Compartir
Publicidad

Francia se adelanta a la UE y crea el "impuesto GAFA" para tecnológicas con el que recaudará 500 millones de euros en 2019

Francia se adelanta a la UE y crea el "impuesto GAFA" para tecnológicas con el que recaudará 500 millones de euros en 2019
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que la Unión Europea baraja la creación de un impuesto para las grandes empresas tecnológicas.

Esa particular batalla tiene un primer protagonista, ya que Francia ha anunciado la creación del impuesto GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple) con el que pretende recaudar más de 500 millones de euros por parte de estas y otras grandes tecnológicas solo en 2019.

Un impuesto jugoso para las arcas francesas

El objetivo del consistorio francés es el de evitar esa ingeniería fiscal que llevan a cabo muchas grandes empresas de tecnología para pagar los mínimos impuestos posibles en los países en los que operan.

Ue

El anuncio de este nuevo impuesto lo ha realizado Bruno Le Maire, ministro de economía y finanzas en el país galo. Le Maire había tratado de impulsar la creación de impuesto paneuropeo, pero esas conversaciones se han retrasado ya que sobre el tapete sigue estando el escabroso proceso de separación del Reino Unido de la Unión Europea.

Eso ha parecido decidir a Francia a dar el primer paso. Le Maire anunciaba en una conferencia de prensa que "el impuesto entrará en acción pase lo que pase el 1 de enero de 2019, y durante ese año se obtendrá una cantidad que estimamos en 500 millones de euros". Francia ya estableció en 2012 un impuesto de este tipo que establecía una tasa del 3% sobre los dividendos distribuidos por entidades sujetas al Impuesto de Sociedades.

El impuesto, eso sí, no se aplicó por ser incompatible con la regulación europea, algo que hace pensar si algo habrá cambiado desde entonces y si Francia realmente podrá poner en marcha esta nueva regulación o si la UE se pronunciará al respecto.

En España hay intención de aplicar estas medidas

En mayo el entonces ministro de Economía español, Román Escolano, anunciaba un nuevo impuesto a las empresas tecnológicas. Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, explicaba también entonces cómo la propuesta se basaba en la creación de un impuesto del 3% sobre la facturación (ingresos, no beneficios) por servicios digitales a empresas tecnológicas que cumplieran ciertos requisitos en cuanto a facturación (más de 7 millones de euros), usuarios (más de 100.000) o contratos (más de 3.000 en un Estado miembro).

Gafa2

Aquella propuesta quedó algo difusa tras el cambio de gobierno en España, pero la actual secretaria de Estado de Hacienda, Inés María Bardón, explicaba recientemente que España sería "el primer país de la Unión Europea en aplicar el impuesto a las compañías tecnológicas", y de los primeros después de Francia de imponer otro a las transacciones financieras, conocido como 'tasa Tobin'.

España ha realizado un Anteproyecto de Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales que es algo diferente a aquella propuesta que explicaba Montoro.

Establece un impuesto del 3 por ciento sobre los servicios de publicidad en línea, la intermediación online y la venta de datos de los usuarios, siempre sobre empresas que estén facturando más de 750 millones de euros en todo el mundo y al menos 3 millones de euros en España.

Afectaría a empresas como Google, Amazon, Facebook, Airbnb o Uber, y el PSOE estima que recaudarán 1.200 millones de euros en 2019 con ella, una cifra a priori optimista dado que el Reino Unido prevé recaudar 1.174 millones de euros en los primeros tres años de aplicación, aunque es cierto que su gravamen sería menor, del 2%.

Parece que Francia se le ha adelantado también en el primer apartado, pero esta "tasa Google" podría reportar a las arcas del Estado 850 millones de euros, curiosamente bastante más de lo que supondrían para Francia según las estimaciones de los estadistas galos.

Estos anuncios contrastan con los últimos movimientos de los Estados miembros: la negativa de Irlanda, Suecia y Dinamarca y las dudas de Alemania parecían retrasar la entrada en vigor del impuesto hasta como mínimo 2021 según Expansión.

De hecho los ministros francés y alemán emitieron recientemente un comunicado conjunto en el que instaban a la aprobación de un impuesto digital europeo mucho menos ambicioso. Ese impuesto solo gravaría los servicios de posicionamiento publicitario online, con Google y Facebook como principales afectadas.

Al final eso no ha impedido que los países defensores de este impuesto comiencen a mover ficha por su cuenta en sus territorios nacionales: el anuncio de Francia y el de España (cuyo proyecto de ley acaba de superar el trámite de información pública) se une a las intenciones de Reino Unido (abril de 2020 como entrada en vigor) e Italia (trabajando en proyecto de ley).

Como explican en Expansión, la situación política en España podría anular la aplicación de ese impuesto: puede que la Ley de Presupuestos Generales del Estado no se apruebe, lo que obligaría al Gobierno a aprobar dicha tasa Google vía Real Decreto-ley, que a su vez "podría ser impugnado por inconstitucional".

Todo ello se une a la falta de consenso en la Unión Europea, donde de momento parece que la implantación de este tipo de impuesto sigue teniendo muchos obstáculos que franquear. Queda por ver si Francia efectivamente pone en vigor ese impuesto GAFA, aunque desde luego es la nación que más cerca está de hacerlo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio