Compartir
Publicidad
Publicidad

Defender los smartwatches como regalo navideño es cada vez más difícil

Defender los smartwatches como regalo navideño es cada vez más difícil
Guardar
61 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parecía que el 2016 sería el año de la consagración definitiva de los relojes inteligentes, pero lo que hemos hecho es asistir a una singular caída de ventas y a una preocupante falta de novedades en el terreno de los dispositivos basados Android Wear.

Apple ha renovado su reloj inteligente, pero eso no ha impedido que el papel de los smartwatches sea más que discutible tras todo este tiempo en el mercado. El auge y caída de Pebble podrían ser síntoma inequívoco de que regalar un reloj inteligente puede no ser muy buena idea.

Las ventas caen a plomo

El segmento de los wearables ha sido durante los últimos meses un buen refugio para que los fabricantes trataran de vendernos "the next big thing", pero lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones nos hemos encontrado con soluciones que no han cumplido las expectativas, y si hay protagonistas en esa decepción, esos son para muchos los relojes inteligentes.

Moto360 ¿Quo Vadis, smartwatch?

Personalmente soy usuario de uno de estos dispositivos y no estoy del todo descontento (aún) con mi compra, pero admito que probablemente se crearon falsas expectativas y hoy en día asistimos a una falta de mimo por parte de los fabricantes y sobre todo de aquellos que basan sus propuestas en Android Wear.

Este año hemos visto muy pocas novedades en ese terreno, y de hecho el Samsung Gear S3 basado en Tizen y el Apple Watch de segunda generación han sido de lo poco salvable para muchos analistas que veían como los fabricantes de dispositivos Android Wear se iban poniendo a cubierto ante el chaparrón.

Ninguna plataforma vence, ninguna convence (del todo)

Incluso Xiaomi pasó de esta plataforma con su Amazfit, y las ventas dejan claro que hoy por hoy el Apple Watch es la única referencia destacable en relojes inteligentes, pero aún así no tiene aún mucho que hacer frente a los grandes de la cuantificación, Fitbit y Xiaomi.

Apple

El mercado de los relojes inteligentes se encuentra por tanto ante su momento más difícil. Hasta Apple ha tenido que iterar hacia la cuantificación personal para darle un propósito a estos dispositivos, mientras que en Google prometen novedades en 2017 sin que ninguna de ellas parezca que pueda impulsar de forma significativa el mercado.

Son demasiadas incógnitas, y la propia IDC revelaba en su último informe (con una Pebble que aún no había tirado la toalla) que "algo que es evidente es que actualmente los relojes inteligentes no son para todo el mundo". Quizás el consultor de IDC quiso decirlo de forma suave, porque las críticas al mercado parecen apuntar más a que los relojes inteligentes "no son para casi nadie".

¿Quién salvará al smartwatch?

La debacle de Pebble nos ha dejado un poco tocados a todos. El fabricante que se inventó su particular disrupción "a lo Apple" y creó un segmento de mercado de la nada ha acabado malvendiéndose a Fitbit, que aparentemente no volverá a sacar un dispositivo Pebble en el futuro.

Pebble

Si habéis usado un reloj inteligente, estaréis conmigo en que estos dispositivos tienen su encanto y su propósito. Hacen la vida un poco más cómoda y evitan sacar tanto el móvil del bolsillo, pero es evidente que eso no es suficiente para muchos. Las limitaciones con la batería —que precisamente Pebble solventaba, pero ni eso la ha salvado a ella— y la falta de autonomía son probablemente las grandes asignaturas pendientes en el resto de plataformas.

El problema fundamental del reloj inteligente es que no resuelve ningún problema. No al menos uno acuciante, ya que todo lo que podemos hacer con el reloj podíamos hacerlo mejor (en casi todos los apartados) con el teléfono, que además no cuesta sacar tanto del bolsillo.

Puede que la respuesta esté en un dispositivo que no nos obligue a llevar el teléfono a todas partes, pero eso ya existe y por ahora no parece que esa autonomía adicional haya causado una demanda especialmente llamativa. Quizás simplemente el reloj inteligente no tenga salvación.

Quizás simplemente se haya adelantado demasiado a su tiempo y los fabricantes lo intentaron demasiado pronto. No sería la primera vez, pero cuidado, porque no está todo dicho. De momento, eso sí, no parece un regalo navideño especialmente recomendable a nivel práctico. Pero claro, ¿cuántos regalos navideños lo son?

En Xataka | Quién lo iba a decir: la "killer app" del Apple Watch es la cuantificación personal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos