Compartir
Publicidad
Raspberry Pi 3 Model B+, análisis: más potencia y mejor WiFi para un miniPC que sigue asombrando
Ordenadores

Raspberry Pi 3 Model B+, análisis: más potencia y mejor WiFi para un miniPC que sigue asombrando

Publicidad
Publicidad

Eben Upton nos troleó un poco. Nos dijo que no habría Raspberry Pi 4 hasta 2019, y ahí no mintió (al menos, hasta donde sabemos), pero lo que se guardó fue que andaban preparando una sorpresa: una Raspberry Pi 3 renovada.

Se trata ni más ni menos que de la Raspberry Pi 3 Model B+, una iteración interesante del modelo previo que llega con una CPU "acelerada", soporte WiFi de doble banda y también soporte Gigabit Ethernet "capado". Esas mejoras, capadas o no, proporcionan mejores prestaciones con una gran noticia: las RPi siguen siendo tan baratas como siempre.

Diseño: (casi) nada nuevo bajo el sol

A primera vista nada cambia en ese crudo y honesto diseño de la Raspberry Pi 3 Model B+, que como todas sus predecesoras nos maravilla por enseñarnos sus tripas desde el primer momento.

Rpi 2

La pequeña placa en la que encontramos los distintos circuitos, chips y conectores tiene una disposición prácticamente idéntica a la de su predecesora, pero hay algunos cambios significativos.

El más llamativo es probablemente la presencia de un disipador situado encima del SoC, algo que permite ayudar a controlar las temperaturas generadas por la CPU ahora que su frecuencia de trabajo es algo mayor.

También encontramos una placa metálica que también protege el chip de conectividad inalámbrica, tanto para la red WiFi como para Bluetooth. Esa protección tiene además un elemento diferencial: el célebre logotipo en forma de frambuesa de las Raspberry Pi está grabado en esa placa.

Rpi 7

La disposición de los conectores coincide con la del modelo anterior, y seguimos teniendo cuatro puertos USB 2.0, el puerto RJ45 para conexiones Ethernet, la toma de auriculares, el conector HDMI, el puerto MicroUSB para la alimentación o el ya clásico puerto GPIO. Las diferencias, eso sí, vienen en el hardware.

Especificaciones: más por el mismo precio

Los cambios que la Fundación Raspberry Pi ha realizado en esta nueva versión de su pequeño miniPC son muy interesantes, y más que los referentes a su potencia llaman la atención los que afectan a su conectividad.

Raspberry Pi 3 Model B

Raspberry Pi 3 Model B+

Procesador

Broadcom BCM2837, Cortex-A53 (ARMv8) 64-bit SoC

Broadcom BCM2837B0, Cortex-A53 (ARMv8) 64-bit SoC

Frecuencia de reloj

1,2 GHz

1,4 GHz

GPU

VideoCore IV 400 MHz

Memoria

1GB LPDDR2 SDRAM

1GB LPDDR2 SDRAM

Conectividad inalámbrica

2.4GHz
IEEE 802.11.b/g/n
Bluetooth 4.1

2.4GHz / 5GHz
IEEE 802.11.b/g/n/ac
Bluetooth 4.2, BLE

Conectividad de red

Fast Ethernet 10/100 Gbps

Gigabit Ethernet over USB 2.0
(300 Mbps de máximo teórico)

Puertos

GPIO 40 pines
HDMI
4 x USB 2.0
CSI (cámara Raspberry Pi)
DSI (pantalla tácil)
Toma auriculares / vídeo compuesto
Micro SD
Micro USB (alimentación)

GPIO 40 pines
HDMI
4 x USB 2.0
CSI (cámara Raspberry Pi)
DSI (pantalla tácil)
Toma auriculares / vídeo compuesto
Micro SD
Micro USB (alimentación)
Power-over-Ethernet (PoE)

Fecha de lanzamiento

29/2/2016

14/3/2018

Precio

33,95 euros

39,75 euros

El procesador, por ejemplo, es una iteración mínima del Broadcom BCM2837 que llega con algo de overclocking: pasamos de una frecuencia de 1,2 GHz a una de 1,4 GHz para sus cuatro núcleos, lo que sin duda ayudará a obtener mejores rendimientos en muchas de las tareas que le propongamos a este miniPC.

Rpi 5

No hay cambios en la GPU, la cantidad de memoria RAM o, lamentablemente, los puertos USB. Eso significa que de momento no contamos con puertos USB 3.0, algo que quizás sea una de las novedades de esa hipotética y futura Raspberry Pi 4.

Hablábamos del disipador de la CPU, algo que no solo ayuda a suavizar las temperaturas del procesador cuando le hacemos trabajar de forma más intensiva, sino que además reduce esas operaciones de throttling que reducen la frecuencia de reloj cuando detectan temperaturas elevadas. Eso hace que este micro pueda funcionar de forma sostenida con esas altas frecuencias, y sin duda representa una mejora sensible frente al modelo anterior.

La RPi3B+ se conecta más y mejor (¡y ahora con PoE!)

Hasta que eso ocurra (si es que ocurre) donde sí tenemos cambios llamativos es, como decíamos, en la conectividad. Las nuevas Raspberry Pi 3 Model B+ cuentan ahora con soporte WiFi 802.11ac de doble banda, de modo que podremos conectarnos a redes en la banda de los 2,4 y los 5 GHz. Eso permitirá aprovechar la mayor velocidad de las redes 802.11ac para transferencias inalámbricas.

Rpi20 A la izquierda la Raspberry Pi 3 Model B. A la derecha, la Raspberry Pi 3 Model B+. El disipador del procesador y la pequeña placa con el logotipo encima del chip de conectividad inalámbrica marcan la diferencia, pero atentos al pequeño conector de cuatro pines de la parte superior izquierda de la RPi3B+ para el \"PoE Hat\".

En esa conectividad inalámbrica también ganamos enteros con el soporte de Bluetooth 4.2 frente al 4.1 que se soportaba en las anteriores Raspbery Pi 3 Model B. Como en el caso anterior, eso permite entre otras cosas un rendimiento algo más rápido y seguro.

A esas novedades se le suman dos muy interesantes en el ámbito de la conectividad de red. En las RPi 3 Model B+ nos encontramos con conectividad Gigabit Ethernet sobre USB 2.0.

Rpi 6

¿Qué quiere decir eso? Pues por un lado buenas noticias, ya que podremos acceder a unas velocidades de transferencia mayores a las que teníamos en las anteriores RPi3. Por el otro malas noticias, porque ese soporte tiene un cuello de botella llamado USB 2.0 que hará que las velocidades máximas que podamos obtener sean de 300 Mbps, y no de esos 1.000 Mbps que alcanzaríamos en condiciones óptimas.

Aún así ese cambio es desde luego muy bienvenido, pero es que a él se le añade otro igualmente llamativo: la presencia de un nuevo conector en la placa con cuatro pines que ofrece soporte para el estándar Power-over-Ethernet (PoE).

Rpihat

Esta interesante opción seguro que llama la atención de ciertos usuarios, aunque para aprovecharla es necesario adquirir de forma separada el llamado "PoE Hat", una accesorio en forma de placa adicional que se conecta a esos cuatro pines de los que hablábamos y que permiten usar el conector de la propia RPi3B+ de ese modo.

Rendimiento de la RPi3B+

Evaluar el rendimiento de las Raspberry Pi es algo más complejo que hacerlo en un móvil, PC o portátil con sistemas operativos de escritorio o móviles tradicionales: el catálogo software de esos sistemas suele incluir unas cuantas herramientas para la ejecución de pruebas sintéticas que como siempre son una buena referencia para poder determinar niveles de rendimiento para cada dispositivo.

Rpi 17

En el caso de las Raspberry Pi acudimos al conocido Phoronix Test Suite (PTS) que hace años que trata de ofrecer un banco de pruebas universal para todo tipo de arquitecturas. Esta herramienta cuenta con un gran número de pruebas individuales entre las que elegimos las que nos parecieron más representativas.

Además de eso quisimos hacer otras pruebas utilizando otras soluciones como sysbench, el rendimiento en juegos, en navegadores con tests específicos que sobre todo evalúan el comportamiento del motor Javascript, o las pruebas de conectividad. He aquí los distintos resultados obtenidos por secciones:

La prueba sysbench en la que se pone a trabajar el procesador tanto en modo mono-núcleo como en multi-núcleo (algo similar a lo que hace Geekbench, por ejemplo) empieza demostrando ya cómo la mayor velocidad de la Raspberry Pi 3 Model B+ hace que el rendimiento general mejore de forma sensible.

He aquí algunos resultados con la suite PTS. En todas las pruebas se nota que la nueva Raspberry Pi gana terreno frente a su anterior versión. No es una ventaja enorme, pero sí suficiente para demostrar que esa mejora es interesante, sobre todo cuando como decimos el precio se ha mantenido.

Eso también se nota cuando evaluamos el comportamiento del navegador Chromium tanto en la RPi3B+ como en el modelo anterior, la Raspberry Pi 3 Model B (RPi3B). En una prueba jugando a Quake III Arena —es sorprendente lo fluido que va este juego— y ejecutando la ya casi legendaria "timedemo" comprobamos cómo el rendimiento en FPS también mejora, aunque de forma muy reducida.

En las pruebas relativas a las velocidades de red la Raspberry Pi 3 Model B+ dejó clara la ventaja al conectarla a redes de cable usando el nuevo soporte Gigabit Ethernet, aunque no sea de forma completa ya que está limitada por su conexión USB 2.0. En estas pruebas evaluamos las velocidades al transferir un único fichero grande y, por otro lado, una carpeta con imágenes, documentos y vídeos varios.

Curiosamente en las pruebas de conectividad inalámbrica pudimos notar cómo el rendimiento en la banda de los 2,4 GHz bajaba de forma sensible, aunque desde luego ganamos enteros al conectar la RPi3B+ a una red WiFi en la banda de los 5 GHz.

Las conclusiones tras ejecutar todas las pruebas son las que esperábamos: las ganancias en potencia de proceso son de agradecer aunque no sean demasiado llamativas, pero por ejemplo sí que se notan de forma notable las mejoras de esa conexión Gigabit Ethernet "capada" y también de ese soporte WiFi de doble banda que también ayuda en esos escenarios.

La Raspberry Pi 3 Model B+ como PC de sobremesa

Siempre es interesante comprobar cómo se comportan estos miniPCs en el ámbito del día a día. Es evidente que con un ordenador de 35 dólares no podremos competir con máquinas 10, 20 o 30 veces más caras, pero lo que se puede lograr con las RPi es desde luego sorprendente.

Rpi 14

No solo en escenarios 'maker' para montar todo tipo de sistemas y aprender electrónica o programación de forma óptima, sino también usando la nueva Raspberry Pi 3 Model B+ como un PC de sobremesa al uso, algo que ya hicimos en el pasado con sus predecesoras y que siempre nos gusta volver a intentar con nuevas ediciones.

En nuestro caso aprovechamos el propio escenario de pruebas para este ámbito: tras instalar la distribución Raspbian en una micro SD de 16 GB pudimos comenzar a trabajar de inmediato tanto con el banco de pruebas como en la propia redacción del artículo.

El flujo de trabajo es el que tendríamos en cualquier equipo basado en una distribución Linux (la actual edición de Raspbian con el entorno ligero LXDE está basada en Debian Stretch), y desde el primer momento es posible por ejemplo aprovechar el navegador web por defecto, Chromium.

Rpi 16

Los tiempos de respuesta son sensibles aunque aceptables, y todo el trabajo es fluido salvo que empecemos a cargar demasiado el sistema con demasiadas pestañas del navegador. El problema no es tanto la potencia del procesador como la cantidad de RAM: ese gigabyte que la Raspberry Pi Foundation ha mantenido durante años es un obstáculo importante para tener más margen de maniobra en ese escenario como PC de sobremesa.

De hecho salvo por ese hándicap, poder trabajar en sesiones ligeras con la Raspberry Pi es perfectamente posible. Así, podremos escuchar música mientras navegamos por internet, vemos vídeos de YouTube o trabajamos en documentos ofimáticos (la suite LibreOffice está preinstalada de serie).

A toda esa oferta se le suma por supuesto el catálogo de aplicaciones educativas preinstaladas, con Scratch y Wolfram al frente, además de todo ese catálogo accesible tanto en la "tienda" (un instalador gráfico de paquetes) disponible en la distribución como a través del ya clásico apt que tenemos al alcance a través de la consola de comandos.

¿Es el PC más rápido del mercado? Seguro que no, pero una vez más vuelve a sorprendernos lo mucho que podemos lograr con un equipo con este coste al que, eso sí, tendremos que conectarle un monitor HDMI y un ratón y teclado, bien a través de puertos USB, o bien a través de Bluetooth. Lástima ese único GB de memoria RAM.

Raspberry Pi 3 Model B+, la opinión de Xataka

Es difícil pedir más por menos, y desde luego la Raspberry Pi 3 Model B+ vuelve a rizar el rizo en un miniPC que por 35 dólares sigue asombrándonos por lo mucho que puede hacer con tan poco.

Rpi 8

Lo comprobamos en nuestras pruebas, que confirmaron que el aspecto más beneficiado de esta revisión es la conectividad. Lo hace con peros, claro, porque el puerto Gigabit Ethernet no es un Gigabit Ethernet "completo" al tener como cuello de botella el protocolo USB 2.0 que teóricamente permitiría llegar hasta los 480 Mbps pero que en este caso se recorta algo más a los 300 Mbps como máximo según el fabricante.

Con todo y con eso, la llegada de esta RPi3B+ es una gran noticia para todos los fans de este dispositivo. Mantener su precio es aún mejor noticia, desde luego, y ahora solo queda esperar a esa futura Raspberry Pi 4 que quizás nos sorprenda con puertos USB 3.0, mejor procesador y, esperamos, al menos un par de gigabytes de memoria RAM.

Mientras llega, eso sí, disfrutemos como siempre de este pequeño prodigio que sigue asombrándonos en ámbitos como el educativo o ese movimiento maker que tiene en la RPi a un aliado fantástico. Si quieres hacerte con ella, la tienes a 39,75 euros en RaspiPC.es.

El producto ha sido cedido para la prueba por parte de RaspiPC.es. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos