Los cambios de la ITV a partir del 1 de julio: una inspección ocular de los neumáticos puede ser suficiente

Los cambios de la ITV a partir del 1 de julio: una inspección ocular de los neumáticos puede ser suficiente
13 Comentarios

De un tiempo a esta parte, parece que no hay año sin cambios en el procedimiento de la ITV. No son modificaciones disruptivas pero sí es cierto que vamos viendo pequeños retoques a la forma de actuar habitual en cada momento.

A partir del 1 de julio, volvemos a encontrarnos con algunas modificaciones en los exámenes técnicos de nuestros vehículos. En principio, estos cambios no deberían suponer ningún problema si contamos con el mantenimiento de nuestro automóvil al día, pero sí servirán para garantizar una mayor seguridad durante y después de la ITV.

Los cambios en la ITV a partir del 1 de julio

El primer gran cambio que entrará en vigor a partir de este 1 de julio es que la ITV se despide definitivamente del Covid-19. Hasta ahora, las pruebas que requerían un acceso al vehículo habían sido eliminadas, con el objetivo de reducir el riesgo de contagio. Ahora, estas vuelven.

Las principales pruebas afectadas están relacionadas con el número de bastidor y el OBD. En primer lugar, se vuelve a hacer una inspección exhaustiva del troquelado del número de bastidor, para comprobar que el automóvil no ha sido robado o manipulado. Este número, compuesto por 17 dígitos, puede encontrarse en el parabrisas, en la chapa del fabricante o en el propio chasis, troquelado, para que no se manipule.

De nuevo, los técnicos volverán a comprobar el estado de estas señas de identidad, el estado del mismo y que éste coincida con el de la documentación del automóvil.

En cuanto a la OBD (sistema de diagnosis a bordo), como el acceso a este puerto debe hacerse desde el interior del automóvil, las pruebas se habían suspendido. A partir del 1 de julio, estas volverán a realizarse para todos aquellos vehículos homologados bajo las normativas de emisiones Euro 5 o Euro 6.

Al examinar la centralita, se comprueba que el vehículo cumple con los límites legales de emisiones y que no se han realizado manipulaciones para saltarse los mismos. Además, también mantiene en la memoria los avisos de los testigos de alarma, por lo que es capaz de mostrar si se sufre alguna avería a pesar de que el testigo haya sido borrado.

Por último, bastará con una inspección ocular de los neumáticos para declarar como desfavorable la prueba de un vehículo. Si éstos están notablemente desgastados o presentan grietas, el técnico no realizará la prueba de frenado y emitirá un resultado negativo en la prueba. El objetivo es evitar un posible reventón durante la prueba de frenado por el mal estado de las gomas.

Imagen: ACEA-ITV

Temas
Inicio
Inicio