Publicidad

Si quieres usar el móvil, dame tu huella dactilar: así es como México quiere vincular números telefónicos con datos biométricos

Si quieres usar el móvil, dame tu huella dactilar: así es como México quiere vincular números telefónicos con datos biométricos
31 comentarios

Imagina que quieres comprar un móvil y un número de teléfono. Vas a una tienda y el dependiente te pide el DNI (algo normal) para luego pedirte que escanees tu huella dactilar. Si no lo haces, te quedas sin móvil.

Eso está a punto de pasar en México. El Senado de este país ha aprobado la creación del llamado Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (PNUTM) que asociará cada usuario con diversos datos, entre los que se encontrarán datos biométricos. La distópica propuesta ha encendido las alarmas, y varios organismos y asociaciones de activistas han protestado abiertamente ante esa propuesta.

La excusa: luchar contra extorsiones y secuestros

El Senado aprobó por 54 votos a favor, 49 en contra y 10 abstenciones la creación de este registro. En él constarán datos como el número de móvil, fecha y hora de activación, nombre y nacionalidad del usuario, su Clave Única de Registro de Población (CURP) y, lo más inquietante, sus datos biométricos, que podrán ser los del representante legal de la persona física (por ejemplo en el caso de menores).

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) al que pertenece el presidente Andrés Manuel López Obrador apoyó la creación de esta reforma. Según sus responsables, el patrón será una útil herramienta para luchar contra delitos como la extorsión y los secuestros que a menudo hacen uso de móviles para la comunicación con las víctimas.

Esta legislación le daría a las operadoras de telefonía como Telcel y AT&T un plazo de dos años para recolectar esos datos y cedérselos al Gobierno mexicano. El Instituto Federal de Telecomunicaciones se encargará de crear y gestionar ese Padrón, que no solo recolectará datos de nuevos clientes, sino de todos los que ya adquirieron un número móvil ocn anterioridad.

Varios grupos civiles han indicado que la medida pondría en riesgo los datos de los clientes y no servirá prácticamente de nada a la hora de luchar contra el crimen. La medida no es en absoluto nueva, y países como Tailandia anunciaron un sistema similar a finales de 2017.

La reforma ya se intentó aprobar en el pasado: hace más de una década se esgrimieron los mismos argumentos, pero el intento por aprobar una ley al respecto fracasaron.

Este padrón no es más que una nueva versión del Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones (RENAUT), que fue el intento fallido de 2008 durante el gobierno del presidente Felipe Calderón.

Aquel registro fue de hecho eliminado en 2011 debido a que su base de datos fue filtrada y expuesta en el mercado negro. Según el organismo Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), "en vez de incidir en la reducción de la delincuencia, los delitos de  extorsión y secuestro repuntaron en 40 y 8 por ciento, respectivamente,  durante el periodo de vigencia del registro".

Los esfuerzos por reactivar esta reforma han tenido ahora éxito, y López Obrador indicaba que se trata "tan solo de un registro para cuidar a la población", añadiendo que "Nosotros no vamos nunca a llevar a cabo acciones de espionaje”.

Senadores de la oposición han indicado que impugnarán la nueva normativa ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pero si no se logra echar atrás esta medida, el nuevo padrón entrará en vigor de forma efectiva a lo largo de 2022.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio