Compartir
Publicidad

¿Los desechos humanos transformados en vitaminas, plástico y comida? sí, la NASA ya trabaja en ello

¿Los desechos humanos transformados en vitaminas, plástico y comida? sí, la NASA ya trabaja en ello
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es interesante ver como siguen surgiendo proyectos que buscan aprovechar los desechos humanos, transformándolos ya sea en combustible, o como en este caso, en materia prima para la elaboración de herramientas e inclusive como comida y vitaminas para los astronautas.

La NASA acaba de anunciar que han dado autorización a la Universidad de Clemson, además de un presupuesto de 200.000 dólares, para que sus investigadores trabajen y desarrollen procesos que hagan posible que los desechos puedan ser reutilizados, sobre todo dentro de las misiones espaciales en la ISS.

La magia estaría en jugar con la genética de la levadura

Mark Blenner, profesor en el departamento de química y bioingeniería de la Universidad de Clemson, es el máximo responsable de arrancar con el proyecto, donde todo apunta a un trabajo en base a la genética de la levadura. La idea general es hacer que la ISS sea autosuficiente, ya que las misiones de abastecimiento representan una fuerte inversión de millones de dólares.

Actualmente en la ISS se recicla gran parte de la orina, que es utilizada para tareas de limpieza, pero los excrementos se acumulan hasta que un transbordador los recoge y son enviados de regreso a la Tierra. Con este proyecto, que tendrá una duración aproximada de tres años, se busca que la orina sea utilizada como biocombustible, mientras que los excrementos servirían como vitaminas y hasta alimento.

Blenner ha adelantado que la investigación está centrada en una cepa especial de levadura, la cual ha sido modificada genéticamente, para transformar los excrementos en polímeros y plásticos, que servirían como materia prima para la recién estrenada impresora 3D, y así no tengan que depender de las misiones de abastecimiento. Pero eso no es todo, ya que también sería capaz de transformar los excrementos en Omega 3, para que a partir de ahí, se creen vitaminas y ciertos alimentos.

Para hacer crecer esta levadura se necesita nitrógeno, elemento abundante en la orina humana, Por otro lado, esta levadura también se alimenta de ácidos grasos (lípidos), que ciertas algas pueden crear a partir del carbono. Entonces se tienen dos opciones, ya que por un lado tenemos la orina, o bien, se puede usar la misma respiración de los astronautas, que contiene dióxido de carbono, para que las algas produzcan lípidos.

Blenner y su equipo ha iniciado con la investigación, y en los próximos meses se irán dando avances, ya que el mayor reto es crear un sistema que se pueda transportar en una nave, pero sobre todo, se pueda usar de forma sencilla en la ISS.

Más información | NASA
Vía | Quartz
En Xataka | Los astronautas de la NASA van a comer hoy su primera lechuga salida de una huerta en el espacio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio