Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Aún hay quien lee el Teletexto? El ayer y el hoy de esta tecnología

¿Aún hay quien lee el Teletexto? El ayer y el hoy de esta tecnología
Guardar
32 Comentarios
Publicidad

Noticias de última hora, deportes, programación televisiva, informe meteorológico, los últimos resultados de la lotería. Si hoy os preguntase por alguno de estos temas lo más común es que os acercaseis a vuestro teléfono móvil para conseguir la información, pero hace apenas diez años la alternativa habría sido bien distinta, habría sido el Teletexto.

Llegó y tal y como vino se fue, o al menos lo va haciendo paulatinamente, dejando hueco a nuevos sistemas de información y convirtiéndose en un sistema que los hijos de la era de internet olvidarán con relativa facilidad. Es el precio a pagar por un universo tecnológico que crece más rápido que nosotros.

Teletexto: el internet de los 80

Lo habitual en estos casos es mencionar aquello de "sus creadores no podían llegar a imaginar su éxito", pero lo cierto es que en este caso fue precisamente esa intención la que acabó dándole vida al sistema. El Teletexto debía de ser un sistema de información que llegase a todos los rincones del mundo, ofreciendo a aquellos que no podían permitirse otra opción un continuo flujo de información.

La idea nación en los laboratorios californianos de Philips en 1970, pero no fue hasta el año siguiente cuando el ingeniero John Adams presentó el primer prototipo a las cadenas del Reino Unido. Como decíamos el objetivo era llevar el Teletexto a cualquier hogar que pudiese permitirse un televisor, así que dar con la clave para el éxito del proyecto asumiendo que el coste debía ser mínimo no fue tarea fácil.

Las primeras pruebas se realizaron de la mano de la BBC en 1973 y un año después, el 23 de septiembre de 1974, la cadena pública dio el pistoletazo de salida a uno de los mayores fenómenos de nuestra tecnología reciente. Había nacido Ceefax.

Ceefax: el pionero

Ceefax era un Teletexto de nivel 1, un sistema capaz de transmitir una serie de páginas cuya información se limitaba a una serie de 96 caracteres alfanuméricos y 64 caracteres gráficos que se disponían mediante líneas que ocupaban la pantalla dibujando la información como si de una cuadrícula se tratara.

Ceefax

El televisor recibía todas las páginas y mediante códigos numéricos establecíamos qué debía mostrarse. No había interacción, al marcar un número no enviábamos la información a un receptor para que nos enviase esa señal, simplemente escogíamos qué líneas debían dibujarse en pantalla de todas las que se habían transmitido a nuestro televisor.

Lo que Ceefax mostraba durante sus inicios corría a cargo de Colin McIntyre, que se encargaba de actualizar diariamente las 24 páginas de noticias que debían mostrarse al público. No fue hasta dos años después que el equipo editorial fue lo suficientemente amplio para dar un nuevo salto, pasando a convertirse en un sistema de 100 páginas que ya funcionaba en todo Reino Unido.

Telecinco: el Teletexto de TVE

Teletexto

El resto de países europeos fue sumándose paulatinamente a la nueva corriente de información y a mediados de los 80 varias cadenas del Viejo Continente ya mostraban su propia versión del Teletexto.

Aquí tuvimos que esperar algo más y tras varias emisiones de prueba durante el Mundial de Fútbol celebrado en nuestro país, TVE decidió iniciar la emisión de su Teletexto el 16 de mayo de 1988.

Lo llamó Telecinco, aunque un año después acabaría cambiándole el nombre a Teletexto TVE tras el lanzamiento de la cadena del mismo nombre.

El sistema, apoyado en una variante denominada nivel 1,5 por la inclusión de 128 caracteres en vez de los 96 originales, con añadidos como la letra eñe o la cedilla, no buscaba sólo convertirse en una nueva fuente de información, sino también convertirse en una solución para aquellos con problemas auditivos que vieron en el sistema de subtítulos la oportunidad de disfrutar de los contenidos emitidos.

El fin del Teletexto

Tras 38 años en emisión uno de los sistemas tecnológicos de mayor crecimiento (en España se pasó de dos a catorce millones de televisores con Teletexto en apenas 10 años) cedió el paso a los nuevos sistemas de información y el 23 de octubre de 2012 el Ceefax de la BBC fue desconectado.

El fin del Teletexto inició su andadura no sin antes sumarse a experimentos como el del Telesoftware, destinado a transmitir programas capaces de realizar cálculos gracias a un receptor conectado al ordenador, o incluso un videoclip publicado en 2009 usando el sistema de emisión de páginas.

Aunque aún a día de hoy podemos ver a nuestros padres consultar los resultados deportivos o nuestras madres comprobando el número premiado del último sorteo de la ONCE, el Teletexto va dejando paso a otros sistemas como el del Teletexto Digital, adoptado gracias al sistema de retransmisión por satélite y terrestre y más enfocado a las guías de programación que a las actualizaciones de noticias.

Más en Vive Philips TV

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos