Un bazo artificial podría ser la solución a numerosas infecciones

Un bazo artificial podría ser la solución a numerosas infecciones
7 comentarios

Un grupo de investigadores del Instituto Wyss de la Universidad de Harvard en Massachusetts han desarrollado un bazo artificial que permite filtrar la sangre para luchar contra diversos tipos de infecciones que pueden ir desde la conocida Escherichia coli (más conocida como E.coli) al virus del Ébola.

Las infecciones sanguíneas son muy difíciles de tratar, y más del 50% de las veces en los que la infección lleva a una sepsis los médicos no pueden diagnosticar la causa, tratando de atacar a esas bacterias con antibióticos de amplio espectro, que no son siempre efectivos. Con este nuevo método los investigadores creen que se puede luchar contra la infección y evitar que esta pase a ser un caso de sepsis, mucho más grave.

Las pruebas iniciales para probar este dispositivo -que hace uso de microgotas magnéticas cubiertas por las llamadas lectinas de unión a manosa (MBL)- se realizaron sobre ratas, y tras cinco horas de tratarles la infección de E.coli, el 89% de ellas tenían la sangre filtrada y estaban vivas, comparadas con el 14% infectadas que no recibieron el tratamiento.

Según ese estudio, el dispositivo logró eliminar más del 90% de las bacterias de la sangre de las ratas, y éstas tenían menos inflamados los pulmones y otros órganos, lo que sugeriría que una sepsis sería menos probable que se produjese.

A continuación los investigadores evaluaron el dispositivo para el volumen de sangre humano, que en adultos es de aproximadamente cinco litros. Tras utilizarlo en una muestra de ese volumen (no en una persona directamente) en la que habían introducido diversas bacterias y hongos, lograron que a un ritmo de un litro por hora el dispositivo eliminara la mayoría de los patógenos en cinco horas.

Según Donald Ingber, uno de los bioingenieros responsables del estudio, una vez controlada la infección sería posible que los antibióticos y el sistema inmunológico pudieran eliminar el resto de las trazas de esa infrección. Y entre las infecciones tratables con este "biobazo" están el virus del SIDA o el del Ébola, en los cuales la supervivencia de los pacientes depende precisamente de reducir al mínimo la presencia de virus en la sangre. Actualmente el equipo está experimentando con el biobazo en cerdos.

Vía | Nature
Más información | Instituto Wyss
En Xataka | Otro pequeño paso de la impresión 3D en medicina: una vértebra para un niño de 12 años

Temas
Comentarios cerrados
Inicio