Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Pantalla y batería, una relación de amor-odio. ¿Cómo evitar el divorcio?

Pantalla y batería, una relación de amor-odio. ¿Cómo evitar el divorcio?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Houston, tenemos un problema. Los smartphones son cada vez más grandes en pantalla pero a su vez delgados, y las baterías se ajustan hasta el límite para conseguir buenas autonomías. Y esto no cuadra: más grandes, más 'consumistas', pero con baterías más pequeñas.

Los fabricantes apuestan por buscar la máxima eficiencia en los smartphones, y de todos sus componentes hay uno que destaca sobre los demás por su mayor consumo: la pantalla de los teléfonos se lleva muy mal con la batería, siendo una auténtica relación de amor y odio. ¿Cómo podemos hacer para que nuestro teléfono no sufra tanto con la pantalla? Hay soluciones, claro que las hay.

El problema: teléfono delgado o buena batería

Cuando los smartphones nacieron nadie se fijaba en su grosor, pero con el paso de los años y las sucesivas generaciones de cada teléfono, empezaron a adelgazar drásticamente. Hoy en día tenemos teléfonos con menos de un centímetro de grosor, algunos con récord que alcanzan menos del medio centímetro.

Zenfone2

Esta carrera por conseguir el smartphone más fino tiene un claro inconveniente: los fabricantes necesitan mantener un conjunto de componentes potentes, y por tanto el elemento más sacrificado suele ser la batería. En otras palabras: cuanto más fino sea el smartphone el espacio para otros componentes será menor, lo que traerá consigo una disminución en el volumen de la batería y, por tanto, una menor capacidad, autonomía y duración.

Cuanto más fino sea el smartphone el espacio para otros componentes será menor, lo que traerá consigo una disminución en el volumen de la batería

Un teléfono inteligente está diseñado con una serie de componentes de bajo consumo, pensados precisamente para prolongar en todo lo posible la autonomía. Sin embargo, de todos ellos, la pantalla suele ser el elemento que más energía consume: consiste en iluminar un panel de LEDs microscópicos, que son los que generan tanto el brillo de la pantalla como los colores que los usuarios observamos. Es obvio que cuanto mayor sea el brillo que emita la pantalla mayor será el consumo energético, e igualmente también existe una relación con el tamaño de la pantalla (a mayor tamaño, generalmente, también mayor consumo energético).

Para solucionar estos problemas, tanto los fabricantes como terceros desarrolladores han puesto en marcha varios métodos y mecanismos con los que buscan mejorar la cifra mágica de horas que un teléfono es capaz de estar funcionando.

El software como solución

Y con software nos referimos al sistema operativo, a sus funcionalidades y posibles configuraciones, así como a software de terceros, principalmente apps que pueden descargarse e instalar en tu teléfono.

Dado que el principal componente consumidor de batería es la pantalla, la primera solución consiste en configurar el smartphone para limitar el brillo de la propia pantalla. A menor brillo menor consumo energético y, por tanto, mayor autonomía. Esto es lo más sencillo de llevar a cabo, simplemente entrando en tu teléfono Android a Ajustes > Pantalla, donde encontrarás la configuración del brillo; ajústala al mínimo para maximizar el rendimiento de la batería.

Asus Zenui

Puedes probar a desactivar las animaciones del sistema operativo, como las transiciones entre menús o el cómo se abren las aplicaciones. El teléfono consume energía en todo momento, y cuantas menos cosas esté ejecutando, mayor será la autonomía del terminal. Más lo agradecerá en el día a día.

Un punto que muchas veces no se tiene en mente es el tiempo para volver al reposo. Configura el teléfono para que la vuelta a reposo sea lo más corta posible

Un punto que muchas veces no se tiene en mente es el tiempo para volver al reposo. Encendemos el teléfono muchas veces para comprobar las notificaciones, y en muchas ocasiones simplemente lo devolvemos al bolsillo; configura el terminal para que la vuelta a reposo sea lo más corta posible, para que así su pantalla esté encendida durante el menor espacio de tiempo posible y, con ello, conseguirás también ahorrar batería.

Por último, no sólo los ajustes del sistema nos permiten ahorrar batería. Hay muchos trucos para ello, algunos de los cuales repasan en Xataka Android. Por ejemplo, podemos desactivar servicios que no vayamos a utilizar como la conectividad WiFi o los sistemas de localización como GPS, o desactivar las apps menos habituales en nuestro día a día. En definitiva, cualquier elemento del smartphone propenso a no ser usado con frecuencia puede desactivarse para que no esté consumiendo energía.

El caso del ASUS Zenfone 2

El ASUS Zenfone 2 incorpora, además de las tecnologías propias del sistema Android, otros mecanismos para incrementar la vida de uso de la batería del teléfono. Por ejemplo, los sistemas de control de brillo o también el uso de un contraste dinámico para configurar la pantalla, que permite elegir el modo de color para personalizarla a lo que desee el usuario; uno de estos controles asegura el máximo control de la energía consumida, y por ende también de la autonomía final.

Asus Zenfone 2 Rojo

ZenFone 2 dispone de varios modos específicos para gestionar la batería, que incluyen tanto un modo de máximo rendimiento (el más consumista de todos) como uno de ahorro inteligente, denominado smart-saving mode, que configura algunos servicios y funcionalidades para reducir el consumo general. También es muy interesante el mecanismo que permite intercambiar entre un modo u otro de forma automática, según la franja horaria en la que nos encontremos y que puede personalizarse al gusto del usuario.

ZenFone 2 dispone de varios modos específicos para gestionar la batería, que incluyen tanto un modo de máximo rendimiento como uno de ahorro inteligente, denominado *smart-saving mode*

Especialmente atractiva es la tecnología ASUS BoostMaster, carga rápida, con la que ASUS promete cargar el 60% de la batería, de 3.000 mAh., en sólo 39 minutos, y por si eso fuera poco... 10 minutos de carga proporcionan hasta 4 horas de conversación 2G, o 2.7 horas de conversación 3G.

ASUS asegura que la batería del ZenFone 2 alcanzará un día de autonomía con un uso intensivo, lo cual puede llevarnos al par de días con un uso moderado si además ponemos en práctica las tecnologías de las que dispone. Y además, en el caso más negativo en el que la batería esté a punto de agotarse, unos pocos minutos de carga servirán para poder seguir utilizándolo durante varias horas más.

En Tecnología Zen

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos