Compartir
Publicidad
No solo las operadoras apuestan por la conectividad 5G: así será el mundo según Intel cuando esté dominado por esta tecnología
Servicios

No solo las operadoras apuestan por la conectividad 5G: así será el mundo según Intel cuando esté dominado por esta tecnología

Publicidad
Publicidad

La conectividad 5G ha sido, junto a la inteligencia artificial, el auténtico leitmotiv de la edición del Mobile World Congress que acabamos de dejar atrás. En el artículo en el que hace unos días os contamos qué nos ha parecido lo mejor y lo peor de este evento varios de nuestros editores destacaron positivamente que, por fin, hemos podido ver alguna demostración real que puede ayudarnos a intuir qué nos deparará esta tecnología cuando esté disponible comercialmente.

Pero algunos de nuestros editores han criticado, y con razón, el abuso que muchas compañías hacen del término 5G, manoseándolo en exceso y reduciendo la credibilidad de un sector, el de las telecomunicaciones, que aún tiene que demostrar a los usuarios qué ventajas conllevará la adopción de esta innovación y en qué medida mejorará nuestra experiencia.

Como veis, nuestra postura es receptiva, pero también escéptica. Y lo es porque no damos nada por sentado hasta que tengamos argumentos tangibles que nos permitan valorar el impacto que esta tecnología tendrá en nuestras vidas.

Esto es lo que está preparando Intel

Es posible que algunos de vosotros os sorprendáis al descubrir que Intel también está involucrada en el desarrollo de la conectividad 5G. Pero realmente no es nada extraño si tenemos presente que esta compañía no solo fabrica microprocesadores, sino también módems LTE y otros chips de comunicaciones, entre otros productos. Aun así, para valorar el impacto que puede tener esta empresa en la implantación de la tecnología 5G nos viene bien echar por un instante la vista atrás.

Intel tuvo una gran influencia en la popularización de la tecnología WiFi a través de su plataforma Centrino

Antes de 2003 pocas personas habían oído hablar de la tecnología WiFi. Y muchas menos aún la habían utilizado. Pero ese año el panorama de las comunicaciones inalámbricas cambió radicalmente, y lo hizo porque Intel lanzó la primera generación de su plataforma Centrino, a la que sus responsables bautizaron bajo el nombre en código «Carmel».

Intel5gmodem

Esta marca comercial no identificaba a un nuevo microprocesador, sino que, en realidad, estaba asociada a tres componentes: un procesador Pentium M, un chipset de las familias 855, 915 o 945, y, por último, una controladora inalámbrica Pro/Wireless 2100, que implementaba el estándar WiFi IEEE 802.11a/b.

Si un fabricante de ordenadores portátiles quería colocar el sello Intel Centrino en sus equipos, tenía necesariamente que instalar en ellos estos tres componentes. O alguno de los que los sucedieron, porque, como es lógico, la plataforma Centrino fue actualizándose poco a poco. En aquella época Intel se imponía con absoluta claridad en el mercado de los portátiles, un estatus que no ha cambiado apenas hasta ahora, pero que podría ser alterado cuando empiecen a popularizarse las máquinas con chip ARM, como las que están al caer que incorporan procesadores de Qualcomm.

Las controladoras inalámbricas Pro/Wireless 2100 que Intel lanzó en 2003 eran compatibles con la especificación IEEE 802.11a/b del estándar WiFi

En cualquier caso, lo realmente interesante es que la mayor parte de los fabricantes de ordenadores portátiles comenzaron a colocar en las tiendas sus propuestas pertenecientes a la plataforma Centrino. Y he aquí la clave que nos ha traído hasta aquí: todos ellos incorporaban necesariamente, como hemos visto, una controladora inalámbrica Pro/Wireless 2100, que no es otra cosa que una interfaz inalámbrica WiFi. Muchas de las personas que compraron un portátil en aquella época no tenían ni en su casa ni en la oficina un punto de acceso inalámbrico WiFi, pero sí un ordenador capaz de utilizarlo.

El éxito de la plataforma Centrino representó el espaldarazo definitivo a las comunicaciones WiFi. Los usuarios ya tenían equipos capaces de sacar partido a esta innovación, así que los proveedores de acceso a Internet comenzaron a incluir esta tecnología en sus routers. El WiFi tal y como lo conocemos hoy en día acababa de nacer. Y no hizo otra cosa que ir a más durante los siguientes años, en gran parte debido al impulso que le dio Intel al exigir a los fabricantes de portátiles que incluyesen una de sus controladoras inalámbricas en sus equipos. De lo contrario no podrían lucir el logo de la marca de moda en esa época: Centrino.

Aún no sabemos si Intel está preparando una maniobra similar a aquella de 2003, pero esta vez con la conectividad 5G como protagonista. Pero lo que sí conocemos es que ya tiene varios productos 5G listos, y también que su impacto en el mercado sigue siendo muy importante. Además, actualmente Intel no está sola «empujando» a favor del 5G; buena parte de las compañías de telecomunicaciones y otros fabricantes de chips, como Qualcomm o Huawei, también están favoreciendo la penetración de esta tecnología, por lo que la pregunta ya no es solo cuándo llegará, sino qué impacto tendrá en nuestras vidas. Afortunadamente, tenemos algunas respuestas.

El «mundo superconectado» empezará en 2019, según Intel

Como hemos visto, si queremos conocer qué nos depara a corto y medio plazo la tecnología 5G, merece la pena que sigamos la pista a Intel, además de a las empresas de telecomunicaciones y a otros fabricantes de chips, como los dos que he mencionado en el párrafo anterior.

Pero lo mejor de todo es que la compañía de Santa Clara se «ha mojado» durante los últimos meses, ofreciéndonos algunas fechas que nos indican con bastante precisión cuándo llegarán sus primeros productos 5G al mercado. Y, por tanto, permitiéndonos entrever en qué momento esta innovación comenzará a tener algún impacto en nuestro día a día. A menos que otra empresa se adelante, algo que no podemos en absoluto descartar.

Intel Xmm 7660 5g Modem

El primer módem 5G comercial de Intel llegará a la calle a mediados de 2019. Este modelo, al que han bautizado como XMM 8060, será multimodo y podrá funcionar en modalidad non-standalone. Esto significa, sencillamente, que será compatible con las redes 2G, 3G y 4G, y que en estas últimas podrá introducir mejoras concebidas para las redes 5G. Pero tan interesante como este dato es el hecho de que este módem podrá ser integrado en todo tipo de dispositivos, como smartphones, tablets, ordenadores portátiles, coches conectados...

El primer módem 5G de Intel estará disponible a mediados de 2019, será multimodo y mejorará las capacidades de las redes 4G

Además de este producto parece ser que el año que viene también lanzará más chips diseñados para desplegar el ecosistema 5G, como los módems LTE de las familias 7560 y 7660. Más allá de las peculiaridades de estos chips, que escapan al contenido de este artículo, lo que nos interesa es constatar que, efectivamente, parece que Intel está poniendo «toda la carne en el asador» para que esta tecnología llegue a buen puerto, algo que recuerda mucho a lo que hizo con la conectividad WiFi años atrás.

No obstante, es importante que seamos conscientes de que, aunque el año que viene comiencen a llegar los primeros dispositivos equipados con módems 5G de Intel o de cualquier otro fabricante, el despliegue a gran escala de las redes no se producirá hasta 2020. La misma Intel lo ha confirmado. Aun así, este mismo año, en 2018, la compañía estadounidense desplegará, junto a las empresas de telecomunicaciones Ericsson y Telia, varias redes 5G para pruebas en Estocolmo (Suecia), Tallin (Estonia) y Helsinki (Finlandia). Por ahí se empieza.

En cualquier caso, la primera toma de contacto con esta innovación ya la hemos dejado atrás. Durante los últimos Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebraron en Pieonchang, Corea del Sur, entre los días 9 y 25 del mes pasado, Intel llegó a un acuerdo de colaboración con el proveedor surcoreano de comunicaciones KT Corporation para utilizar ese evento como escenario de pruebas de la tecnología 5G.

Lo interesante de este dato es que es evidente que Intel está llegando a acuerdos con otras empresas para allanar el camino al despliegue de redes 5G más ambiciosas, como las que están a punto de llegar a Suecia, Estonia y Finlandia.

Las claves de la tecnología 5G: su velocidad y su latencia

Ya sabemos con cierta precisión cuándo podemos esperar que la conectividad 5G comience a estar disponible, pero aún nos queda conocer lo más importante: qué nos va a aportar cuando llegue. Al margen de que el hardware que la soporte sea de Intel o de cualquier otra empresa, que para nosotros los usuarios es lo menos relevante, lo que realmente cuenta es que nos va a permitir alcanzar velocidades de transferencia con picos de hasta 20 Gbps.

El borrador propuesto por la UIT estipula que las redes 5G alcanzarán una velocidad de transferencia máxima de 20 Gbps

Esta cifra es muy superior al Gbps que soporta el estándar 4G en condiciones ideales y en movilidad baja según las especificaciones definidas por la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones). Y, lo que es más importante, su tasa de transferencia media no será inferior a los 100 Mbps, una velocidad superior a la que muchas personas disfrutan hoy en día en sus casas gracias a sus conexiones de fibra óptica.

Pero esto no es todo. Además, las redes 5G serán capaces de absorber una densidad de usuarios mucho mayor que las redes 3G y 4G actuales, por lo que podrán administrar el tráfico de paquetes de datos de una forma más eficiente, previniendo con más eficacia las congestiones. Pero probablemente la mejora más importante que va a ofrecernos esta tecnología es la latencia, que es el tiempo que tarda en transferirse un paquete de datos dentro de la Red.

Inteltelia 1 Este es el aspecto de una de las centralitas instaladas por Intel a finales de 2017 en el crucero Tallink Silja, de una compañía naviera de Estonia, para proporcionar conectividad 5G a los viajeros.

Cuanto más reducido sea este desfase temporal, mucho mejor. Y, sobre el papel, la conectividad 5G va a ofrecernos unos tiempos de latencia que en circunstancias desfavorables no deberían exceder nunca los 10 ms (se estima una latencia media aproximada de 1 ms), por lo que será incluso más eficaz en este escenario que la fibra óptica que tenemos actualmente en nuestras casas, lo que no está pero que nada mal. Precisamente, es esta reducción tan importante de la latencia la que provocará que la conectividad 5G se pueda utilizar en escenarios en los que la tecnología 4G actual no da la talla.

Un sector que a priori se beneficiará claramente del 5G es el coche autónomo. La elevada velocidad de transferencia, y, sobre todo, la reducida latencia de esta tecnología, permitirán a los vehículos enviar y recibir datos de una forma casi instantánea, un recurso crucial cuando resulta tan importante conocer en tiempo real el estado del tráfico, de las carreteras, e, incluso, interactuar con otros vehículos de forma automática para coordinar la conducción con seguridad.

La mejora más importante que acarrearán las redes 5G será una reducción muy notable de la latencia, que en esta infraestructura se reducirá habitualmente a valores en torno a 1 ms, o, incluso, menos

Otra aplicación muy evidente de la que todas las empresas involucradas en el desarrollo de la tecnología 5G hablan es el «Internet de las cosas». Y es que esta mínima latencia hará interesante que muchos más dispositivos cuenten con una conexión a Internet permanente allá donde la inmediatez es esencial. Y no solo aparatos informáticos, sino también electrodomésticos y elementos de los que nos llevamos encima cuando salimos de casa. Quizás la llegada de la conectividad 5G contribuya al despegue definitivo de los wearables o la tecnología «vestible».

Inteltelia 2 El pasado 29 de septiembre Intel hizo un experimento durante el Digital Summit que se celebró en Estonia: permitió a los participantes en el evento controlar de forma remota a través de una red 5G la excavadora industrial que veis en la imagen. Cuando menos, curioso.

Y aún hay más. Intel y otras empresas también pronostican que la realidad aumentada y la realidad virtual se beneficiarán de la tecnología 5G. Incluso la inteligencia artificial lo hará debido a que esa conectividad inmediata permitirá recabar muchos más datos capaces de describir nuestro comportamiento y el del entorno en el que nos movemos. Eso sí, para sacar partido a esta innovación será necesario que contemos con sistemas big data capaces de procesar y extraer información útil de estos datos masivos.

Como estamos viendo, las posibles aplicaciones de la tecnología 5G son mucho más amplias que las de la conectividad 4G actual. De hecho, es probable que ni siquiera las empresas que actualmente se esfuerzan en «vendernos» esta innovación estén contemplando todas sus posibilidades.

Aun así, como os confesaba al principio del artículo, nosotros mantendremos una actitud vigilante y un tanto escéptica en la medida en que todavía no sabemos cuál será el alcance real de esta tecnología, y a qué porcentaje de la población llegará cuando comience su despliegue masivo en 2020, si se cumple la previsión de empresas como Intel o Qualcomm.

El despegue definitivo del 5G llegará en Tokio 2020

Lo dice no solo Intel, sino también otras compañías involucradas en el despliegue de esta tecnología, como Huawei, Samsung o Qualcomm. Los próximos Juegos Olímpicos de Tokio serán un escaparate fantástico para la conectividad 5G porque durante varias semanas atraerán la atención tanto de los medios de comunicación de todo el planeta como de millones de personas aficionadas al deporte.

Los Juegos Olímpicos de Tokio serán un gran escaparate en el que veremos si las redes 5G satisfacen las expectativas depositadas en ellas

Y parece que Intel y NTT Docomo, que son las empresas que van a responsabilizarse de la infraestructura de comunicaciones del evento, ya tienen pensadas qué aplicaciones van a implementar para convencernos a todos de que la conectividad 5G realmente vale la pena.

Algo que veremos durante el evento olímpico, al parecer, será la difusión de contenido de vídeo con resolución 8K, que podrá servirse en tiempo real a los dispositivos que cuenten con conectividad 5G para ofrecernos la sensación de que realmente nos encontramos junto a los atletas. Intel pretende combinarlo con su tecnología True VR para brindarnos una inmersión fidedigna en el evento. Veremos si cumple las expectativas.

Ibc 2017 Intel 1

También piensan aplicar la conectividad 5G en el ámbito de la seguridad para, por ejemplo, identificar el rostro de las personas que accederán a las instalaciones olímpicas y procesar estos datos en tiempo real y de forma inmediata. Intel incluso confía en que esta tecnología ya estará lo suficientemente implantada en Tokio para facilitar la gestión de las masas de personas que se desplazarán por la ciudad durante los Juegos Olímpicos.

Incluso han planeado que los atletas puedan sacar partido al 5G. Y, para lograrlo, les proponen usar esta tecnología durante sus entrenamientos para llevar a cabo una monitorización minuciosa que les permita mejorar a un ritmo mayor que el actual. Desde luego, las empresas que están detrás de todo esto son ambiciosas.

Solo nos queda esperar para comprobar si realmente todas estas promesas devienen en mejoras palpables capaces de pulir nuestra experiencia como usuarios. Aunque, eso sí, todo esto será posible cuando el grupo de trabajo 5D de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) defina las especificaciones finales de la norma 5G. Esperemos que no se demore mucho más.

Más información | Intel | Qualcomm
En Xataka | El 5G transformará las telecomunicaciones tal y como las conocemos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio