Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Sí, hay toda una comunidad que graba cortos con su smartphone: y no los distinguirías de los tradicionales

Sí, hay toda una comunidad que graba cortos con su smartphone: y no los distinguirías de los tradicionales
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

La tecnología móvil ha alcanzado tal punto de miniaturización y alta calidad en un espacio reducido que hoy día tenemos a nuestra disposición cámaras con calidad más que suficiente para rodar un corto desde nuestro smartphone. ¿Con limitaciones? Claro, pero también con resultados más que sorprendentes.

Aunque seamos amateurs, la calidad de imagen ya planta cara a las cámaras profesionales de entrada, de varios kilogramos de peso y precios bastante poco apetecibles. Frente a ellas, podemos llevar en nuestro bolsillo terminales como el LG G6, de 5,7” de pantalla y 13MP de cámara con las que rodar en cualquier momento.

Está claro que, todavía, queda mucho recorrido en lo que a lente y hardware se refiere para equiparar la cámara de un smartphone, incluso de uno de gama alta, con una de las grandes bestias que podemos encontrar en el mercado profesional. Sin embargo, más que ofrecer una batalla abierta, las cámaras de smartphone proponen una discreta alternativa con la que puedes jugar —y mucho— y conseguir resultados más que dignos.

¿Qué se necesita para grabar un corto con el móvil?

Por supuesto que nos hará falta un guión, actores y ayudantes varios, así como un cámara. Pero, en el plano técnico hacen falta: una buena cámara, un buen micrófono, una alta capacidad de memoria física y una RAM que permita mover todo esto.

La mayoría de vídeos profesionales o semiprofesionales que podemos ver, tanto en la televisión como en nuestro ordenador, tienen una resolución máxima de 1080p. Incluso podemos elegir resoluciones inferiores si nuestra conexión no aguanta tanta calidad. Así podríamos decir que lo ideal es tener un terminal que grabe a esos 1080p. Ya habrá tiempo de bajar.

LG G6 grabar vídeos

Con una doble cámara principal de 13MP y un factor de apertura de 2.4 (125º de gran angular), el LG G6 cumple con estas especificaciones de grabación. Teniendo en cuenta los 32GB de memoria base (ampliable a 2TB mediante microSD), no debemos preocuparnos por videos muy largos. Algo que ocurre cuando grabas en HD.

Estos vídeos, además, suelen ser muy pesados a menos que cuentes con una RAM de varios GB. Y mejor 4GB que 2GB.

El otro factor a tener en cuenta era la calidad de sonido, el talón de Aquiles de las grabaciones domésticas y que da un aspecto amateur a los cortos. En los foros de usuarios se recomienda el uso de micrófonos conectados a la toma jack del móvil, evitando el Bluetooth por temas de lag.

Sin embargo, si nuestro terminal ya viene con un micrófono AOP capaz de realizar grabaciones de alta fidelidad, podemos olvidarnos de estos complementos, así como de los filtros de sonido posteriores que utilizaríamos para pulir el audio al máximo y obtener el resultado más profesional posible.

Un buen programa de edición

Lo más complicado de grabar un corto es la organización del personal implicado y el rodaje en sí. Pero el proceso no termina cuando hemos dejado de grabar. Una vez tengamos todo el material en nuestro dispositivo, necesitamos editar las imágenes, montar las escenas, calibrar el audio y, por qué no, añadir un efecto completo de B/N a la película.

La ventaja que contar con una RAM potente es que podemos ejecutar sin problema programas que soportan vídeos en 1080p para aplicarles filtros, añadirles cambios de escenas o manipular (con éxito) pistas de audio. Tanto integradas como añadidas a posteriori. La velocidad es importante cuando renderizas.

Una de las aplicaciones más usadas es AndroVid (gratuita, aunque podemos adquirir la versión Pro por apenas dos euros). VivaVideo le sigue de cerca. Y si buscamos algo más versátil, por ejemplo trabajar en la nube para que otros puedan colaborar, también tenemos WeVideo (de pago).

Exactamente igual que si usamos un navegador de ordenador, en la edición de vídeo se hace necesaria una pantalla grande, dividida en dos mitades (archivos y visionado) en la que poder incluir una barra de tiempo y pistas. Obviamente, que cuente con una buena resolución.

Con 2880x1440 píxels y un formato 18:9 que nos facilita la división de la pantalla en dos zonas cuadradas, no tendremos ningún problema en editar nuestros cortos en el LG G6.

Una gran ventaja de usar el teléfono, frente a las cámaras profesionales y los programas de edición de ordenador, es que la curva de aprendizaje es mucho menor. Es decir, al estar pensados para resultar intuitivos, smartphones y apps son más fáciles de usar con cierta pericia.

Concursos y festivales de cortos con móvil

Hoy cualquiera puede grabar un vídeo y colgarlo en la red gracias a plataformas como YouTube, Vimeo y Dailymotion, entre otras. Todos podemos convertirnos en cineastas, y eso es precisamente los que promueven concursos como los que organiza Cinephone, el festival internacional de cortometrajes de smartphone.

El hecho de que existan estos festivales facilitan la entrada en el sector del mundo audiovisual a numerosos aficionados a la grabación. Y hay unos cuantos. Basta con buscar en YouTube por «short film smartphone» para encontrar miles.

Concursos como Las Rozas Móvil, o el Premio al mejor corto grabado con un móvil que presentaron LG y NoTodoFilmFest, ayudan a este creciente movimiento. Cuando todos tenemos un teléfono (celular, si participamos en el SmartFilms de 2017) es fácil que nos convirtamos en creadores de contenido.

Y es que basta un poco de ingenio (vale, mucho ingenio), muchas ganas de contar una historia, y un buen equipo para dirigir un corto. Si llevas la pasión de un director o cuentas con amigos y familia deseando actuar o guionizar una historia, poca excusa hay para no lanzarte a grabar, a compartir y a aprender.

Imágenes | iStock/haveseen, LG G6: Official Product Video

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos