Los Hackintosh hacen posible algo que Apple no: ya soportan los últimos procesadores Alder Lake de Intel

Los Hackintosh hacen posible algo que Apple no: ya soportan los últimos procesadores Alder Lake de Intel
18 comentarios

Con la transición de los Mac de Intel a Apple Silicon se pensaba que la historia de los hackintosh llegaría rápidamente a su fin. Sin embargo, el equipo de desarrollo del gestor de arranque OpenCore ha conseguido agregar soporte para los procesadores Intel de 12ª generación (Alder Lake).

Se trata de un importante logro técnico, principalmente para la comunidad que desea utilizar el hardware más reciente en su hackintosh. Esto se debe a que los chips Alder Lake nunca llegarán a ordenadores Mac genuinos y, por consecuencia, no se encuentran soportados de manera alguna en macOS.

Hackintosh con las CPUs más nuevas

En Xataka hemos hablado mucho sobre lo que es un hackintosh y qué se necesita para montar uno, pero en resumidas cuentas, la regla general dice que para que el sistema funcione, el hardware del PC debe ser lo más parecido posible al de un Mac, siendo lo más importante la CPU, la GPU y el chipset.

Pero aún con el hardware más idéntico posible, no podríamos instalar macOS en un ordenador que no sea Mac. Aquí es donde entra en juego OpenCore. Sin entrar en detalles técnicos, se trata de un cargador de arranque que es capaz de "falsificar" el hardware de cara al sistema operativo de Apple para que pueda ejecutarse en un PC.

OpenCore es actualmente uno de los proyectos más activos. Su comunidad de desarrolladores trabaja constantemente para reducir la brecha entre el hardware de los Mac genuinos y los PC. Producto de ese trabajo añadieron soporte a los chips Intel de 12ª generación y el chipset Z690.

Sin embargo, la compatibilidad llegará con algunas limitaciones. El sistema no podrá aprovechar las capacidades de los núcleos de eficiencia de Alder Lake y tampoco la tecnología de optimización Thread Director, por lo que los usuarios podrían experimentar una caída en el rendimiento.

Por otra parte, tampoco se podrán aprovechar los gráficos integrados de los chips de 12ª generación, por lo que se deberá utilizar una GPU dedicada para tener señal de vídeo. Esta es una de las consecuencias de la falta de compatibilidad de estos chips con las Mac genuinas.

Aunque, como se menciona al principio, este es un importante logro técnico, la capacidad de OpenCore para ejecutar macOS en sistemas x86 evidentemente se irá complicando con el tiempo. Con su apuesta por Apple Silicon, es muy probable que en el futuro, el sistema operativo de los de Cupertino solo pueda ejecutarse en hardware validado por ellos mismos.

Imágenes | Micael Faccio (Flickr) | Intel

Temas
Inicio