Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La solución a "no cabéis todos" y otros problemas cotidianos que aparecieron con la fotografía móvil

La solución a "no cabéis todos" y otros problemas cotidianos que aparecieron con la fotografía móvil
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Hace menos años de los que pensamos, no existían los smartphones. Teníamos teléfonos móviles con cámaras traseras y frontales (muy a pesar de Apple, los selfies ya existían antes del iPhone) e, incluso, curiosas propuestas como una única cámara “giratoria” (de nuevo, el NGM Forward NEXT tampoco fue el primero).

Sin embargo, en aquel entonces las fotos con el móvil no eran tan populares como lo son ahora. Lo más habitual era llevar, junto al teléfono (que, por cierto, tendía a ser cada vez más pequeño), una buena cámara compacta. Hoy en día, los smartphones poseen cámaras fotográficas que no solo poseen infinidad de ajustes y aplicaciones (modo experto, modo belleza, time-lapse, etc.), sino que, además, no tienen nada que envidiar a ninguna cámara compacta.

Incluso los smartphones de alta gama poseen cámaras de tanta calidad que, en algunos aspectos, podrían compararse con las réflex, eso sin contar que existen periféricos que “convierten” nuestro smartphone en algo muy parecido a una cámara fotográfica, como el Beastgrip Pro, por ejemplo.

LOS SMARTPHONES DE ALTA GAMA POSEEN CÁMARAS DE TANTA CALIDAD QUE PODRÍAN COMPARARSE CON LAS RÉFLEX

Pero ¿qué ha cambiado con la llegada de estas cámaras “móviles? En primer lugar, obviamente, la inmediatez. Hoy en día todos llevamos una cámara en el bolsillo dispuesta a fotografiar todo cuanto ocurre a nuestro alrededor. Dependerá de la calidad del smartphone la rapidez de respuesta de la cámara, por supuesto, pero en general podemos decir que, en tan solo unos segundos, podemos “desenfundar” nuestro teléfono y “disparar” hacia el objetivo para, por supuesto, compartirlo en las redes sociales.

Ese sería el segundo gran cambio: las redes sociales se han llenado de contenidos multimedia (fotos y vídeos) hasta tal punto que existen algunas que sólo consisten en este tipo de contenido (Instagram, Periscope, Snapchat…).

Las fotos panorámicas o de paisajes también tienen gran aceptación. Prácticamente todos los smartphones de gama media o alta tienen la opción de hacer fotos panorámicas (en algunos casos incluso verticales), pero tenemos muchas más soluciones aunque algo más complejas o caras como, por ejemplo, objetivos adicionales que se incorporan al smartphone. Existen muchos objetivos para diversos efectos como teleobjetivo, macro, “ojo de pez” y, por supuesto, gran angular.

Selfie panorámico

Sin embargo, el gran cambio que han traído estas cámaras de mejor calidad es, sin duda, la moda de los selfies. Los más veteranos recordarán que, antes, los “selfies” se hacían delante de un espejo. Sí, aún algunos lo hacen así, pero en aquel entonces era una necesidad porque los teléfonos móviles (que no smartphones) sólo tenían cámara trasera.

UNA FOTO DE UN GRUPO DE PERSONAS O CON UN PAISAJE DETRÁS NUESTRO

Las “autofotos” o selfies han ido creciendo en popularidad y complejidad hasta tal punto que ya no solo consiste en una fotografía de uno mismo, sino que, en muchos casos, se trata de una foto de un grupo de personas o con un paisaje o monumento detrás nuestro. Es en esos casos cuando nos encontramos ante algunas complicaciones para que la foto/selfie sea perfecta. Vamos a ver algunos de estos problemas y cómo solucionarlos.

  • Palo selfie – El conocido (y, a veces, denostado) palo selfie es un buen complemento para hacernos fotografías y capturar una buena parte de nuestro entorno. Simplemente, al alejar la cámara se amplía el cuadro, por lo que capturamos en cada fotografía. Sin embargo, no siempre llevamos un palo selfie con nosotros, por muy plegable que sea.
Palo selfie
  • Capturar el momento perfecto – En una foto de grupo es muy difícil captar el momento exacto en el que todos estén bien: alguno cierra los ojos, otro mira para otro lado… Para solucionar esto lo mejor es utilizar el modo de ráfaga. Muchos smartphones nos permiten realizar ráfagas de fotos con tan solo mantener presionado el botón de disparo. Luego, tan solo tendremos que elegir la mejor de las tomas.

  • Iluminación – Al ser una foto grupal es muy difícil que la iluminación sea la idónea para todos, pero al menos, podemos evitar algunos errores. Es muy importante no utilizar el flash: además de que causa un retraso en el obturador y, por tanto, en el disparo, el flash crea sombras que harán que la piel se vea poco natural, además del conocido efecto de ojos rojos.

  • Gran angular – Tal vez la mejor opción por calidad y sencillez. Obviamente, si ampliamos el ángulo de visión tendremos una mayor perspectiva y más amplitud de campo. Por eso es ideal utilizar smartphones que posean una cámara que nos permita ajustar el campo de visión.

LG X-Cam: Doble lente y gran angular

Un gran ejemplo es el smartphone de la serie X, el LG X-Cam. Posee una doble cámara principal de 13 y 5 megapíxeles que dispone de un gran angular de nada menos que 120º, la misma superficie que captura el ojo humano.

Aunque no sea la cámara frontal, merece la pena utilizarla para selfies grupales porque gracias a este gran angular conseguiremos panorámicas más amplias, grandes horizontes y, por supuesto, fotos de grupo donde caben todos perfectamente. No solo se consiguen imágenes más largas horizontalmente, sino también más altas.

Lg Xcam

Además, la lente estándar del LG X-Cam posee 13 megapíxeles y una lente de gran calidad para tomar buenas fotos y el uso de las dos lentes combinadas permite un efecto “pop-out” con el que se pueden añadir diferentes contornos y efectos a las fotografías: marcos, distorsiones, etc.

El resto de las especificaciones de este LG X-Cam son igual de interesantes: pantalla de 5,2 pulgadas Full HD (1920x1080), procesador octacore a 1,14 GHz, 2 GB de RAM y 16 de ROM (ampliable mediante microSD), batería de 2.520 mAh y NFC.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos