Si el buscador de Ahrefs funciona, es el mayor ataque al modelo de negocio de Google en los últimos 10 años

Al buscador de Google no hay quien le tosa desde hace dos décadas, pero ahora hay un proyecto que quiere atacar su línea de flotación: la de los ingresos.

La empresa Ahrefs, conocida por sus herramientas SEO, está trabajando en un buscador que compita directamente con el de Google pero que se diferenciará de él en que le dará el 90% de sus ingresos a quienes crean ese contenido del que se alimenta el buscador. ¿Sabéis qué porcentaje da actualmente Google a los creadores de contenido? Exacto. El 0%.

Un motor de búsqueda que le da casi todos los ingresos a los creadores de contenido

Dmitry Gerasimenko, fundador y CEO de Ahrefs, hablaba del proyecto en Twitter en marzo de 2019. Lo hacía sin complejos y explicando que "Google gana 100.000 millones de dólares" con la publicidad que genera su buscador e imaginando qué pasaría "si de repente implementaran un modelo de beneficios del 90/10 que les diera 90.000 millones de dólares anuales a quienes crean y publican el contenido".

Gerasimenko comparaba esa situación con la de YouTube, que sí reparte ingresos publicitarios —aunque solo a los "grandes" creadores, los pequeños no se llevan ni un euro—, pero destacaba además algo importante.

En los últimos tiempos, indicaba, Google no solo se aprovecha de la información creada por medios y creadores independientes, sino que hace que esa información esté tan directamente accesible en su buscador que no sea necesario ni hacer clic en el sitio que la creó, algo que evita que al final ese sitio logre ingresos publicitarios.

En Ahrefs pretenden precisamente que los creadores se lleven el 90% de los ingresos generados por este motor de búsqueda. La empresa se llevaría una comisión del 10% para cubrir gastos y para pagar a quienes desarrollan esa solución, pero parece una cantidad más que razonable teniendo en cuenta lo que ocurre actualmente con Google y su modelo de negocio.

El creador de Ahrefs de nuevo indicaba estos días en Twitter que pronto podremos comenzar a usar ese buscador que están desarrollando, y celebraba que Google permita ahora —tras la histórica multa impuesta por la UE, eso sí— a los usuarios escoger qué motor de búsqueda usar por defecto en sus móviles Android.

La propuesta de Ahrefs llega en un momento interesante: son muchos los países que han tratado de lograr acuerdos en este sentido desde hace años —el Canon AEDE que planteaba algo similar a lo que plantea Ahrefs provocó que Google Noticias dejara de existir en España—, pero prácticamente ninguno de ellos ha tenido éxito, y de hecho El Tribunal Supremo acabó tumbando la tasa Google en nuestro país.

En los últimos tiempos parece haber muestras de optimismo: Facebook tuvo que llegar a un acuerdo con el gobierno de Australia en este ámbito, y hasta Google acabó llegando también a acuerdos con algunas editoriales en países como Alemania, Australia o Brasil en los últimos meses.

Este mesde enero también negoció con medios franceses en este sentido. Si la propuesta de Ahrefs no progresa puede que haya cambios de todos modos. Y si lo hace, ese éxito podría forzar a Google a modificar su postura en cuanto a ingresos publicitarios y medios.

¿Es posible escapar de Google?

La propuesta de Ahrefs es desde luego llamativa y podría plantear una interesante alternativa para usuarios, pero sobre todo para los creadores de contenido online. Todos ellos (todos nosotros) se basan en su mayoría en modelos de negocio en los que la publicidad es componente fundamental.

El problema es que el trabajo de los creadores de contenido no siempre tiene recompensa: aunque tengan publicidad en sus sitios web, si el usuario no llega a esos sitios web no hay ingresos, y el buscador de Google, que trata de dar respuesta a nuestras preguntas en su página de resultados, ha hecho que visitar esos sitios cada vez sea menos necesarios.

El imperio creado por Google convierte todo ello en un círculo vicioso: los creadores de contenido casi "trabajan para Google" y luchan por obtener mejor posicionamiento en su buscador: saben que estar entre los primeros resultados de búsqueda puede marcar la diferencia entre ganar dinero o acabar sin ingresos.

Google acaba siendo una importante fuente de ingresos, pero la dependencia que genera en todo tipo de medios y creadores de contenidos es enorme. Estudios como el de SparkToro revelan que Google es de lejos la fuente de tráfico más importante para cualquier sitio web en nuestro planeta: casi el 60% del tráfico que llega a cualquier página lo hace desde el buscador de Google.

La empresa ha ido puliendo su buscador de forma progresiva hasta convertirlo en una herramienta impecable y espectacular para el usuario: es casi como si adivinase lo que queremos aunque no logremos usar bien los términos de búsqueda. Su integración en todo tipo de ámbitos es casi absoluta, y desde luego parece difícil lograr que alguien pueda hacer que el gigante se tambalee.

Otros aparte de Ahrefs llevan tiempo intentándolo. Yahoo y Bing tienen una cuota minúscula, y solo Baidu logra plantarle cara en China. Una de las propuestas más relevantes ha sido la que DuckDuckGo defiende desde hace años, y al contrario de lo que ocurre en Google este buscador precisamente enarbola la bandera de la privacidad y asegura que no recolecta datos de los usuarios.

Sus ingresos son publicitarios, pero los anuncios no se muestran a partir de datos recolectados, sino que son anuncios relacionados con los términos de búsqueda que el usuario introduce.

Su cuota ha ido creciendo en los últimos tiempos, pero sigue siendo casi anecdótica y según los datos de StatCounter GlobalStats no pasa del 0,6% (Google tiene el 92,2% y Bing, el segundo clasificado, un 2,27%).

La propuesta de Ahrefs es desde luego relevante por ese enfoque, pero no es nueva del todo: el navegador Brave basaba su negocio en anuncios "benignos" y su propia criptodivisa, BAT, pero su estrategia cambió a finales de 2019.

Fue entonces cuando se lanzó su primera versión estable y se pusieron en marcha los llamados Brave Rewards, con los que los usuarios envían micropagos en forma de tokens BAT a sitios web y creadores de contenido que se registran en esa red.

A esos esfuerzos se les ha unido uno más: curiosamente la empresa que lo desarrolla acaba de anunciar el lanzamiento de un buscador propio que tratará de plantear una alternativa válida a la ofrecida por Google.

De momento DuckDuckGo no ha logrado convencer a los usuarios a pesar de su apuesta por la privacidad. Bing o Yahoo, "viejos rockeros" de las búsquedas, tampoco convencen. ¿Podrá el buscador de Ahrefs lograr algo con su enfoque de reparto de ingresos? Será interesante comprobarlo.

También te puede gustar

Portada de Xataka

Ver todos los comentarios en https://www.xataka.com

VER 30 Comentarios