Compartir
Publicidad

Del walkman a los h.ear on: 30 años de historia de Sony en la evolución del audio y su diseño

Del walkman a los h.ear on: 30 años de historia de Sony en la evolución del audio y su diseño
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Escuchar música de camino al parque, en el autobús o haciendo deporte. Hace 30 años que la música se vino con nosotros, dejó de estar estática en casa y nos acompañó a todas partes. El boom que nació allá por la década de los 80 trajo unos reproductores portátiles de casete que revolucionarían el consumo musical.

Sony tuvo gran parte de la responsabilidad de que todo el mundo se enamorara de los Walkman, aquellos reproductores de música portátil tan icónicos. La situación ha cambiado bastante desde aquellos días, ahora la música ha pasado a formar parte del interior de los móviles, pero la compañía japonesa quiere demostrar que la innovación en este campo sigue intacta en cada nueva generación.

Walkman, el primer icono musical portátil de Sony

Walk1

¿Quién (con cierta edad) no recuerda los míticos Walkman de Sony? Poder escuchar, mientras paseábamos por la calle, nuestro propio casete recopilatorio (lo que viene a ser una lista músical actual) era todo un lujo que se degustaba y disfrutaba.

El arranque no fue un camino de rosas para Sony. La idea de aunar un reproductor portátil de casetes con portabilidad fue algo que mantuvo ocupados a los ingenieros de Sony hasta que, ya en 1978, lograron crear el dispositivo perfecto.

Walkman

Así llegamos al año 1979, el año en el que se lanzó el Walkman TPS-L2, el primer walkman de la historia, y que tardó unos tres meses en conseguir vender 30.000 unidades (un éxito para la época).

Este walkman aún no contaba con radio incorporada, pero sí que tenía un par de conectores minijack para compartir la música e incluso un botón rojo “hotline” para poder comunicarnos con la otra persona usando un micrófono incorporado, todo ello mientras escuchamos la música.

Nos situamos en 1981 para conocer al Sony Walkman WM-2, el primer Walkman que se asemejó más a lo que vino después. El botón “hotline” desaparecía, y en su lugar encontrábamos un nuevo diseño, más moderno, y la posibilidad de adquirirlo en varios colores distintos.

Walk3

Poco después fueron apareciendo modelos como el Sony Walkman WM-101, que integraban la tan esperada función de radio, baterías recargables, y, además, contaban con un diseño aún más fino y portátil. Este tipo de dispositivos de la línea Walkman se encargaron de perpetuar su rotundo éxito desde la década de los 80 en adelante.

El Discman que sustituiría a las cintas

Pero no todo en Sony se limitaba a los casetes e incluso tampoco a la línea walkman en exclusiva, en 1984 aparecía en el mercado el primer Discman, el primer reproductor portátil de CD, que permitía escuchar la música con la mejor calidad siguiendo la filosofía de los walkman.

La música digital suena en el móvil

La evolución desde 2003 (Sony Walkman NW-MS70D) hasta la actualidad (Sony Walkman NW-F880 en adelante) marcará el paso de la música digital hasta los reproductores que conocemos hoy en día.

hires sony

El siguiente salto: los reproductores de audio de alta resolución. Este es el presente y futuro de la línea Walkman. En la actualidad contamos con la familia de reproductores Walkman Serie NW-A20, que exprimen al máximo las capacidades de los nuevos archivos de audio de alta resolución. Por supuesto, los smartphones actuales como los de la familia Sony Xperia Z también son totalmente capaces de reproducir audio digital.

¿Qué es el audio de alta resolución?

Podemos decir que “ha llovido mucho” desde la llegada de aquellos reproductores Walkman de cintas de casete. El aumento constante de calidad de sonido ha sido el avance más potente que ha experimentado esta línea de productos de Sony.

Actualmente encontraremos en el mercado dispositivos Sony Walkman totalmente enfocados a que disfrutemos del audio de alta resolución y vivamos con una intensidad absoluta cualquier canción que escuchemos de ellos.

Hires3

Si pensamos en el sonido analógico, el que escuchamos con nuestros oídos, éste se forma gracias a ondas sonoras, por lo tanto, hay que trasladar dichas ondas a un formato digital que pueda mantener la máxima calidad posible.

Para ello es preciso medir cada onda, para poder recrearlas posteriormente digitalmente. El formato usado en un CD de audio normal toma 44.100 muestras por segundo (44.1 kHz) de cada onda. Este ha sido siempre el estándar a la hora de convertir sonido para música.

Serieason23

El problema de esta frecuencia de muestreo concreta (así es como se denomina esta forma de medir) es que puede que su resultado digital no capte sonidos muy rápidos o precisos emitidos por una onda analógica real. Si a esto le sumamos una gran compresión del archivo (archivos MP3, WMA , AAC), la pérdida de información y calidad es inevitable.

Hires4

Aquí entra en acción el sonido de alta resolución. La frecuencia de muestreo de un sonido en alta resolución toma un mínimo de 96.000 muestras por segundo (96 kHz) y una profundidad de 24 bits, es decir, 3,2 veces más datos que los de un CD convencional, por lo que puede realizarse incluso a mayor velocidad.

También podemos encontrar pistas con 24 bits de profundidad y 192 kHz de frecuencia de muestreo, es decir, 6,5 veces más datos que los transmitidos en un CD convencional. Todo esto se logra almacenar en nuevos formatos de audio sin pérdida ni compresión.

Hires1

En ese aspecto contamos con formatos variados como el DSD - DFF, pensado para equipos y formatos profesionales de audio como los CD de súper audio, o DSD-DSF en aplicaciones de ordenador.

Luego nos encontramos con formatos más conocidos por la mayoría de usuarios, como el WAV, desarrollado para el sistema operativo Windows, AIFF, desarrollado para los sistemas Mac, o los nuevos formatos FLAC, que es libre y comprime sin pérdidas, o ALAC, la tecnología de compresión sin pérdida de Apple.

Los archivos de audio de alta resolución se pueden comprar cómodamente en un servicio musical y ser transferido a todos esos dispositivos en los que disfrutemos de la tecnología de audio de alta resolución.

Hires2

Para suplir las necesidades actuales de interconectar dispositivos inalámbricos, existen codecs como el LDAC, que transmiten audio de forma inalábrica entre equipos compatibles con una calidad cercana al audio de alta resolución.

También contamos con la tecnología DSEE HX, que permite restaurar la información de archivos de calidades inferiores para que alcancen una calidad cercana a los archivos reales de audio de alta resolución.

h.ear on, la mejor forma de disfrutar del audio de alta resolución

Tan importante como contar con un reproductor Walkman de audio de alta resolución es contar con un equipo de escucha adecuado, en este caso, unos auriculares a la altura de las funciones del reproductor.

Quizá los Sony h.ear on sean los auriculares más preparados para este cometido. Su diseño de alta calidad ya nos pone en aviso, nada más verlos, del acabado que nos depararán estos productos.

Por ejemplo, los auriculares h.ear on MDR-100AAP aúnan comodidad y un diseño atractivo, en varios colores, con una cuidada fabricación, preparada para exprimir al máximo el audio de alta resolución.

En este caso concreto, los auriculares usan unidades de diafragma HD de 40 mm que mejoran notablemente el rango dinámico del sonido, además están revestidos con titanio, para minimizar la distorsión. Su rango va desde los 5 Hz a los 60 kHz, abarcando todo tipo de ondas sonoras audibles.

De los h.ear on también nos gustaría destacar el micrófono, que aumenta la conectividad y que hace que sean el complemento perfecto del smarthphone.

Sony

En la misma familia de auriculares h.ear on encontramos los auriculares internos h.ear in MDR-EX750NA con reducción de ruido. Estos auriculares usan un diafragma de 9 mm de alta sensibilidad, con graves intensos con control de respuesta de ritmo.

Hear1

Su rango va desde los 5 Hz hasta los 40 kHz, aportando calidad en graves, medios y agudos a partes iguales. El detalle de reducir el ruido del exterior viene dado al uso de un par de micrófonos que, digitalmente, se sincronizan para detectar cualquier sonido externo a los auriculares y anularlo entre sí.

Imágenes | playbackfm | theverge | bustle

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos