Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cualquier pasado fue mejor, pero no: un smartphone actual resiste más que tu primer móvil

Cualquier pasado fue mejor, pero no: un smartphone actual resiste más que tu primer móvil
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Todo el mundo conoce la historia del famoso 3310, ese teléfono móvil que si lo tirabas al suelo se rompía antes el suelo que el móvil. Tenía funda, pero era para proteger el suelo.

Más allá del chiste, del meme que originó un culto a la supervivencia, la realidad es que aquel tanque no era para tanto: si se caía al agua ya podías darlo por perdido. Y cuántos modelos se habrán echado a perder por dejarlo sobre la guantera del coche.

Comparativamente, podría parecer que los teléfonos actuales son más frágiles, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, algunos smartphones resisten a situaciones mucho más extremas que el citado 3310. Para entender hasta qué punto estamos hablando de mito o realidad, nada mejor que conocer a fondo en qué consisten los tests de resistencia que están ahora mismo en vigencia.

Grados de protección IP

Lol

En primer lugar vamos a fijarnos en el sistema de codificación más famoso de todos, la protección IP. Esta nomenclatura se compone de dos letras y dos dígitos: IP hace referencia a ‘ingress protection’, el índice de integridad; el primer dígito responde al grado de protección contra objetos sólidos y el segundo al ídem contra objetos líquidos.

Los dos dígitos IP responden al grado de protección contra objetos sólidos y líquidos

Por ejemplo, el grado de protección 1 contra el polvo hace referencia a una prueba sometiendo el objeto dentro de una esfera de 50mm de diámetro. El polvo no debe llegar a entrar por completo. En el grado 6 se realiza la misma prueba pero el polvo no debe entrar bajo ninguna circunstancia, indistintamente de la presión y velocidad.

Con el agua sucede igual: el nivel 1 nos dice que no debe entrar agua fría a 200 mm de altura respecto al equipo, durante unos 10 minutos. El nivel 9k protege contra chorros de agua de corto alcance a alta presión y a una temperatura de 80 grados.

Los más resistentes

Imagen Resistencia

Pero estas pruebas solo sirven para medir la vulnerabilidad frente a cuerpos extraños. Existe otro estándar definido por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos que habla de la interoperabilidad frente a ondas externas, frente a distintos escenarios climatológicos —niebla, barro, salitre—, etcétera.

El estándar más famoso del US Military Standard Durability Certification es la prueba Mil-STD 810, una normativa creada para las Fuerzas Aéreas del Ejército. Estos tests se componen de diferentes grados de agresividad. Del nivel ‘A’ al ‘F’ las pruebas son bastante comunes. Es en la categoría G, dividido en tres bloques, donde la mayoría de gadgets electrónicos caen. Se les somete a disparos, radiación ultravioleta, vibración extrema, golpes de calor e incluso son aplastados por diferentes vehículos.

Disparos, radiación ultravioleta, vibración extrema, golpes de calor e incluso aplastamientos con un vehículo con algunas de las pruebas militares que reciben

Pocos teléfonos sobreviven a este examen compuesto por 28 pequeñas pruebas de las que destacan especialmente dos: el test de niebla de sal, para determinar la resistencia a corrosión, en la que se expone al terminal a una niebla constante con un 5% de densidad salina, durante 4 días seguidos; y el test de baja temperatura, que somete al teléfono a ciclos de dos a tres horas con temperaturas que van de los -21º a los 33º bajo cero.

Pero estas pruebas no aspiran a ser una demostración de poderío, sino servirnos de contexto sobre el ciclo de vida de cualquier equipo, los criterios que ayudarán a los fabricantes a identificar deficiencias en las técnicas de ensamblado y defectos en el diseño, para que nosotros, como consumidores, estemos más seguros y mejor informados.

Sobreviviendo a una guerra

Como decíamos al principio, miramos al pasado con demasiada nostalgia y quizá no prestamos la atención suficiente a los móviles actuales. Modelos como el LG G6 han sido capaces de sobrevivir con éxito a 14 pruebas del MIL-STD 810G. Caídas, inmersión bajo presión, radiación solar, cambios bruscos de temperatura, niebla de sal y lluvia.

Los test de temperatura son especialmente importantes en la actualidad, ya que los equipos demandan más recursos y ofrecen una potencia que hace apenas un lustro era impensable. Teléfonos como el LG G6 usan un tubo térmico de cobre por el que circula el aire y disipa el excedente de temperatura hacia el marco de la pantalla.

El LG G6 es capaz de soportar picos de temperatura de hasta 150º sobre cero y hasta 33º bajo cero

La batería es otra de esas asignaturas pendientes para muchos creativos. Con razón: no es fácil someter a unas celdas cada vez más estrechas y con sus respectivas paredes de contención más finas.

Fue precisamente LG quien apostó la parte por el todo y sometió a la batería del G6 a más de 20 pruebas, algunas tan extravagantes como perforar con un clavo a alta velocidad para ver si explotaba o se incendiaba —algo que no sucedió en ningún caso—, dejando caer un objeto de 9,1 Kg desde una altura de 61 cm, o exponiendo a temperaturas extremas, soportando un pico de 150ºC, un 15% más que el estándar internacional, que se sitúa en 130ºC.

Parte de esta resistencia se logra combinando diferentes aleaciones de aluminio, usando AL6013 más policarbonato de silicio (Si-PC), aplicado comúnmente en cascos de deportes extremos o incluso aviones y que aumenta en un 20% la tolerancia a golpes respecto a un teléfono fabricado con materiales convencionales.

Ningún móvil es indestructible, pero algunos viven más que otros

Infografia G6

Esta batería de pruebas no es ninguna novedad. LG lleva años sometiendo a sus terminales a todo tipo de tests para asegurar que sus equipos ofrezcan una alta resistencia. Al fin y al cabo, son este tipo de exámenes lo determinará si nos llevamos el móvil de vacaciones a la montaña o mejor nos hacemos con un prepago y guardamos el bueno en casa.

El V10 ya contaba con recubrimiento Dura Skin que protegía el dispositivo contra golpes y arañazos. El G6, cuyo diseño de esquinas redondeadas ha contribuido a su resistencia, ha logrado hacerse con el MIL-STD-810G Transit Drop Compliant, certificado por la compañía independiente MET Laboratories. Además, puede sumergirse a 1,5 metros de agua durante 30 minutos y supera la categoría 6 frente a polvo —está completamente sellado—.

Los equipos de hoy día están mucho mejor equipados para sobrevivir a condiciones adversas

Está claro que no hay ningún teléfono indestructible. Canales como Unlock River realizan las torturas más perversas que se les ocurren para demostrar hasta dónde puede vivir un gadget en la actualidad. Y si algo han demostrado tanto youtubers como laboratorios es que los equipos de hoy día están mucho mejor equipados para sobrevivir que los teléfonos de hace dos décadas.

Hoy se cuidan las características internas, el grosor, la estética, el rendimiento a largo plazo. Nadie pensaría fabricar un terminal en plástico cualquiera porque acabaría fundido. Y sí, en los smartphones actuales hay más piezas susceptibles de romperse, pero a cambio tenemos sistemas mucho más inteligentes.

Imágenes | LG

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos