Compartir
Publicidad

Esto es lo que pasaría si imprimiéramos todas las fotos que se suben a Flickr en 24 horas

Esto es lo que pasaría si imprimiéramos todas las fotos que se suben a Flickr en 24 horas
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pasear entre un mar de fotos impresas, que representan el número equivalente a las imágenes subidas a Flickr en un periodo de 24 horas. Esto es lo que nos propone el fotógrafo Erik Kessels con una instalación que estos días podemos ver dentro de la exposición Big Bang Data de la Fundación Telefónica.

El propósito de la instalación es mostrar la cantidad de fotografías que se suben a la red, el diluvio de imágenes que Internet condensa diariamente, pero también poner en evidencia el hecho de que las fotos pasan del ámbito privado al público al ser subidas a la red. Imprimir estas instantáneas nos permite ser conscientes de lo que significan más de un millón de imágenes en un día sólo en Flickr. Nada mejor que pasear entre ellas para ser conscientes de su magnitud.

En la exposición Big Bang Data no sólo se habla de imágenes, sino de datos que compartimos, muchas veces de forma consciente y otras no tanto, de la cantidad que generamos y publicamos. Compartimos localizaciones que tenemos en smartphones o wearables o los estados de ánimo que manifestamos en redes sociales o diarios personales. Vamos a ver un poco más en detalle algunos de los aspectos más destacados de esta exposición, que podemos disfrutar en Madrid hasta el 24 de mayo en Madrid y posteriormente en Barcelona del 9 de mayo al 19 de noviembre.

La huella digital de los sentimientos

Hello World

Con la cantidad de datos, de imágenes, de momentos en nuestra vida que todos compartimos se puede crear lo que podríamos llamar una huella digital de los sentimientos. Esta huella se forma cuando ponemos en contexto todos estos datos, las imágenes, vídeos, etc. utilizando para ello el Big Data. De esta forma se logra reflejar los estados de ánimo del conjunto de la población en diferentes momentos.

Esto se explica muy bien con la instalación audiovisual Hello World!, compuesta por fragmentos de más de 5000 diarios personales descargados de Internet, que nos hace pensar en la situación actual de medios de comunicación participativos o nuestro deseo de ser escuchados por los demás con la red como altavoz para nuestras reflexiones.

De las comunicaciones por telégrafo al Internet de las cosas

Pero en la exposición no sólo vamos a poder ver instalaciones audiovisuales, sino que también nos ofrece un completo repaso sobre el mundo de las comunicaciones, desde los primeros cables telegráficos submarinos, hasta los más modernos de fibra óptica y los mapas de sus trazados que hacen posible la comunicación mundial hoy en día.

Los datacenters, su evolución y la complejidad de las instalaciones que almacenan los datos también tienen su espacio. Sin la mejora de los dispositivos de almacenamiento, la reducción de tamaño de los discos duros y su aumento de capacidad no sería posible tratar y almacenar todos estos datos, todas estas fotos e e imágenes que subimos a la nube y nos permiten visualizar ese concepto, para muchos etéreo, de la nube.

La era del Big Data

Data Center

El tratamiento de todos estos datos que proporcionamos da lugar a diferentes mapas que se pueden utilizar para la planificación urbanística de recursos, ya que nos da una idea de cómo se mueve la población en una ciudad y que necesidades tiene, etc. Pero también utilizarlos por diferentes plataformas para saber en qué se gastan nuestros impuestos o de forma colaborativa como OpenStreetMap para ayudar a generar datos útiles con los propios ciudadanos como protagonistas.

En Big Bang Data tenemos diferentes mapas que nos muestran en diferentes gráficos generados a partir de datos la cantidad de vuelos que han sobrevolado los Estados Unidos en 24 horas, los medios de transportes de una ciudad o la cantidad de turistas llegados a un aeropuerto en una año. Estos son sólo una pequeña muestra de todos los que podremos encontrar.

A todos estos datos les podemos sumar los que nos ofrecen las pulseras cuantificadoras, smartwatches o smartphones, donde veremos desde mapas de localización extraídos de un iPhone a una gráfica que nos indica la vida sexual de una pareja estable. Casi todo es cuantificable hoy en día.

Por último un aspecto muy interesante de la exposición es la muestra de cómo el hombre a lo largo de la historia ha tratado de representar de diferentes formas los datos para facilitar su comprensión. Aquí vemos desde el Arbor Scientiae, una compilación de 16 árboles cuya finalidad es posibilitar el entendimiento del saber universal, del arte y de la ciencia de Ramón Llull del siglo XIII a los mapas que reflejaban la inmigración en el siglo XIX o las más modernas representaciones ya en vídeo sobre los movimientos migratorios actuales.

Todos estos aspectos hacen que Big Bang Data sea una exposición más que recomendable para visualizar lo que significan los datos que compartimos hoy en día, los que generamos casi sin darnos cuenta y las diferentes utilidades que se pueden dar a los mismos. La exposición estará del 12 de marzo al 24 de mayo en Madrid y del 9 de mayo al 19 de noviembre en Barcelona.

Más información | Fundación Telefónica

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos