La OMS mandó un equipo a Wuhan para conocer el origen del coronavirus: esto es lo que han averiguado

La OMS mandó un equipo a Wuhan para conocer el origen del coronavirus: esto es lo que han averiguado
88 comentarios

Necesitamos vacunas, tratamientos, apps y medidas exitosas contra el coronavirus, pero también necesitamos respuestas. La mayor pandemia de las últimas décadas necesita respuestas que nos ayuden a entender qué ha pasado y, sobre todo, que nos ayuden a prepararnos para el futuro. Por eso, un año después de que empezara todo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mandó un equipo de expertos a Wuhan con la intención de buscar esas preguntas sobre el terreno.

El equipo llegó a China el 14 de enero y, tras la cuarentena obligatoria, ha recorrido numerosas instalaciones de Wuhan: desde el Mercado de Animales Vivos al Instituto de Virología de la ciudad. Ahora, acaban de presentar los resultados iniciales y, pese a las limitaciones del trabajo, dan algunas ideas interesantes sobre qué pudo ocurrir en China y qué vías deben explorarse con más detalle.

¿Cómo empezó todo? Un resumen

Los investigadores examinaron los registros médicos del Hospital de Wuhan y de la red sanitaria de la provincia de Hubei. Sus conclusiones, atendiendo a lo que sabemos sobre el virus es que no "no hubo una circulación sustancial no reconocida de SARS-CoV-2 en Wuhan durante la última parte de 2019". Hasta donde ha podido llegar su investigación, “no hay evidencia de grandes brotes que pudieran estar relacionados con casos de COVID-19 antes del 19 de diciembre". Ya sea en Wuhan o en otro lugar de la provincia.

Lo que sí parece claro es que la historia no empezó en el Mercado de Animales Vivos, sino que este solo fue uno de los focos (quizás el mayor) de difusión del SARS-CoV-2 en diciembre. Los datos muestran que “el virus también estaba circulando fuera del mercado” en esas fechas. Por ello, el equipo ha reconocido que, desde su punto de vista y con la información actual, "no es posible determinar cómo se introdujo el coronavirus en el mercado" de Wuhan.

De hecho, según Peter Ben Embarek, el jefe del equipo, la imagen que han conseguido del inicio del brote encaja mucho mejor con los modelos clásicos. "Comenzamos con algunos casos esporádicos a principios del mes de diciembre y luego empezamos a ver pequeños brotes donde la enfermedad comienza a extenderse a grupos más grandes", incluido el Mercado de Wuhan.

A partir de ahí, la cosa se complica. Según el equipo de expertos, “todo el trabajo que se ha realizado sobre el virus y su origen, sigue apuntando hacia un reservorio natural de este virus y virus similares en poblaciones de murciélagos”. No obstante, creen que "un salto directo de los murciélagos en la ciudad de Wuhan no es muy probable".

De las cuatro hipótesis de trabajo (salto directo de los murciélagos a las personas, paso intermedio por otra especie, introducción a través de la cadena alimentaria - por ejemplo a partir de productos congelados - o un incidente relacionado con el laboratorio), los investigadores consideran que la opción de un paso intermedio entre murciélagos y humanos es la más probable.

Las otras dos opciones (salto directo e introducción por la cadena alimentaria) necesitan más investigación, pero descartan por "extremadamente improbable" la hipótesis del laboratorio. No seguirán invenstigándola en el futuro no solo porque las instalaciones del Instituto son de alta seguridad y "es muy poco probable que algo pudiera escapar de un lugar así", si no por “el hecho de que en ninguna parte anteriormente este virus en particular fue investigado, identificado o conocido”.

Un viaje polémico

Jakayla Toney Zrgqhthp Hq Unsplash
Jakalay Toney

No obstante, el equipo reconoce que aún queda mucho trabajo por hacer y mucho material por examinar para tratar de entender bien los primeros casos del COVID-19. Es lo esperable. A falta de poder ver el informe con detalle, la gran duda (y la gran crítica) que se ha lanzado al equipo de la OMS sigue en pie: ¿hasta qué punto los investigadores independientes han tenido un acceso integral a las muestras, registros y evidencias?

A nadie se le escapa que, desde hace meses, China está en una estrategia de "contención de daños" reputacionales con respecto a la pandemia. "China se resistió a esta investigación porque no quiere mirar atrás. Lo ve como una posibilidad de echarle más la culpa por parte de un grupo de extranjeros. Ya tiene su versión oficial de lo que ocurrió", decían en la BBC hace unas semanas. La noticia quizás sea que los resultados del equipo no la contradicen (y no hay noticias de intentos de manipulación).

En definitiva, no hay muchas sorpresas en el informe de la OMS. "El objetivo de la misión era comprender lo que había sucedido a principios de diciembre de 2019", explicaba Peter Ben Embarek. "¿Hemos cambiado drásticamente la imagen que teníamos previamente? Me temo que no. ¿Hemos mejorado nuestra comprensión sobre lo que pasó? ¿Agregamos detalles a esa historia? Absolutamente". Esperemos que así sea.

Imagen | Cheng Feng

Temas
Inicio