Compartir
Publicidad

Intenta hackear una Nintendo Switch para instalarle Windows 10 y se encuentra con el pantallazo azul de la muerte

Intenta hackear una Nintendo Switch para instalarle Windows 10 y se encuentra con el pantallazo azul de la muerte
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevamos un año desde que se descubrió que el procesador de la Nintendo Switch, Tegra X1, tenía una vulnerabilidad que ningún parche puede solucionar, lo que abría la posibilidad a poder hackear la consola para un sinfín de propósitos, que van desde instalar Linux, Android, emuladores, juegos no oficiales e incluso se habla de que algunos han podido realizar copias de seguridad de los juegos almacenados en la consola.

Tras las primeras pruebas con Linux, que no resultaron como se esperaban debido a que el operativo no está adaptado para pantallas táctiles, y la instalación de Android Q, cuya primera versión aún tiene varios detalles por pulir pero que promete, nos llega una nueva hazaña: instalar Windows 10 en la Nintendo Switch.

El objetivo sería ejecutar juegos de PC en la Switch

Desde que se desarrollaron los primeros exploits para el Tegra X1, se decía que sería posible instalar cualquier operativo en la Switch, incluso alguna versión de Windows, pero nadie lo había podido comprobar. Hace unos días, un desarrollador conocido como Ben (@imbushuo en Twitter) se dio a la tarea de probar y lo consiguió... bueno, casi.

Ben explica que instalar Windows 10 en una Nintendo Switch aprovechando la vulnerabilidad del Tegra X1 es relativamente sencillo, el problema es que funcione. Como sabemos, Microsoft añadió el soporte para procesadores ARM con la llegada del Snapdragon 835 de Qualcomm, lo que dio vida a nuevos portátiles centrados en conectividad y autonomía, y de paso abrió la posibilidad de hacer experimentos de Windows sobre ARM, como en este caso.

Gracias a este soporte, fue posible desarrollar este mod para Switch basado en Windows 10, lo que abriría la puerta para tener algunos juegos de PC en la consola de Nintendo. Al menos esa era la idea, ya que Ben sólo logró instalar el operativo y habilitar algunas funciones, como WiFi y la pantalla táctil, nada más, ya que cuando intentó seguir adelante apareció el temido 'BSOD', mejor conocido como pantallazo azul de la muerte.

El mismo Ben aclara que no ha tenido mucho tiempo para invertir en esto, por lo que el código necesita una limpieza masiva de errores, solucionar unos fallos, habilitar unas funciones, y mucho trabajo sobre ACPI y USB. Pero sin duda la idea es al menos interesante.

Por lo anterior, Ben publicó su trabajo en GitHub por si alguien de la comunidad busca echar un vistazo y ayudar con el desarrollo de esto, incluso bromeó al solicitar ayuda a Nintendo y Microsoft para solucionar el fallo que provocaba el pantallazo azul, donde obviamente no ha tenido respuesta.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio