Compartir
Publicidad

Exoesqueletos, nanobots e implantes cerebrales: el futuro empieza por el internet de las cosas

Exoesqueletos, nanobots e implantes cerebrales: el futuro empieza por el internet de las cosas
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La conexión a Internet de diferentes dispositivos ha cambiado, y seguirá cambiando la forma que tenemos de relacionarnos con la tecnología. Según va llegando a diferentes objetos de nuestra vida diaria vemos cómo se obtienen nuevas funcionalidades, cambia la forma que tenemos de utilizar el mismo dispositivo, etc. Todo el futuro que podamos imaginar, los exoesqueletos, nanoboots o los implantes cerebrales empiezan por el internet de las cosas según nos cuenta Vint Cerf, uno de los padres de Internet que ve cómo las posibilidades de la red pueden revolucionar el mundo.

¿Podemos imaginar como será el futuro en 3015? Vint Cerf nos habla de "ordenadores biomoleculares, bioimplantes en el cerebro, en los ojos, exoesqueletos, nanobots o comunicación a través del pensamiento", entre otras cosas. Quizás no tengamos que esperar tanto para ver algunas de estas cosas que hoy en día parece imposibles, nos ayudarán a adaptarnos en ambientes que no soporten la vida biológica, en otros planetas más allá de la Tierra y de la vía láctea ¿Ciencia ficción o un futuro posible? Cerf nos da todas las claves en el siguiente vídeo.

Vint Cerf trabajó junto con Robert Kahn a principios de los 70 en el proyecto DARPA y fruto de estas investigaciones nació el protocolo TCP/IP. Pero su contribución no para aquí, también desarrolló el proyecto Internet, la evolución del anterior y del programa de investigación de seguridad en la red. En 1979 estableció la Internet Configuration Control Board y en la década posterior Cerf diseñó el MCI MAIL, primer servicio comercial de correo electrónico conectado a Internet. Es uno de los fundadores de la Internet Society y su primer presidente.

Una de sus obsesiones es preservar el conocimiento que hoy en día tenemos acumulado, por lo que es toda una autoridad en estos temas. La compatibilidad de los archivos que generamos y ser capaces de leerlos en el futuro, así como la capacidad para almacenar dichos contenidos son algunas de las preocupaciones que nos explica Cerf, entre las cuales destaca la posibilidad de que se produzca el apagón digital del conocimiento en el futuro.

El cambio ya ha comenzado ahora

El móvil tiene acceso a toda la potencia computacional de internet. Todo este cambio ya ha comenzado con los smartphones, tal y como nos cuenta el Sr. Cerf. "Internet ha cambiado la utilidad que le damos a un teléfono, donde podemos dar órdenes con la voz a diferentes objetos que nos rodean gracias a los asistentes de voz" que están todavía en su fase inicial. La capacidad para las llamadas telefónicas para muchos usuarios es ya marginal en el smartphone, donde lo fundamental es aprovechar la potencia de Internet en un dispositivo que tenemos en la palma de la mano. Pero también para controlar el mundo a su alrededor. Es aquí donde vemos la utilidad del Internet de las cosas.

Un ejemplo muy sencillo es el del televisor conectado a Internet, y cómo ha cambiado la forma que tenemos de consumir contenidos. Hemos pasado de ser espectadores pasivos a espectadores que eligen qué quieren ver y cuándo hacerlo, que comentan y conversan mientras ven un capítulo de su serie favorita con otros fans.

Vint Cerf se muestra muy optimista con las posibilidades del Internet de las cosas. "Son electrodomésticos inteligentes con un software y hardware que les permite conectarse a internet. Entonces podremos controlarlos de forma remota" No se trata de que el IoT controle sólo objetos cotidianos de nuestra casa, sino que se comuniquen entre ellos para hacernos la vida más fácil.

Son muchos los retos que tenemos por delante como la seguridad. Cerf se pregunta "qué ocurre si todos estos aparatos y electrodomésticos los controla la persona equivocada, hay que desarrollar sistemas que permitan a estos objetos reconocer y obedecer sólo a la persona autorizada". Otros retos son el consumo de batería o reducir el tamaño de los procesadores es sólo uno de ellos pero ya hay alguna experiencia que augura un futuro prometedor.

Ordenador Mas Pequeno

La capacidad de comunicación entre ellos es otro de los saltos pendientes que permitirá dar más funcionalidad al IoT. El desarrollo de nuevas redes inalámbricas, que necesiten menos energía de los dispositivos y tengan mayor alcance o que utilicen la luz para transmitir son sólo algunos campos en los que se está trabajando.

¿Podría imaginar un hombre del año 1000 este futuro?

Quizás no somos capaces de imaginar, ni siquiera apuntar ese futuro. Esto es lo que opina Vint Cerf, ¿podría hacerlo un hombre que viviera en el año 1000? ¿Habría sido capaz de imaginar un mundo como el actual? Lo cierto es que aquí se cumple perfectamente la tercera ley de Clark, donde que nos dice que:

Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia

Si tenemos en cuenta que el hombre del año 1000 vivía atemorizado por el fin del mundo inminente, que muchos profetizaban en el año 1033, lo cierto es que resulta complicado que pudieran imaginar un mundo donde nos comunicamos con smartphones, volamos en avión o nos trasladamos con Hyperloop, tenemos una estación espacial fuera de la Tierra. Y todo lo que queda por desarrollar en la ciudad inteligente y sus posibilidades.

El Internet de las cosas y los smartphones no han hecho más que comenzar su andadura. El único pesar que muestra el protagonista del vídeo es no ser algo más joven para poder ver lo que ocurrirá en los próximos 100 años. Todavía tienen que desarrollarse y potenciarse mucho más. Controlar nuestro entorno a través de ellos, nuestra casa, nuestro coche, etc. será posible en un futuro cercano y las posibilidades que nos ofrece la nanotecnología junto con la conexión a Internet abren todo un mundo por explorar donde la imaginación y creatividad del hombre marcarán los límites.

En Xataka | Hay 7 llaves que pueden resetear internet y este "friki" tiene una

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos