Publicidad

La estrategia en tiempo real quiere volver a su época dorada tirando de nostalgia. Y ahí 'Age of Empires' se lleva la palma
Videojuegos

La estrategia en tiempo real quiere volver a su época dorada tirando de nostalgia. Y ahí 'Age of Empires' se lleva la palma

En la pasada gala de los Game Awards 2019 se despachó el ganador de la categoría del mejor juego de estrategia ('Fire Emblem: Three Houses', por cierto) en un suspiro, sin espacio para que subiese al escenario el equipo premiado, como si ya no fuese relevante este género. Cosa que, desde luego, no es cierta. Y no lo decimos por su tremendo impacto dentro de los eSports por esa religión llamada Starcraft en Corea del Sur.

Cierto es que el género tuvo su etapa dorada en los noventa, especialmente tras la explosión de los RTS (Real-Time Strategy; estrategia en tiempo real) como clara evolución del legendario Dune II: Battle for Arrakis de Westwood Studios. Hubo una masificación importante en aquella época que nos dejó clásicos atemporales, joyas ocultas y otros títulos para olvidar. Hoy sobreviven los más grandes y hay una tendencia para resucitarlos y pulir sus fórmulas. ¿Quiere decir que se ha estancado el género?

Starcraft II, el nostálgico efecto dominó

090119 Rts2020 01

No resulta complicado comprobar cuándo comenzó esa tendencia de volver al ruedo ese espíritu noventero de los RTS. Hay que viajar tan solo una década atrás en el tiempo, hasta el lanzamiento de 'StarCraft II: Wings of Liberty'. Ahí Blizzard Entertainment nos brindaba la ansiada secuela del clásico de 1998, respetando al máximo su espíritu, para ampliar su universo y saber más sobre Terran, Zerg y Protoss. Una producción titánica que salió en tres juegos hasta culminar en 'StarCraft II: Legacy of the Void'.

En un marco de cinco años, la compañía de 'Diablo' nos ofreció tres campañas distintas y contenido a espuertas para crear una de las secuelas más ambiciosas que se recuerden. Era como volver hasta finales de los noventa, pero mejorando nuestro recuerdo. Una renovación ideal, sin cambios estridentes, para que los veteranos se sintiesen como en casa y que fuese más fácil captar a un nuevo público ávido de retos estratégicos.

Por si fuera poco, la propia Blizzard se animaría con la remasterización del 'StarCraft' original en 2017, siendo un año bastante especial para los fans de los RTS de corte futurista, puesto que el clásico de 1998 se acabaría pasando al modelo gratuito y su secuela también en su paquete más básico. Lo curioso es que en 2019, 'StarCraft Remastered' acabaría recibiendo un DLC un tanto extraño, cambiando su apartado gráfico por uno en plan dibujo animado. Y de pago. Pero ya sabemos el peso de este clásico.

Como no hay dos sin tres, a finales de este mes de enero Blizzard acabará lanzando al mercado la puesta al día de su otro gran clásico del género, el laureado 'Warcraft III: Reign of Chaos'. Se llamará 'WarCraft III: Reforged' y no será una mera remasterización, sino algo más parecido a un remake por su tremendo lavado de cara a nivel gráfico, el rediseño de su campaña y en todo lo relativo al control e interfaz de juego. Algo parecido a lo que lleva haciendo Microsoft estos últimos años con 'Age of Empires'.

El regreso a lo grande de Age of Empires

090119 Rts2020 02

El cierre de Ensemble Studios en 2009 fue un varapalo muy gordo ante el que Microsoft no supo reaccionar debidamente. Sin contar expansiones o adaptaciones de sus últimos capítulos, la saga 'Age of Empires' llevaba parada desde 2005 y, para su regreso, Microsoft Game Studios le pasó el testigo a Robot Entertainment ('Orcs Must Die!'), estudio que no pudo finalizar el desarrollo de 'Age of Empires Online', puesto que Gas Powered Games (equipo liderado por Chris Taylor, a quien le debemos esa joya llamada 'Total Annihilation') acabaría dándole los últimos toques en 2011.

Su estreno mediante Games for Windows Live fue polémico, puesto que para jugar requería una conexión permanente a Internet y para colmo había diversos elementos con micropagos, aunque por lo demás fuese un RTS bastante consistente con un alto grado de adicción detrás. Hoy, eso sí, resulta injugable puesto que sus servidores echaron el cierre en 2014. Lo bueno es que un grupo de fans lo ha rescatado bajo el proyecto Celeste.

Todo esto le vino bien a la compañía de Redmond para comprender qué es lo que quería la comunidad, el regreso del clásico de 1999. Y así surgió 'Age of Empires II HD' para Steam en 2013. Sin ser una remasterización tan cuidada, sirvió, además, para insuflarle más vida a esta joya de la estrategia en tiempo real mediante expansiones de nuevo cuño, como 'The African Kingdoms' en 2015. De hecho, fueron unos años de varias expansiones, remasterizaciones ('Age of Mythology: Extended Edition' y 'Rise of Nations: Extended Edition') y experimentos, porque incluso se intentó conquistar el mercado de los móviles con 'Age of Empires: Castle Siege'.

Se acercaba el 20 aniversario de 'Age of Empires' y los fans necesitaban un regreso a lo grande, no de ver cómo se estiraba el chicle sin cambios reseñables. Así surgió 'Age of Empires: Definitive Edition' en 2018, con el clásico de 1997 en forma de remake y con una mejora sustancial en la interfaz de juego. ¿Lo malo? Que la IA no estuvo a la altura, empañando el conjunto. Suerte que esto y mucho más se cuidó mejor en 'Age of Empires II: Definitive Edition'. Y habrá que ver el trato que recibe el tercer capítulo.

Donde se atisban cambios de peso es en el ansiado 'Age of Empires IV', a cargo de Relic Entertainment, especialmente en su renovado motor gráfico, para dar lo mejor de sí de las 3D a 4K en batallas multitudinarias. Pero también es cierto que Microsoft no es tonta y sabe que no puede cambiar el núcleo de juego así como así, de lo contrario perdería el grueso de su público. Porque esta fórmula de gestión y batallas ha permanecido inamovible a lo largo de 20 años. Y en la competencia, casi igual.

Command & Conquer quiere su trono

090119 Rts2020 03

La situación de la mítica saga 'Command & Conquer' es completamente diferente, por desgracia. Tras la triste desaparición de Westwood Studios y el relevo de EA Los Angeles, vivió sus años más duros tras el arriesgado 'Command & Conquer: Tiberian Twilight', juego que a la postre paralizaría la saga. El gigante de Redwood no supo encauzar su rumbo por culpa de aquel 'Command & Conquer: Tiberium Alliances' para navegadores y la cancelación del reboot gratuito de 'Command & Conquer' en 2013.

Daba la sensación de que teníamos que recurrir a proyectos creados por los fans de CNC para disfrutar de sus mejores clásicos, como el imprescindible OpenRA (proyecto de código abierto y totalmente gratis), donde se engloba el clásico de 1995 junto con 'Red Alert' y 'Dune 2000', estando cada vez más cercano el soporte a 'Command & Conquer: Tiberian Sun'.

EA ha tardado bastante en darse cuenta de la importancia de esos clásicos, de ahí que anunciase a finales de 2018 las remasterizaciones para 'Command & Conquer' y 'Red Alert' para este 2020, viendo hace poco una primera ración de gameplay la mar de jugosa, donde quedan patentes las mejoras a nivel gráfico. Es un comienzo, desde luego, pero no la solución. Aunque está claro que el público pide volver a las mecánicas de antaño, donde se siente más cómodo y sabe los atajos al dedillo.

¿Se ha estancado el género? ¿No hay alternativas dentro de la estrategia actual?

090119 Rts2020 04

¿Quiere decir esto que no tienen cabida las nuevas propuestas y que se ha estancado el género? No necesariamente, aunque sí que es cierto que los juegos de estrategia que debutan en la actualidad lo tienen mucho más difícil para conquistar al gran público o no son productos tan redondos.

Recuerdo aquel 'End of Nations' que intentó ser un 'Command & Conquer' a gran escala y que se acabó cancelando, no sin antes probar un cambio hasta el género de los MOBA, o cómo 'Grey Goo' distó mucho de lo que se esperaría para un estudio como Petroglyph, formado por antiguos componentes de Westwood Studios. Es, de hecho, el estudio que más se resiste a abandonar ese estilo añejo, por mucho que llegue a introducir nuevas mecánicas, como sucedió con el reciente 'Forged Battalion', donde diseñamos nuestra propia facción a base de desbloquear elementos jugando. Hasta le encanta el toque retro, como en la serie '8-bit Armies'.

El que busque RTS como los de antaño tiene todavía alternativas, aunque tiene que afinar más la vista, puesto que ya no son tan numerosas las novedades reales. Ahí está, por ejemplo, el 'Act of Aggression' de Eugen Systems, que ha necesitado de una "Reboot Edition" para pulir bastante su jugabilidad y convencer a más gente, con recepción notable esta vez.

Sin embargo, salvo las excepciones de los pesos pesados del género (aún falta el regreso de la secuela de Commandos en su edición HD a cargo de Kalypso Media, fijado para este mismo mes en PC), en esta última década el género ha evolucionado por otros derroteros, flirteando con los MOBA, como expusimos anteriormente, o con las oleadas intensas de enemigos, como sucedió con 'They Are Billions', título español que pegó muy fuerte con su debut en Steam Early Access a finales de 2017.

A veces surgen experimentos sumamente llamativos, como 'Tooth and Tail', pero no llegan a contar con la visibilidad e impacto de antaño, mientras que otras propuestas arriesgan lo mínimo para satisfacer al fan, como sucedió con el soberbio 'Shadow Tactics: Blades of the Shogun' para los que llevábamos tantísimos años demandando el regreso de Commandos.

Que estemos viendo últimamente tanta remasterización y remake es claro indicativo de que al final sólo triunfan los más grandes y que se está tirando de nostalgia para revivir uno de los géneros que más satisfacciones nos ha dado en la historia de los videojuegos. Pero es una pena depender de esas vacas sagradas y que haya cada vez menos experimentos que refresquen una fórmula tan adictiva que nos hace darle mucho al coco.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios