Bosch FreshUp: así es el higienizador textil con tecnología de plasma que rompe las moléculas simples y acaba con el mal olor de nuestra ropa

Bosch FreshUp: así es el higienizador textil con tecnología de plasma que rompe las moléculas simples y acaba con el mal olor de nuestra ropa
2 comentarios

Después de todo el día en la oficina y un par de viajes en transporte público, el jersey que llevo no está lo que se dice limpio, pero es evidente que tampoco está sucio. No presenta manchas visibles, pero se encuentra en un limbo de higiene en el que desprende el olor característico del uso. Hace unos años, tendría que haberlo metido a la lavadora. Hoy, tengo una alternativa intermedia: tecnología de plasma para higienizar en la palma de mi mano.

Así es FreshUp de Bosch

El dispositivo tiene el tamaño de un mando a distancia, pero cambia las líneas rectas por una superficie curva continua y un toque tecnológico con leds morados que evocan a las grandes películas de ciencia ficción. A diferencia de aquellas, este artefacto es real y plenamente funcional. ¿Su misión? Higienizar mi ropa sin necesidad de que con cada uso termine en el tambor de la lavadora.

FreshUp no sustituye a la lavadora. Persigue alargar el uso de una prenda entre lavados, desactivando las partículas de olor mediante tecnología de plasma

Formalmente hablando, FreshUp no sustituye a una lavadora. No es su objetivo. Este dispositivo persigue alargar el uso de una prenda entre lavados, desactivando las partículas de olor mediante tecnología de plasma

Con unas dimensiones de 160x65x37 mm y una masa de 200 gramos, el dispositivo se adapta perfectamente a la mano, y es fácil desplazarlo sobre los tejidos, a los que higieniza en cuestión de minutos. Con dos a cinco minutos basta para hacer lo propio con una chaqueta, americana o jersey, eliminando el olor a tabaco, por ejemplo. Así ha sido mi experiencia.

¿Cómo se usa este dispositivo?

Como Se Usa Freshup Opinion

Bosch FreshUp solo tiene un botón, por lo que su uso es completamente intuitivo. El primer jersey que empleo para probarlo desprende un olor moderado fruto del commuting en metro, compartir un espacio de comida en el trabajo y alguna que otra reunión. Por lo demás, la falta de ejercicio del día a día apenas lo ha manchado. Pero, al llegar a casa, es obvio que huele.

Saco el FreshUp de su funda original, en la que va encajado, y lo coloco con la abertura sobre el suéter. Después, pulso el botón de encendido. Aunque siento curiosidad por ver el emisor de luz, un dispositivo de seguridad me impide fijar la vista en él. El mecanismo de seguridad evita la exposición de la piel o la posibilidad de fijar la mirada sobre el emisor de plasma.

Desde que te das cuenta de que la prenda huele hasta que deja de hacerlo apenas pasan unos minutos, por lo que se convierte en un dispositivo interesante para llevar a todas partes

Para activar el emisor, además de pulsar el botón de encendido, hay que imprimir una ligera presión sobre el tejido; es decir, un segundo mecanismo de seguridad. La led blanca que indica que está encendido se colorea de morado al ejercer algo de presión. Si aparece el color rojo, es que queda poca batería y toca cargarlo.

Con movimientos lentos, desplazo el FreshUp por la prenda, centrándome en las zonas críticas. Me recuerda vagamente a los recogedores de migas, pero sin fricción. Ya hace calor durante el día, y la tela del interior del brazo probablemente sea la que más compuestos orgánicos volátiles de sudor contenga. Reparo en que huele ‘curioso’, como a ozono. Es el plasma.

Como Se Usa Bosch Freshup En Ropa Opiniones

Unos minutos después, la prenda está libre de olores. Higienizada. El olor a plasma (como cuando hay una tormenta) permanece unos segundos sobre el tejido, pero se desvanece muy pronto, dando como resultado un jersey listo para ponerme inmediatamente. He evitado meter una prenda más en la lavadora de forma innecesaria, con lo que supone de ahorro de energía, detergente e incluso de tiempo de secado.

¿Cómo funciona el higienizador de tejidos?

Cuando uno enciende FreshUp y lo desplaza sobre un tejido, su emisor de plasma se enciende y empieza a liberarlo. Si el principio de la lavadora es desplazar las prendas para introducir compuestos jabonosos entre las fibras, el de este dispositivo consiste en que el plasma interactúa con las partículas que generan el olor, eliminándolas.

En lugar de enmascarar los olores, literalmente, los destruye a nivel químico. Después de usar el producto durante una semana, es evidente que sobre jerséis, chaquetas, pantalones vaqueros y chinos, los olores son eliminados en su totalidad. La web oficial dice que se reduce el 99,9*% de las bacterias y virus**, y mi nariz no es tan sensible para detectar el 0,1 % restante.

¿Qué mantenimiento tiene FreshUp?

Algunas de las dudas que pueden surgir sobre este dispositivo tienen que ver con su autonomía, mantenimiento o durabilidad. Empezando por la primera, la batería de ion de litio permite una autonomía de unos 60 minutos, lo que daría para higienizar cerca de 12 prendas por completo antes de necesitar una carga.

La carga se realiza mediante el clásico pin USB-Micro que usan tantos gadgets, y requiere de unas 4 horas para completarla. Por descontado, no es necesario cargarlo del todo para usarlo. Es posible hacerlo parcialmente, limpiar un tejido y luego volverlo a enchufar unas horas, aunque el fabricante recomienda realizar la carga completa.

Freshup Carga

Con respecto al mantenimiento, se desaconseja el uso de productos de limpieza e incluso humedad. Basta con limpiar el dispositivo con un paño suave y seco, como el que se tiene para limpiar las gafas o los cristales de casa. En realidad, su mantenimiento es mínimo y se focaliza en quitarle el polvo.

Lo que más me ha gustado de FreshUp

Como su tamaño es reducido, si nos vamos de viaje, es recomendable no dejarlo detrás: nos permitirá cargar con menos ropa

La velocidad a la que higieniza FreshUp es sin duda uno de sus puntos fuertes. Desde que te das cuenta de que la prenda huele hasta que deja de hacerlo apenas pasan unos minutos, por lo que se convierte en un dispositivo interesante para llevar a todas partes.

Además, como el tamaño es reducido, cabe en una mochila, en la guantera o en un bolso. Y su funda ayuda a la portabilidad. Así, si nos vamos de viaje, es recomendable no dejarlo detrás: nos permitirá cargar con menos ropa.

A nivel personal, me alivia saber que no tengo que poner una lavadora cada vez que una prenda huela un poco, y que puedo usarla al menos otra vez sin gastar recursos. Aquellas personas que se sientan inclinadas hacia la protección del medio ambiente, se sentirán reconfortadas. Aunque también supone un ahorro de tiempo y recursos personales.

Otro de los puntos fuertes de esta tecnología es su capa de seguridad. Un emisor de plasma no deja de ser una herramienta muy potente, pero gracias a la pestaña que se cierra automáticamente y a la necesidad de ejercer algo de presión, el emisor queda siempre oculto. Llama la atención la completa guía interactiva de la página web, que ayuda a entender el dispositivo.

  • *Eficacia contra bacterias (por ejemplo, estafilococos, incluidos MRSA y VRSA, estreptococos, enterococos, incluidos VRE, bacterias E. coli, incluidos EHEC, EPEC, ETEC, EIEC, EAEC, ESBL/MRGN, DAEC) y virus (p. ej. virus vaccinia, VHB, VHC, VIH, gripe H5N1, H1N1, herpes, sarampión, rabia) confirmados por el instituto independiente HygCen Alemania, según la prueba [2021-2948, 2021-2949; SN 32436] y la prueba [2021-2827, 2021-2828; SN 32436] encargada por BSH Hausgeräte GmbH. Hasta un 99,9% de reducción de bacterias y virus tras 1 minuto de aplicación con el FreshUp sobre seda y tras 5 minutos sobre algodón. Organismos de prueba para demostrar la eficacia: E. coli y S. aureus, Virus de la Vacunación Modificado Ankara (MVA).
  • **La destrucción de bacterias y virus se basa en el impacto directo de los micro rayos. La energía se transfiere al cuerpo exterior y la interrupción local conduce a la inactivación. Por lo tanto, este efecto se basa en un principio físico.
Advertisement
Inicio