Meta se ha gastado 13.000 millones en el metaverso. De momento parece una mala copia de Wii Sports

Meta se ha gastado 13.000 millones en el metaverso. De momento parece una mala copia de Wii Sports
61 comentarios

El 28 de octubre de 2021, todo cambió en tecnología. No, no hablamos de aquel cambio de nombre de Facebook a Meta, sino a la presentación de lo que la compañía piensa que es el futuro: el metaverso.

En aquel momento lo vimos como un mundo virtual pensado para gastar más dinero en Internet. Y nos gustara o no, el gran problema es que no había forma de entrar a lo prometido. Todavía. Hasta que hace dos días, Mark Zuckerberg anunció que 'Horizon Worlds' llegaba a España y a Francia, con lo que pretendían ser simpáticas representaciones de La Sagrada Familia y la Torre Eiffel.

El (actual metaverso) recuerda a videojuegos de 2006 de Wii. Tras la imagen con ambos monumentos, llegó la mofa. "Parece que Mark Zuckerberg vio Ready Player One y pensó que podría recrear ese universo con MS Paint", comentaba un usuario de Twitter sobre lo mostrado por el CEO.

Otro, irónicamente, decía que era "trágico que todas las aerolíneas y economías turísticas del mundo estén a punto de colapsar ahora que Facebook ha eliminado por completo la necesidad de viajar", en referencia a que el metaverso prometía llenarnos a universos desconocidos con máxima inmersión.

Metaverso

Para Joshua Bailey, la buena noticia es que podrá ejecutarlo a la perfección en su Pentium III. La realidad es que, a día de hoy, Horizon Worlds, que es la representación más actual que Facebook nos ha transmitido de su idea de futuro, se parece mucho más a los Mii de Wii Sports que al "mundo" y a las posibilidades que enseñaron al presentar Meta.

10.000 millones de dólares gastados en 2021. 3.000 en 2022. ¿A dónde han ido? Es la gran pregunta que cabe hacerse viendo que nos acercamos al año de la presentación del metaverso de Facebook, observando que ha cambiado tan poco. No podemos dar una respuesta clara a por qué con tanto dinero todo sigue pareciendo hecho en 2006 pero sin dientes de sierra, pero lo cierto es que el metaverso no es sólo lo que vemos, sino cómo lo vemos. Y llegar a donde Meta quiere necesita tecnología que aún no existe. Para llegar a ella y a su hardware solamente hay una vía: gasto y más gasto.

"Paciencia", parece decir Zuckerberg cuando afirma que el metaverso será "emocionante" en 2030. Lo cierto es que a día de hoy, el metaverso huele a humo. O mejor dicho, las tecnológicas han hecho que huela a ello. Porque el concepto es antiguo a la par que interesante, y las mejoras en hardware desde que Oculus comenzó sus primeros desarrollos, muy palpables.

El problema de Zuckerberg es habernos querido vender la casa cuando aún no tiene nada cercano a cimientos. En 2015 se podía hablar de que los smartphones plegables eran humo, porque lo eran. Lo que se enseñaba sobre ellos eran conceptos y componentes sueltos, pero han llegado y mejoran generación tras generación.

En 2004, si Steve Jobs hubiera hablado del iPhone como Zuckerberg habló del metaverso, se le habría acusado de cosas más graves. Pero en 2005, de forma secreta, estaban a la obra en Cupertino. Y a comienzos de 2007 estaban (milagrosamente) presentándolo. Lo que pasó después es historia.

A diferencia de otros productos que quisieron ser revolucionarios, como el iPhone o Android, el desarrollo del metaverso no es secreto. Ocurre en tiempo real, y decepciona porque el producto final va a tardar en llegar, si llega

El metaverso no es real. Las posibilidades sí lo son. La realidad virtual es suficientemente emocionante en su estado actua como para no tener que depender de promesas como lo que vemos en Horizon Worlds, que está muy lejos de lo mejor que podemos vivir con el buen hardware que Meta está desarrollando en forma de Oculus Quest 2, por ejemplo. Por no hablar de campañas como el metaverso de Rafa Nadal.

Por qué tanta promesa a largo plazo. Meta es una compañía que cotiza en bolsa, y que antes del cambio de nombre (y después) no pasa por su mejor momento. El cambio de nombre respondió a la necesidad de revitalizar la percepción pública de la compañía, enfocarla más a una nueva era.

Para esa era, Facebook necesita poder contar con dinero, y eso depende de inversores y accionistas, a los que hay que mostrar progresos para seguir gastando y asumiendo grandes riesgos.

No está claro que de momento este pseudo metaverso convenza a alguien (aunque la realidad virtual sí esté "despegando)", y lo más avanzado de su división de realidad virtual (RV) y realidad aumentada (AR), conocida como Facebook Reality Labs, es secreto. En todo caso, el metaverso tendrá que lidiar con una posible recesión, que de momento ha provocado la no contratación de 10.000 trabajadores y posibles despidos. Lo que apunta maneras también puede acabar en ruina.

El sentido de Horizon Worlds. Si se parece tan poco a lo prometido, cuesta ver que esta estrategia sea correcta. Pero es posible que sí lo sea, o que sea más correcta que otra que implique mostrar algo inacabado. Horizon Worlds puede parecer una broma en comparación con lo que vimos en el gran evento del metaverso, pero es palpable, y está construido, con más o menos acierto.

Con ello, Facebook puede irnos introduciendo poco a poco en su idea de universo virtual, como las compañías de smartphones plegables se van abriendo hueco, aunque la experiencia deje que desear en aspectos importantes. Con algo que está muy lejos de ser realidad o de dar lo prometido, presentado de forma muy parcial, las críticas serían feroces.

Si el metaverso de Meta tiene futuro, de momento dista de ser algo que resulte divertido. Incluso en áreas donde ya puede ser una realidad, como en el teletrabajo, el metaverso no es agradable ni productivo

Super ofertas disponibles hoy

Fire TV Stick con mando por voz Alexa

Repetidor Xiaomi Mi WiFi Range Extender Pro

Bomba de aire portátil Xiaomi 1S

Temas
Inicio