Un especial ofrecido por

Tecnologías que nos ayudan a superar el reto de conducir en ciudad

El imparable crecimiento de las ciudades en habitantes y sistemas de movilidad urbana plantea nuevos desafíos para los que hay que estar preparados. El coche actual ha de ser capaz de gestionar con agilidad y precisión la convivencia con una mayor densidad poblacional, los cada vez más numerosos vehículos tradicionales y los colectivos más vulnerables como pueden ser los usuarios de motos, bicis, segways y patines. Para conseguirlo, la tendencia de la industria está centrándose en incluir tecnologías capaces de resolver estos retos a través de sistemas inteligentes de asistencia a la conducción y de seguridad, sin dejar de lado innovaciones en confort e infoentretenimiento.

Lejos de tratarse de ambientes estáticos, las ciudades se parecen más a organismos vivos en constante desarrollo, y hoy acogen a más ciudadanos de los que jamás han tenido en su interior. Según datos del Banco Mundial, más del 54% de la población mundial vivía en 2015 en entornos urbanos, a lo que había que sumar cada semana tres millones de nuevos miembros, tal como estimaba la Organización Internacional para las Migraciones. De hecho, la mayor parte de lectores leerá este artículo desde una ciudad.

Este aumento de la densidad poblacional hace que el número de peatones sea cada vez mayor, lo que nos obliga como conductores a extremar las precauciones al volante. Si hace años los pasos de peatones, las rutas escolares o las inmediaciones de los centros de día resultaban puntos conflictivos, actualmente hemos de tener especial cuidado con estas zonas y con muchas otras no delimitadas.


El uso intensivo del smartphone ha generado lo que, medio en broma, medio en serio, llamamos phonbies (phone + zombie), caminantes solo atentos a la pantalla de su móvil. Esta conducta supone un riesgo añadido a la complejidad propia de las urbes, por lo que, según recoge la DGT, ciudades como Estocolmo ya han empezado a incluir señales de advertencia a conductores.

Al mismo tiempo, ciudades medianas y grandes están siendo testigos de una ampliación de los sistemas de movilidad urbana —con monociclos, segways, monopatines eléctricos— y transporte —con las recientes modalidades de sharing—. La presencia de todos estos nuevos actores en las calles supone otra contingencia para los conductores de coches que viene a sumarse a los también cada vez más numerosos ciclistas y motoristas.


phonbies

Navega debajo del mapa para descubrir los principales retos de la conducción en ciudad:

El vehículo orientado a la circulación urbana

Frente a estos cambios urbanos, ¿qué tipo de vehículo están demandando los conductores? Del último estudio del Observatorio Español de Conductores del RACE sobre adquisición de un vehículo (diciembre 2014) se desprende que, entre compradores recientes y futuros, lo más habitual es decantarse por un coche de tamaño medio (en un 46,5%) y con motor diésel (49,2%).


seat león visio

Asimismo, la principal variable que motiva la compra del vehículo según este informe es el precio (63,2%). No es excluyente y a ella le siguen el nivel de consumo (42,8%), la seguridad (38,3%) y el equipamiento/prestaciones (33,3%).

Todo ello significa que la demanda de coches se está desplazando hacia un tamaño compacto que permita flexibilidad, una mayor seguridad apoyada por la última tecnología y un mejor equipamiento interior. El propósito es brindar al usuario la oportunidad de conducir de la forma más confortable y superar los desafíos que presenta la compleja configuración de las ciudades, como ocurre en el caso del nuevo SEAT León VISIO de 5 puertas.

Adaptado para la nueva ciudad, el nuevo SEAT León VISIO plantea tres opciones de motores (gasolina, diésel y GNC) a la vanguardia del rendimiento térmico y la reducción de emisiones. Todos los motores, desde el 1.2 TSI de 81 kW (110 CV) al 2.0 TDI de 110 kW (150 CV), cuentan con la opción de Start/Stop que evita mantener el motor encendido en las numerosas paradas por ciudad.

El nuevo SEAT León VISIO  incorpora de serie radio Media System Plus, cámara de visión trasera, control de crucero adaptativo (ACC) con Front Assist, sensores de luces y lluvia, asistente de salida involuntaria de carril, asistente de atascos y asistente de emergencia. Ofrece, además, la posibilidad de añadir el sistema de navegación. 








No obstante, es la tecnología al volante, especialmente la que tiene que ver con la seguridad,  la que está siendo muy demandada en la compra de vehículos en los últimos años, según el dossier Claves de una industria competitiva de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC). Y aquí entran en juego innovaciones como el control de crucero adaptativo, el sistema de frenada de emergencia o el detector de fatiga.

Estos y otros sistemas automáticos e inteligentes, que vemos perfectamente integrados en el nuevo SEAT León VISIO (que cuenta con cinco estrellas Euro NCAP), ayudan a avanzar  con paso firme hacia la máxima seguridad posible en la conducción. Son la antesala incontestable del vehículo 100% autónomo, que en el futuro recorrerá nuestras ciudades. En este aspecto, fuentes de la Agencia Internacional de la Energía estiman que para 2035 la tasa de penetración en el mercado de vehículos autónomos será de un 25%, mientras el resto previsiblemente integrará mayor número de sistemas de asistencia a la conducción.

Las nuevas ciudades tienen un nuevo tipo de movilidad

Como avanzábamos unas líneas más arriba, varias tendencias están calando lentamente en las principales metrópolis, cambiando de manera gradual la circulación y haciéndola más compleja. Entre ellas, el uso cada vez más habitual de vehículos no normalizados como segways o scooters, la inclusión de los ciclocarriles con preferencia ciclista, la peatonalización de los núcleos urbanos, la llegada de operadoras de vehículos compartidos que llena las ciudades de nuevas flotas, etc.

city

Con respecto a estas últimas, en ciudades como Madrid o Barcelona se está implantando rápidamente el carsharing o motosharing eléctrico pese a que el grueso de los conductores hemos aprendido a circular con turismos de marchas. Esto hace que una gran parte de la movilidad carezca de experiencia para el tipo de vehículo que coge, lo que implica un escollo añadido a la conducción.

A finales de 2017, en Madrid había más de 2.500 turismos, 1.200 motos y 3.000 bicicletas de uso compartido, que se han de sumar a los nuevos patinetes eléctricos, patines o sistemas similares. No obstante, como se puede ver en la gráfica adjunta elaborada a partir del estudio ‘IV Radiografía de los hábitos de movilidad de los españoles’ promovido por la empresa Alphabet, el automóvil sigue siendo el medio de movilidad preferido por los españoles.

En consecuencia, la integración de tecnologías de detección y asistencia en la conducción y la frenada en los coches resulta más que interesante en esta nueva ciudad compartida no solo con mayor número de peatones que nunca, sino con más vehículos en calzadas y aceras.

En este contexto, disponer de vehículos con tecnología inteligente va a resultar clave para prevenir accidentes en entornos urbanos.








Tecnología moderna al servicio de la automoción 

Los turismos están a la vanguardia de la tecnología moderna. No en vano, en 2015 se invirtieron 1.207 millones de euros en I+D+i . Esto supone el 3,8% de la facturación del sector, según datos recogidos en la Agenda Sectorial de la Industria de la Automoción 2017 publicada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Se trata, probablemente, de los objetos más automatizados y robotizados que encontramos a nuestro alrededor en el día a día. De esta automatización, destacamos la tecnología de seguridad que implementa el nuevo SEAT León VISIO y de la que revisamos a continuación algunos sistemas.

1. Control de crucero adaptativo con Front Assist

Gracias a la tecnología de control de crucero es posible seleccionar la velocidad a la que el vehículo circulará de modo constante a menos que frenemos. El control de crucero adaptativo o ACC añade un parámetro de fiabilidad muy importante: mantener la distancia de seguridad correcta.

El radar de medio alcance se usa para calcular y mantener la distancia de seguridad y se combina con el asistente de frenada en caso de ser necesario. Esta supone una sinergia tecnológica que permite no solo protegernos de una colisión, sino también proteger a los colectivos más vulnerables en caso de que se crucen ante nosotros.

Si se da el caso, el nuevo SEAT León VISIO primero avisa al conductor con un mensaje en pantalla. Si este no reacciona, el vehículo realizará una frenada de emergencia de forma autónoma gracias al sistema Front Assist.

2. Cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento

Otra característica común en la conducción urbana son las maniobras de aparcamiento. Con frecuencia, cuando entramos o salimos de una plaza, aparecen ángulos muertos o puntos en los que la visibilidad es reducida.

La cámara de visión trasera que incluye el nuevo SEAT León VISIO facilita este tipo de maniobras, mientras que los sistemas de aparcamiento trasero nos indican la distancia al siguiente objeto a través de un tono que va cambiando de frecuencia cuando nos acercamos al obstáculo. Si este se desplaza, el vehículo también nos avisará.

3. Asistente de salida involuntaria de carril y detector de fatiga

Las distracciones en carretera, tal y como veremos más adelante, son muy frecuentes tanto en ciudad como en vías rápidas. El cansancio, la baja concentración o una conversación en el interior del vehículo pueden hacer que nos salgamos del carril. En este sentido, seguramente, más de uno habrá notado las típicas vibraciones del volante al pisar las guías sonoras que delimitan los carriles en algunas vías.

asistente salida involuntaria

El asistente de salida involuntaria de carril del nuevo SEAT León VISIO evita que crucemos la línea que separa un carril de otro si no hemos dado previamente los intermitentes en esa dirección. De este modo, la tecnología en seguridad del vehículo hace más difícil los alcances laterales o las salidas de la carretera.


Por su parte, el detector de fatiga complementa las prestaciones de dicho asistente comprobando constantemente distintas variables, como la presión sobre el volante o el acelerador. Si percibe riesgo de somnolencia, advierte al conductor para realizar una pausa y evitar un posible accidente.

Reducir siniestros y víctimas, una prioridad

Uno de los objetivos últimos del desarrollo de las tecnologías que estamos viendo es reducir el número de siniestros y las víctimas que acarrean. El número de accidentes mortales en las carreteras —tanto neto como comparado con el número de trayectos— sigue en tendencia a la baja desde 1989. A pesar de ello, en 2017 hemos tenido que lamentar 1.200 fallecidos en carreteras (39 más que el año pasado) y, si la tendencia de 2015 y 2016 se conserva en 2017, el número de víctimas mortales en las calles de la ciudad rondará las 400 personas.

De 2016 a 2017, la cifra de desplazamientos aumentó un 4,2%, pero la cantidad de fallecidos en turismo lo hizo en un 7%. Aún son más graves los casos de los ciclistas (+11%) o motoristas (+12%). Estos se hallan más desprotegidos al carecer de blindaje y su tamaño los hace muy vulnerables, con lo que en ocasiones quedan en ángulos muertos y no son visibles a través de los espejos.

Sistemas inteligentes frente a los malos hábitos del conductor

driver


La edad media del parque español de turismos es de 12 años, pero asciende a 13,2 años cuando nos centramos solo en los vehículos accidentados. Es decir, el mal estado del vehículo, la antigüedad, su falta de conservación o la carencia de sistemas tecnológicos avanzados son variables de carácter transversal en los accidentes.

En un estudio del RACE sobre los hábitos de los conductores en los desplazamientos aparecían varios datos interesantes: el 14,1% de los encuestados afirmó que se sentía inseguro conduciendo. Al mismo tiempo, el 51,6% de los conductores admitía no respetar la distancia de seguridad de tanto en tanto, hacer uso del teléfono móvil conduciendo (41,5%) o haber dado cabezadas al volante (11,1%), entre otros.

Jaime Moreno, subdirector de Movilidad de la Dirección General de Tráfico, comentó en la Revista DGT de abril de 2017 que la seguridad vial se sustenta en tres pilares: la vía, el ser humano y el vehículo. De este último, destacó la importancia que tendrán tecnologías como la conectividad del vehículo, la automatización de ciertas funciones (control de crucero adaptativo o ACC) o los sistemas de ayuda a la conducción (como Front Assist o el asistente de cambio de carril) en materia de seguridad vial.

De manera exponencial, los vehículos cada vez cuentan con más sistemas automáticos que desplazan ciertas tareas a su centralita y se espera que esta tendencia se acelere aún más hasta que los vehículos autónomos sean una realidad. Pero hasta que los coches conduzcan por sí mismos, mejor contar con aquellos modelos que integren la última tecnología en seguridad.

Si además la innovación se pone al servicio del confort, aún mejor. Es lo que sucede con el nuevo SEAT León VISIO, con características tan útiles como el cargador inalámbrico para smartphones, que permite la carga del teléfono con tan solo dejarlo bajo la consola central.

Junto a esta, la tecnología Full Link brinda la oportunidad de conectar hasta dos teléfonos para acceder a nuestra música, llamadas, mapas y aplicaciones gestionándolo todo desde la polifacética consola central.

Publicidad
Subir