Compartir
Publicidad
Publicidad
50 luces y sombras de Switch. Primeras impresiones de la nueva consola Nintendo
Videojuegos

50 luces y sombras de Switch. Primeras impresiones de la nueva consola Nintendo

Publicidad
Publicidad

Tras estar varias horas jugando con la Nintendo Switch, hablar con los responsables del producto e intercambiar opiniones y preguntas con prensa y blogs de varios países, servidor ha llegado a tres conclusiones: esto es lo que debería haber sido Wii U (o, dicho de otra forma, Wii U se lanzó años antes de que la tecnología estuviese preparada para una experiencia redonda); Nintendo parece ser el único en la industria decidido a desmarcarse y apostarlo todo a innovar en cómo se juega y no tanto en cuántos píxeles aparecen en una pantalla; y, por último, Switch hace lo que Nintendo promete y lo hace rematadamente bien.

Hay mucho más, hay bastantes juegos que hemos probado, hay sorpresas que no esperábamos con modos de juego que Nintendo recupera o se inventa en Switch y hay un puñado de preguntas que salen de unas primeras impresiones que, adelanto, nos han sabido bien pero nos han sabido a poco.

Un corazón de consola de escritorio, alma de consola portátil

El concepto de Nintendo Switch está muy explicado en estas páginas y en otras, por si algiuen necesita un resumen, dentro vídeo:

En casa la consola-tablet se apalanca en un dock con salida a la televisión, es una consola de escritorio; en cualquier momento la sacamos de ahí y tenemos una consola portátil que podemos llevar a cualquier parte para tener la misma experiencia y poder seguir con nuestras partidas… a los juegos de consola de escritorio no a otros diferentes ni a versiones disminuidas.

En nuestras primeras partidas en modo consola clásica de salón se deja ver a las claras que Nintendo no está en la guerra de la potencia gráfica

Esta apuesta en la Wii U se quedó a medio camino: ni el mando-pantalla se podía sacar de casa ni ofrecía una experiencia de juego asimilable o incluso atractiva como complemento a la de la experiencia con la tele. En Switch se llega a un equilibrio muy interesante para que el producto resultante sea una consola 100% de escritorio y 100% portátil.

En nuestras primeras partidas en modo consola clásica de salón se deja ver a las claras que Nintendo no está en la guerra de la potencia gráfica. Lo que nos da Switch es una resolución de 1080p cuando se conecta a la televisión con un máximo 60 fps, lo cual no está mal si consideramos que ahí están PS4 (no la Pro, que va más allá) y Xbox One (tampoco la futura Scorpio).

Zelda Switch

El caso es que en cuanto jugamos la impresión es que en gráficos la primera generación de juegos Switch está un peldaño por debajo de los primeros para PS4 y Xbox One y alguno más si miramos lo que está apareciendo ahora para ambas consolas. Tiene toda la lógica si tenemos en cuenta dos factores: por un lado que la Switch es también portátil y que para tener algo de autonomía su CPU y GPU (se supone que el corazón es Nvidia como en la Shield aunque Nintendo no lo confirma) son necesariamente menos potentes; por otro Nintendo si en algún momento de su historia compitió en esa carrera, hace tiempo que renunció a ello.

Por descontado, los primeros juegos de una nueva generación no nos dicen todo el potencial de una consola ni mucho menos. Nuestras primeras partida al nuevo Zelda en Switch (habíamos jugado algo a la versión para Wii U) nos dejan un sabor de boca estupendo: unos gráficos preciosos para recrear un mundo abierto que apuntan a uno de los mejores Zelda la historia. Vale, va a 30 fps. Y ojo que aunque Nintendo presume de tener a Skyrim este va a ser el de la generación anterior y no la edición especial que está corriendo PS4 o Xbox (si yo fuese desarrollador de Skyrim tampoco apostaría a tope el mismo año de un Zelda tan prometedor). En ambos casos había espacio para lucirse en gráficos, no ha sucedido.

Los Joy-Con que son, de forma resumida, una auténtica virguería tecnológica

No es el único peaje, la memoria disponible es más de un dispositivo móvil que de una consola de salón. 32 gigas en comparación con otras es desconsolador, al menos se puede ampliar mediante microSD. El dock permite conectar disco vía USB, en teoría será factible ampliar la memoria por ese lado… pero rompería la experiencia “juego en el salón me lo llevo a cualquier parte” que es el núcleo de la Switch. Imagino que es por esto que Nintendo ha dicho que, de entrada, lo de conectar un disco duro al dock de Switch no toca.

Pero volvamos a impresiones, porque las mejores las hemos tenido con los nuevos mandos que se ha sacado de la manga Nintendo: los Joy-con son la parte "más Nintendo", en el mejor sentido, de la propuesta.

Joy Con Grande

Con los Joy-Con en la mano

La prueba de fuego para la Switch está en que los Joy-Con permitan los diferentes modos de juego y que en cada uno ofrezcan un rendimiento adecuado. Tras nuestro primer día de juego con ellos me atrevo a afirmar que los Joy-Con que son, de forma resumida, una auténtica virguería tecnológica.

Un punto fundamental es que en su conjunción giroscopio-acelerómetro abren la puerta a experiencias tipo Wii, el derecho añade además una cámara de infrarojos para detectar la forma y distancias de objetos en el entorno del jugador

En diseño la apuesta es por la asimetría, bueno, por eso y por un montón de botones en cada uno para funcionar bien juntos o como un mando individual en algún caso. El detalle lo explicamos en el artículo inicial sobre Switch. Por preferencia personal me encuentro bastante cómodo con la asimetría de los sticks analógicos, en la línea del mando de Xbox, y algo menos con los simétricos a lo PS4. En todo caso la respuesta de sticks y botones es perfecta, nada que reprochar a Nintendo en este aspecto.

Joy Con Explicados Switch

Donde sí puede haber debate es en el hecho de que Nintendo sacrifica su habitual diseño de botones en cruz (que sí está en el mando Pro que podemos usar para jugar de forma más convencional si queremos) por botones aislados en los Joy-Con. A cualquier "nintendero" que empiece a gritar "sacrilegio" le invitaría a unir los dos Joy-Con con el grip y luego usar cada uno como mando individual, algo para que lo que matar "los botones en cruz" se antoja necesario.

Un punto fundamental es que en su conjunción giroscopio-acelerómetro abren la puerta a experiencias tipo Wii, el derecho añade además una cámara de infrarojos para detectar la forma y distancias de objetos en el entorno del jugador. En las tripas de los Joy-Con Nintendo incorpora la tecnología para habilitar lo que llaman "vibración HD", algo que fuimos de cabeza a probar en lo que va a ser la colección de minijuegos que muestran el potencial de la consola, "1-2 Switch" como hizo Wii Sports en su momento.

Jugando Switch Tablet

En la colección de mini juegos (por cierto, a ratos genial a ratos puro disparate) que es 1,2 Switch he tenido un par de experiencias con los joy-con que muestran un potencial interesante. El modo "vibración HD" se percibe como especialmente logrado en el mini juego en el que moviendo un joy-con como si fuese un cilindro tenemos que adivinar cuántos hielos hay dentro contra otro usuario (la sensación de que se mueven dentro del mando está muy bien conseguida) o como podemos jugar a abrir una caja fuerte girando el joy-con a la espera de un casi imperceptible "click", sutil y muy logrado. También he jugado a un simulador de ordeñar vacas que, espero, ninguna cámara haya recogido del todo.

La sensación con los Joy-Con es que tienen una curva de aprendizaje muy leve, que al poco tiempo parece que uno lleva años jugando con ellos

En esa experiencia a lo Wii destaca sobremanera el “Arms” al que veremos esta primavera y que ha sido una muy grata sorpresa. De entrada podría considerársele un descendiente vitaminado del “Boxeo” de Wii, pero es bastante más: a esa dinámica nintendera wiista tipo “a los dos minutos sé cómo se juega con el cuerpo y me estoy divirtiendo” suma elementos con combos, fatalities que hacen que la parte de estrategia en la lucha gane muchos enteros.

Caja Switch

La mayor objeción que se puede poner a los joy-con es que pueden resultar pequeños para usuarios de manos grandes o dedos gruesos. No es el caso de un servidor (mido 1.77 metros) que en las tres horas apenas puedo poner un pero a la experiencia: tanto en el modo consola de salón formando un gamepad unificado como en modo consola como en modo mando individual cada uno para compartir con otro me han parecido con una ergonomía muy bien conseguida, con un encaje en mano estupendo y una respuesta perfecta... aunque con el joy-con derecho jugando como mando individual no acabe de encontrarme a gusto del todo. La sensación en todo caso es que tienen una curva de aprendizaje muy leve, que al poco tiempo parece que uno lleva años jugando con ellos. Y si añadimos que sirven como controles para jugar con el cuerpo… lo mejor de la propuesta de Switch, un hallazgo.

Vamos que nos vamos con la portátil

El momento “wow” con la Switch es ese en que estás jugando con la consola en el dock, conectada a la tele, y decides sacarla, añadirle los joy-con a los lados e irte con la misma partida y experiencia a otro lado. Y justo ese momento tendremos que esperar al análisis final para vivirlo: en las demos del primer día no ha sido posible replicarlo. En cualquier caso, como decía al principio, Nintendo cumple con lo que promete y esto no lo ha dado nadie hasta ahora: una experiencia que gráficamente es notable en la televisión llevada a una consola portátil con la misma jugabilidad por completo.

Jugando en modo portátil se disipan algunas de las dudas que uno tenía al escuchar las especificaciones. La pantalla es brillante, bien contrastada y, muy importante para el juego de dos a la vez, con un ángulo de visión muy bueno

Esto se consigue gracias a que, en puridad, la consola es ese tablet de 6.2 pulgadas, por mucho que gran parte del valor esté en los joy-con. Sí que hay algunos compromisos: de entrada la resolución de esta portátil es de 720p - ojo, por debajo de cualquier móvil / tablet de gama media que se despacha a día de hoy - y la autonomía está algo ajustada. Nintendo presume de seis horas, aunque para juegos más exigente como el Zelda reconoce que puede quedarse en alrededor de tres.

Mario Kart Nintendo Switch

Jugando en modo portátil se disipan algunas de las dudas que uno tenía al escuchar las especificaciones. La pantalla es brillante, bien contrastada y, muy importante para el juego de dos a la vez, con un ángulo de visión muy bueno. He probado varios juegos, desde Bomberman hasta Sonic pasando por el nuevo Mario Kart 8 Deluxe y en todos ellos la experiencia consola portátil me ha dejado un sabor de boca estupendo… asumiendo que son productos que no piden un nivel gráfico excepcional.

¿Se adaptan bien los juegos, es la transición amable? Aquí todavía nos queda por ver. He jugado al mismo título en modo salón y en modo portátil, pero no he podido hacer la transición “sacar del dock y experimentar directamente como sigue en portátil”.

En los juegos disponibles una sensación de entrada: va a haber títulos que no van perder nada (de los que he probado, Mario Kart 8 Deluxe, Sonic, Bomberban) y otros que sí. Por mucho que sea el mismo juego, este Zelda me transmite unas sensaciones que al pasar a pantalla pequeña y 720 no alcanzo igual: el mundo abierto, esos paisajes y las estructuras me parece que funcionan mucho mejor en tele grande… aunque siga teniendo mucho valor el hecho de poder seguir jugando fuera. Con Arms ni idea de como lo van a conseguir, no alcanzo a adivinar cómo pueden intentar replicarlo fuera del salón.

A la hora de tenerlo en las manos uno entiende que nadie está ofreciendo algo así en juego móvil

A la hora de evaluar peso y ergonomía Nintendo no nos lo ha puesto fácil: los anclajes de seguridad añadían peso y por tanto no tenemos todavía la experiencia real de cómo será. Eso sí, con el anclaje incluido no se hacía pesada en mano y en la partida seguida más larga que hemos tenido, unos 15 minutos, la sensación ha sido de un confort notable. No puede competir con los tablets o phablets que más apuestan por la delgadez, pero el compromiso al que llega Nintendo nos parece muy defendible

Esto no es todo, en modo “tabletop” (o modo sobremesa como lo llama Nintendo) la Switch permite sacar un pequeño soporte, despegar los dos joy-con y empezar a jugar dos personas. Cada una toma un joy-con que se convierte en ese momento en un mando clásico, pariente de lo que eran los de NES o Super Nintendo pero con stick analógico.. ¿Vuelvo a mi manida frase de que cumple lo que promete? Pues eso, y por mucho que suena a poca cosa, a la hora de tenerlo en las manos uno entiende que nadie está ofreciendo algo así en juego móvil.

Si cuando lleguen el Fifa o el NBA 2K18 lo hacen por la puerta grande, el llevar la Switch y poder jugar un partido a la versión completa de estos juegos (o al Street Fighter) me resulta la mejor propuesta para jugar con otros en movilidad. Sobre todo porque por mucho que tengamos móviles y tablets, incluso la 3ds y la Vita, nadie ofrece esta calidad de juegos y la inmediata disponibilidad del juego de dos personas a la vez.

Es más, si nos reunimos con usuarios que a su vez tengan un Switch es posible juntarnos y echar unas partidas en red que probando con Mario Kart 8 también salen bienparadas con una nota excelente. Es el caso de uso menos probable (quedar con más de una Switch para jugar), pero de repente uno tiene un modo competitivo en el que tenemos entre manos juegos de primera.

Caja Switch 2

Switch: muy buenas vibraciones, alguna sombra

A dos meses de salir la consola, Nintendo no ha resuelto todavía varias dudas. Esto puede tener sentido como estrategia de comunicación - centrando estos días el debate en la experiencia de juego y no en detalles - pero las incógnitas alrededor del juego online, muchas fechas de juegos por saber o el lado multimedia con la duda de si habrá aplicaciones de Netflix, HBO, Youtube o proveedores locales de vídeo no ayudan a generar confianza en el proyecto.

Tenemos los problemas del muy débil catálogo de lanzamiento, que abunda en un problema para Switch si sumamos el precio. Los racionales apuntan a que por mucho que sea competitivo como precio de consola nueva, llega a un mercado en el que en el salón ya hay muchas consolas de esta generación y que Xbox One y PS4 son más potentes y baratas. Incluso el muy de Nintendo podría pensar en quedarse con Zelda para Wii U y esperar. Es más, si al precio de entrada sumamos un par de juegos y otra pareja de Joy-Con tenemos un coste más realista de lo que va a suponer: mucha pasta.

En la parte móvil también el debate parece jugar a la contra de la propuesta de Nintendo. Ya llevamos con nosotros móviles grandes en los bolsillos con cada vez mejores juegos (sí, con otra filosofía, pero todo jugón ya mata los ratos en los que quiere entrar Switch) y cargar con una nueva consola portátil o considerar su compra cuando ese flanco está cubierto se antoja complicado.

La Switch es lo que uno espera de Nintendo en el planteamiento: innovadora en el modo de jugar, con lo mejor que han aportado los japoneses al mundo de los videojuegos en de los últimos 15 años

No todos los argumentos juegan a la contra. Si nos planteamos que los compradores de 3DS pueden pensar en una Switch como heredera (sacrificando algo de autonomía, aunque estoy seguro de que una carcasa con batería adicional estará al caer) o si pensamos en cómo mejora frente a un tablet como producto de juegos para niños (aunque para esto deberá tener Youtube y similares) con la opción de jugar dos a la vez, tenemos que la propuesta de Switch es comparativa para algunos tipos de público. De hecho la dupla "juego en PC cuando busco gráficos y un modo de juego más clásico y Switch para otro tipo de juegos, mundo Nintendo y movilidad" no es para nada descabellada.

Algunos racionales juegan a la contra pero los "emocionales", tras haberla probado, no. La Switch es lo que uno espera de Nintendo en el planteamiento: innovadora en el modo de jugar, con lo mejor que han aportado los japoneses al mundo de los videojuegos en de los últimos 15 años, con una gran explotación de sus franquicias como lo va a hacer con Zelda y Mario; pero también lo es a la hora de conseguir lo que promete, algo que no sucedía en Wii U. Que esto sea suficiente para conquistar el mercado está por ver, que lo sea para considerarla un gran producto, a tenor de lo comprobado en las primeras impresiones, creo que ya lo sabemos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos