

Estos sensores nos permitieron "entender lo más básico, entender qué es abajo. No se suele pensar en esto, pero cuando vas paseando por la calle, tu cerebro, tu oído interno, te dice lo que es abajo y lo más importante, que es no caerse. Simplemente conseguir que un dron no cayese del cielo fue un reto". Sin toda esta evolución del hardware que surgió con los smartphones no se habría conseguido.

El reto no era simple, ya que tenían que conseguir que fuera como un avión no tripulado para el que "navegar a través de un GPS fuera sencillo y pudiera completar una tarea como tomar fotografías aéreas o analizar diferentes áreas". Para ello no sólo tenían que trabajar en el hardware, sino también en el software.

Aquí Chris nos cuenta como su proceso fue similar al que tuvieron los ordenadores allá por el año 1984, donde se pasó de los mainframes, de las grandes computadoras a la informática de consumo con los Macintosh y los PC-IBM. El proceso es similar ya que se "busca ponérselo muy fácil a los usuarios, para que simplemente tengan que apretar un botón y que el dron empiece a volar", sin necesidad de tener grandes conocimientos de programación o aeronaútica.

Su trabajo dio resultados y "hoy millones de personas sin conocimientos avanzados pueden poner una cámara en el aire". Algo que quizás empieza a preocupar a la seguridad aérea de muchos países, ya que no se trata de un juguete, sino de una aeronave y han comenzado a regular su uso, tanto recreativo como a nivel profesional.

Los desarrollos de software de su empresa 3DR así lo demuestran, con aplicaciones para controlar el dron de forma muy sencilla desde un smartphone y acoplar una cámara GoPro para sacar partido a ambos dispositivos. Vuelos en círculo alrededor de un lugar, el modo selfie, o trazar una línea entre dos puntos que queremos que grabe son sólo algunas de sus posibilidades.

Es el momento de los desarrolladores para dar funcionalidad a los drones

Pero esto no ha hecho más que empezar. Tal y como nos cuentas Chris "ahora es el momento de darle una aplicación práctica a esta tecnología con la creación de una tienda de aplicaciones, con la ayuda de la comunidad y los desarrolladores" que aporten sus ideas de uso con los drones, se impliquen, ayuden a innovar y hacer de este dispositivo algo mucho más útil de lo que es en la actualidad.

Drone Diy

Anderson vuelve a mencionar la salida al mercado del teléfono de Apple para compararlo con el inicio de la industria de los drones, y entre ambas ve un paralelo claro en el campo de la evolución a la que contribuyó la comunidad desarrolladora. "El iPhone era un dispositivo muy divertido en sus inicios, pero que no fue realmente algo potente hasta que se desarrolló el App Store", con miles de aplicaciones que aportaban diferentes funcionalidades al teléfono, muchas de ellas ni siquiera imaginadas por sus creadores.

Quizás por eso trata de crear una comunidad potente de código abierto alrededor de estos dispositivos, así como herramientas y kits para que resulte más sencillo a los desarrolladores integrar sus apps con el hardware de los drones gracias al uso del SDK y la API que ponen a su disposición. También es un forma de competir con gigantes de la industria electrónica que están llegando al sector.

Los drones abren todo un mundo de posibilidades para muchas industrias. Al fin y al cabo tal y como nos cuenta el protagonista del vídeo nos ayudan a "gestionar el mundo físico desde Internet, digitalizar el mundo para ayudar a aprender y corregir errores. Un dron podría ayudar a digitalizar una ciudad, un edificio, llevarlo al ordenador y detectar cosas que no funcionen en sus diseños y hacerlos más eficientes. Un ejemplo es el campus de Apple que está siendo escaneado con drones cada día".

Una de estas utilidades es el uso de drones para conocer, documentar mejor el patrimonio cultural y arqueológico, desde el punto de vista cartográfico y topográfico, como lo han hecho en la Universidad Internacional Melendez Pelayo. Pero también en el control de catástrofes naturales como erupciones volcánicas o control de incendios. En el plano civil los drones ya se utilizan en el análisis de infraestructuras para evaluar su estado y prevenir problemas. El dron puede sobrevolar una autopista y digitalizar su superficie para analizar y presupuestar el mantenimiento que necesita.

También se están empleando drones en la agricultura, como una forma sencilla de detectar plagas tempranas en grandes extensiones de cultivo. En el área de medicina se están utilizando para llevar asistencia médica de forma rápida a lugares poco accesibles y para trasladar a laboratorios muestras de poblaciones aisladas que necesitan ser analizadas.

Un sector que tiene unas perspectivas prometedoras de futuro y empleo para los próximos años. Tienen algunos aspectos espinosos en lo que se refiere a la privacidad, pero lo cierto es que se irán resolviendo con el tiempo como ocurre de forma habitual con las nuevas tecnologías que se ponen en el mercado.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos