Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La calidad de una buena captura, explicada para no-sibaritas de la fotografía

La calidad de una buena captura, explicada para no-sibaritas de la fotografía
0 Comentarios
Publicidad

La fotografía se ha convertido en un elemento tan importante en la telefonía móvil que, hoy día, no es raro ver a algunos de los mejores reporteros del mundo pertrechados con un simple smartphone. Donde antes cargaban con un estuche lleno de lentes y sensores, ahora sólo han de preocuparse por el cargador y un pequeño trípode.

Por esto mismo nos preguntamos, ¿qué hace falta para lograr una foto ideal desde el móvil? Aquí van un puñado de consejos para lograr la instantánea perfecta. Nada mejor para ser un gourmet de tus propias capturas que aprendiendo a entenderlas.

Los nueve puntos clave

Steve McCurry, padre del retrato de la afgana Sharbat Gula, portada de National Geographic en junio de 1985, ya marcó unas directrices fundamentales para la foto ideal. Partiendo de su trabajo, el equipo COOPH ha elaborado el siguiente vídeo que podemos ver más abajo y que pasamos a desgranar.

Empezamos con «la regla de los tercios». Es decir, situar los puntos de interés en las intersecciones que compondría una foto rectangular de partirla en tres cuatros vertical y horizontalmente. Como veremos más adelante, el modo profesional de algunos teléfonos permiten superponer una plantilla para usar sus líneas de guía.

El encuadre y la simetría son marcos naturales que dotan de estabilidad a la fotografía

Bajo este criterio también debemos fijarnos en las llamadas «líneas de trabajo» y «diagonales». Las primeras son líneas naturales que desvían la atención. El ojo tiende a ir hacia el punto donde convergen en el horizonte. Las diagonales, por contra, son rupturas, un pequeño truco para generar sensación de movimiento.

El encuadre y la simetría también es muy importante: son marcos naturales que dotan de estabilidad a la fotografía. Por otro lado, existe un recurso similar a las diagonales ideado para generar bellos contrastes: un plano detalle llenando el marco con figuras fuera de campo, desenfocadas. O su contrario, observar el fondo dejando el objeto del primer plano ligeramente desenfocado.

Por último, si lo tuyo son las composiciones para Instagram, no olvides jugar con patrones de color y usar un color antitético en esa gama cromática, para destacarlo. Debes encontrar el equilibrio entre llenar el centro dominante y dejar espacio alrededor. Para que la foto “respire”.

La magia del sensor

Asi

Todo lo anterior son sólo las claves para encontrar una buena foto. Sin un buen hardware estaremos desvalidos. Ten un poco de paciencia extra para conocer y manejar los ajustes en la cámara de tu smartphone.

Comenzamos por el sensor, el elemento clave, y la sensibilidad ISO, que indica la cantidad de luz que dejará pasar a través de él. Todos los sensores cuentan con unas puertas que se abren y cierran, como nuestros párpados, denominadas fotodiodos.

Ellos son los encargados de recoger la información de los fotones. Cuando más bajo es este valor, más sensible —mayor cantidad de luz absorben—; y claro, cuanto más alto es dicho número, más turbia veremos la foto, granulada y ruidosa.

Hablemos de exposición

Foto 4

Siguiendo sobre lo anterior, la exposición es la acción de someter un sensor —o cualquier objeto fotosensible— a la luz. Así de simple. Una foto subexpuesta, disparada deprisa y corriendo, puede no absorber suficiente luz y quedará oscura. Por contra, si la foto está sobreexpuesta, quedará brillante y mal definida.

Aquí entra en juego el estabilizador óptico. Jugando con la distinta exposición —por ejemplo, 1/100— y el estabilizador —por ejemplo, a 1/50— lograremos dejar pasar la cantidad exacta de luz que necesitemos. El modo automático está bien, pero si quieres alcanzar la excelencia tendrás que conocer estos pequeños valores.

La exposición viene determinada por tres factores: sensibilidad ISO, velocidad de disparo (obturación) e índice de apertura del diafragma. Y, por supuesto, no olvides la saturación, ya que mide el grado de pureza del color. No conviertas tus fotos en portadas artificiosas de colores forzados: busca imitar el mundo real tal y como lo ves… o te gustaría verlo.

¿Automatic Focus?

3

El enfoque automático sirve para, efectivamente, que sea el sensor quien se encargue de focalizar su mirada sobre el objeto que estamos observando. Pero, ¿y si queremos destacar, como decíamos al comienzo, un detalle muy cercano, una textura? O al contrario: mirar al fondo e ignorar todo objeto del primer plano.

Para estas situaciones necesitamos ajustar la distancia del enfoque. Por suerte, no hace falta medir esa distancia metro a metro, ya que el software de los smartphones actuales es capaz de reconocerlos. Aunque esto no sirve para los planos detalle: ese icono de la flor significa que hay que saber mirar de cerca.

El postprocesado también cuenta

Selfie

Si lo que deseamos es lograr la mejor foto, primero debemos tener un buen material de partida, entender la composición y ser capaz de congelarla en el tiempo. Y después un software de edición que nos eche un cable. Volvamos al comienzo: si los teléfonos se han convertido en las cámaras ideales es porque son un estudio fotográfico portátil. Sí, cuentan con la cámara —el núcleo—, pero también con la suite de filtros y módulos de edición que te ayudan a ver tu captura como la verías tras una sesión de retoques.

BeautyLive permite hacer streaming de las distintas cámaras, frontal y trasera

Y si de aplicaciones hablamos, en esto de la edición, ASUS sabe lo que se hace. Sólo hay que fijarse en la app nativa BeautyLive, que permite hacer streaming de las distintas cámaras, frontal y trasera, aplicando una serie de correcciones en tiempo real.

BeautyLive cuenta con distintas capas de configuración. Por un lado, la app propiamente dicha para realizar ajustes verticales y horizontales sobre la foto; por otro es capaz de emitir y sincronizarse con redes sociales sin necesidad de acudir a la app nativa y en último lugar ofrece la posibilidad de “embellecer sobre la marcha”, es decir, incluso en un streaming en vivo.

Un trabajo aprendido y mejorado con la reciente ASUS SelfieMaster, disponible en los nuevos Zenfone 4 y Zenfone 4 Selfie Pro. La propia cámara cuenta con las siguientes modalidades de captura: Automático, Modo Embellecimiento, Pro (Manual), Superresolución, Panorámica, Captura de movimiento lento, Intervalo de tiempo (para realizar timelapses) y animación GIF.

SelfieMaster permite añadir correcciones y filtros en tiempo real, tanto en la toma de fotos como en la grabación de vídeos o transmisiones. Y entre sus correcciones se encuentran los suavizados de piel, eliminación de texturas, suavizado de arrugas o un modo para ajustar de forma uniforme el tono de la piel, útil tanto en selfies como en capturas grupales.

Sabiendo esto, ¿serás ahora capaz de capturar un retrato como el de Sharbat Gula?

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos