Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando la innovación llegó al pequeño electrodoméstico —y dejaron de ser trastos aburridos—

Cuando la innovación llegó al pequeño electrodoméstico —y dejaron de ser trastos aburridos—
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quizá no sean tan espectaculares como lo que vemos en el territorio smartphone, por ejemplo, pero las innovaciones y mejoras introducidas en aparatos como los electrodomésticos también hacen que nuestra vida pueda ser más sencilla y cómoda.

Uno de esos últimos avances son, sin duda, los robots aspiradora, que prometen dejarte hacer otras cosas mientras llevan a cabo su tarea. Sin embargo, hasta que hemos podido llegar a este punto se ha tenido que pasar por un largo camino de innovaciones, no siempre conocido o reconocido por el gran público.

El momento ¡eureka!

Como Arquímedes, hay veces que la solución a los problemas aparece en el momento más insospechado. Pero también puede surgir por no dar por sentado determinadas cosas, aunque tengan años de historia, y plantearse nuevas formas de conseguir un mismo objetivo.

Test Aspirador De Trineo

Una aspiradora que no funcionaba bien y la curiosidad por cómo mejorar este sistema están detrás de la aparición de Dyson, una empresa fundada en 1993 por James Dyson. Desde entonces, la propuesta de la compañía se diferencia de los demás en eliminar uno de los elementos clásicos de este pequeño electrodoméstico: las bolsas.

James Dyson adaptó el sistema que se empleaba en los aserradores e inventó unas aspiradoras sin bolsas de succión. Un sistema que, según la compañía, es más eficiente y hace que las aspiradoras se estropeen menos con el paso del tiempo.

En el diseño de una aspiradora trabajan 150 ingenieros y, antes de que llegue al mercado, se le somete a todo tipo de pruebas

Dicen que es la aspiradora más y mejor vendida en el Reino Unido, pero los comienzos no fueron fáciles. Tanto que tuvo que ir hasta Japón para poder fabricar su invento.

Hasta su constitución como empresa, James Dyson estuvo durante 15 años ideando este nuevo sistema, fabricando más de 5.000 prototipos distintos y llamando a las puertas de los fabricantes de estos electrodomésticos, recibiendo siempre un no por respuesta.

Cuando su aspiradora empezó a liderar el mercado, otros fabricantes hicieron sus variaciones del modelo, aunque en 1999 Dyson decidió tomar medidas legales por presunta violación de patente. El Tribunal Supremo le dio la razón a Dyson.

Pero, desde que este inventor fundó su propio negocio, Dyson ha ampliado su catálogo de productos e invierte, cada semana, unos 5,5 millones de euros en I+D+i según sus propios números. Aspiradores, secadores de mano, ventiladores, secadores de pelo… Los más de 2.500 ingenieros y científicos que, según datos de la compañía, trabajan a nivel mundial son los responsables de idear viejos conocidos del pequeño electrodoméstico pero con una nueva visión.

Un ingeniero de diseño que proviene de la frustración

James Dyson se considera un ingeniero de diseño, aunque ambos tipos de profesional trabajan codo con codo en la compañía. "Las habilidades combinadas en creatividad y práctica teórica hacen posible los mejores nuevos adelantos tecnológicos", asegura.

¿Cómo nacen los productos de la compañía? Dyson considera que no se puede diseñar algo sin tener en cuenta cómo funciona, pero reconoce que, en su caso, la inspiración para inventar y rediseñar proviene de la frustración. "Paso mucho tiempo separando las cosas y juntándolas, viendo cómo funcionan y cómo podrían funcionar mejor. La observación es importante".

Diseño inglés, fabricación asiática

Dyson tiene su sede central en Malmesbury, en el condado de Wiltshire (Reino Unido), además de presencia en 75 países del mundo, incluido el nuestro.

Sede Central Dyson En Malmesbury Reino Unido 2

Es precisamente en el Reino Unido donde se encuentra el área principal de I+D+i de la compañía y donde se diseñan las aspiradoras aunque su fabricación se lleva a cabo en Malasia y Singapur. En el primero de los países hay una zona de 4.385 m² donde se ponen a prueba los electrodomésticos de la firma.

De hecho, Dyson asegura que cuando se diseña una nueva aspiradora, participan cerca de 150 ingenieros de la compañía, quienes se encargan de realizar numerosos prototipos hasta alcanzar lo que ellos consideran como producto adecuado.

La inspiración para el secador de manos o el ventilador sin aspas llegó estudiando cómo resolver otros problemas que no tenían nada que ver con el producto final

En una entrevista a Forbes, Dyson asegura que la verdadera pasión de los ingenieros es resolver problemas y que eso es precisamente lo que buscan hacer en Dyson con todos sus productos. "Siempre hay una manera de hacer que algo funcione mejor" es el lema de James Dyson.

Además, es un firme defensor de que el trabajo en un problema puede conllevar (y a menudo) ser la solución a algo completamente diferente. "Eso es parte de la diversión. Nuestro secador de manos Airblade es un excelente ejemplo, una aplicación fallida en una tecnología llevó a una solución de secado a mano rápida y eficaz", relata.

Cuando los prototipos fabricados obtienen el visto bueno, se envían a Malasia, donde se les somete a todo tipo de pruebas, como resistencia o durabilidad. Así, las aspiradoras se tiran unas 5.300 veces contra un suelo y se les hace recorrer lo equivalente a 1.300 km encima de una plataforma con el fin de comprobar sus cualidades.

Test Aspirador De Trineo En La Habitacin Semi Anecoica 2

Entre los 550 tests que deben superar las aspiradoras se encuentran pruebas mecánicas, de uso, calidad y nivel del sonido.

Bichos, fuera

Además, la compañía presume de ser la única empresa de electrodomésticos europea que cuenta, desde 2001, con su propio laboratorio de microbiología, en el que se estudia el comportamiento de los ácaros y demás bacterias para poder combatirlos con sus máquinas.

Este laboratorio está ubicado en las oficinas centrales de Dyson en Malmesbury (Reino Unido), y en ella se pueden encontrar cultivos de ácaros. Estos cultivos son alimentados con levadura, germen de trigo y comida para perros y mantenidos en condiciones ambientales apropiadas (25ºC de temperatura y a una humedad relativa del 75%).

Con ello se pretende que los científicos de la compañía puedan estudiar y entender mejor los patrones de comportamiento de estos ácaros para poder desarrollar productos con los que para combatirlos de forma más eficaz.

Laboratorio De Microbiologia Dyson 2

El laboratorio se centra principalmente en dos áreas de trabajo: microbiología tradicional (dedicado a estudiar las bacterias y hongos para probar la eficacia de filtración de las aspiradoras Dyson), y alérgenos (dedicado a estudiar el comportamiento de los ácaros del polvo, las esporas de moho y el polen). La empresa asegura que trabaja también con diferentes organizaciones dedicadas al estudio de las alergias para mejorar los sistemas de medición actuales y hacerlos más efectivos.

Una de las principales aplicaciones de los robots aspiradora es, precisamente, limpiar los hogares de las personas con alergias

Sin bolsa, sin cable… sin aspas

Como decíamos, la innovación que Dyson promovió en el sector de las aspiradoras para uso doméstico se centraba en la eliminación de la bolsa donde se depositan los residuos que el electrodoméstico va recopilando.

A partir de ahí, la compañía también ha presentado otras novedades que conllevaban la retirada de algún elemento hasta el momento “clásico” en el pequeño electrodoméstico. Por ejemplo, el cable para proporcionar electricidad. Sustituyendo esta fuente de alimentación por las baterías fue como se dio el primer paso para la llegada de los robots aspiradora.

Otra de esas retiradas es las aspas de los ventiladores, algo que es posible gracias a la tecnología conocida como Air Multiplier. Este electrodoméstico, que suele tener forma redondeada, consta de un pequeño orificio que es el encargado de hacer que salga el aire a gran velocidad.

Corp Test 55a4 Cmyk

Al salir el aire mucho más rápido, y como consecuencia de ese choque, se produce una bajada de la temperatura, lo que vuelve a generar un círculo vicioso de empujar con más fuerza el aire.

La idea para fabricar este ventilador sin aspas también llegó de la observación de otras tecnologías. Los ingenieros de Dyson estaban desarrollando el secador de manos y fue cuando les vino la inspiración para crear un motor de aire o ventilador. En palabras de Dyson, fue "un spin off de observar algo que era inútil para el secador de manos, pero tenía otra aplicación".

Dyon decidió 8,5 millones de libras durante 4 años a la investigación de esta tecnología para fabricar ventiladores sin aspas.

La clave, en el motor digital

Hablando de aire, es posible que alguna vez te hayas secado las manos en algún sitio público con uno de los secadores de mano de Dyson.

Frente a los productos convencionales, en los que tenías que colocar las manos bajo un chorro de aire, en el modelo de Dyson tienes que introducir tus dos manos en el secador. Conocidos con el nombre de Airblade, permiten que las personas puedan secarse las manos, según Dyson, de manera rápida e higiénica gracias a dos las capas de aire filtrado que emite el secador.

Dyson Supersonic 9

El conocido secador de manos Dyson nació fruto de las investigaciones de otro proyecto

Este sistema funciona de manera similar a un limpiaparabrisas, por lo que las corrientes de aire lo que hacen es barrer el agua de las manos. Algo que es posible gracias al motor digital que incorporan. Dyson defiende que estos motores también convierten a sus secadores de manos en productos más sostenibles que los convencionales.

Cabe señalar que los ingenieros de Dyson estaban explorando nuevas maneras de usar el motor digital con una cuchilla de aire, intentando forzar el aire de alta velocidad a través de minúsculas aberturas. Aunque era algo que no funcionaba, un día las manos de una persona del equipo estaban mojadas y el cuchillo de aire las secó al instante. Fue la manera en que este producto empezó a desarrollarse.

La compañía británica asegura que antes de dar con el producto definitivo, fue necesario invertir 40 millones de libras y crear más de 3.300 prototipos.

Este motor digital, fabricado en Singapur, también está presente en otros productos de la compañía, como su secador de pelo Dyson Supersonic.

La persona detrás de la empresa

El fabricante de electrodomésticos lleva por marca el apellido de su fundador. Aunque ahora está centrado en esta industria, no era la primera vez que James Dyson mostraba su manera de hacer las cosas de forma diferente.

James Dyson Con Los Motores Digitales Dyson Adrian Sheratt

El Sea Truck, una embarcación de alta velocidad que podía atracar en tierra firme, diseñado para una compañía industrial llamada Rotork, fue uno de sus primeros inventos. Otro de ellos fue la bautizada como Ballbarrow, una carretilla a la que se le reemplazaba la rueda delantera por una bola de plástico para que no se oxidase ni se abollase. El objetivo era conseguir una mayor estabilidad.

Como en todas las historias, la de Dyson también tiene momentos menos gloriosos y algunos de sus productos no han sido un éxito. Por ejemplo, la lavadora CR01 (una máquina que imitaba las acciones de lavado de manos con dos tambores contrarrotantes) tuvo que dejar de fabricarse porque su producción costaba demasiado a la empresa como para poder ser rentable.

Pero, incluso en esos productos, podemos observar que Dyson sigue llevando la contraria a la manera tradicional en la que se han hecho las cosas. Como él mismo explica, "los ingenieros de Dyson están constantemente probando diferentes formas de trabajo, como hicimos con CR01. Y fallamos todos los días. El fracaso es la mejor medicina, siempre y cuando aprendas algo".

Imágenes | Dyson

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos