Publicidad

Disney celebra el día de Star Wars en Twitter, pero si respondes con #MayThe4th asumes que Disney "se apropia" de lo que compartas

Disney celebra el día de Star Wars en Twitter, pero si respondes con #MayThe4th asumes que Disney "se apropia" de lo que compartas
15 comentarios

El próximo lunes, 4 de mayo, se celebra el tradicional Día de Star Wars. Disney va a tirar la casa por la ventana y estrenará en su plataforma Disney+ 'Star Wars: El ascenso de Skywalker', pero además ha iniciado una campaña en redes sociales como Twitter que está generando un debate legal por sí misma.

Los responsables de Disney animan a todo el mundo a que conteste a un tuit de su cuenta de Disney+ compartiendo su recuerdo favorito de la saga y etiquetando esa respuesta con el hashtag #Maythe4th. Si lo haces, eso sí, Disney se apropia de ese contenido, algo de lo que de hecho avisa al indicar que al responder a ese tuit "aceptas nuestro uso del mensaje y de tu nombre de cuenta en todos los medios de acuerdo a nuestros términos de uso".

Tu contenido en Twitter ya no es tan tuyo

Ayer Disney animaba a todos los fans de la saga Star Wars a compartir sus recuerdos en Twitter desde la cuenta allí de su servicio de streaming Disney+. Acto seguido, eso sí, avisaba de que al responder asumías que esos tuits con el hashtag #Maythe4th podían ser reutilizados por Disney de cualquier forma ya que asumías sus términos de uso.

La iniciativa quedaba empañada por tanto por unos términos legales que sembraban la duda entre los usuarios. La propia Disney añadía un comentario aclaratorio cinco horas después. En él explicaba que solo si respondías a ese tuit con ese hashtag se aplicaban esos términos, y que la idea era usarlos en algún tipo de contenido que teóricamente aparecerá el próximo 4 de mayo.

Las hipotéticas buenas intenciones de Disney al animar a los usuarios a compartir esos recuerdos quedan en duda al "apropiarse" de esos recuerdos, y el debate legal es inevitable. En Xataka nos hemos puesto en contacto con Sergio Carrasco (@sergiocm), consultor jurídico y técnico en Fase Consulting, que nos indicaba que en ese mensaje de Disney+ las implicaciones eran dos.

La primera, explicaba, iba en el sentido de si los responsables de Disney "cogen ese contenido y lo sacan de lo que es la red", algo que genera dudas especiales.

El segundo, en el que no aclaran "si lo que hacen es utilizar los contenidos directamente desde Twitter aprovechándose de que los usuarios ceden sus derechos". Ese punto fue el que parece que Disney quiso aclarar con ese tuit final de aclaración. Según sus palabras,

La principal duda en una iniciativa de este tipo es si podemos entender realmente que la mera participación en las condiciones indicadas supone la cesión de derechos que Disney solicita. Aunque se limita el ámbito, al señalar tanto un hashtag como el hilo que debe seguirse, el uso de nombres de cuenta, y posiblemente avatares, debería documentarse de tal manera que no se pudieran dar problemas en el futuro. Una posibilidad sería que los tuits realizados se incorporaran a una página especial para el 4 de mayo de Disney, utilizando la posibilidad de incrustar los tuits, dado que los términos y condiciones de Twitter lo admiten. La otra posibilidad pasaría por contactar directamente con los usuarios cuyos contenidos se quiere usar y solicitar un consentimiento expreso, del que guardar prueba.

Carrasco añadía además que "el consentimiento debe quedar claro", y para él "lo más adecuado sería que Disney, una vez elegidos los contenidos concretos, se pusiera en contacto directamente con dichos usuarios".

Alexandra Roberts, profesora de Derecho en la Universidad de New Hampshire, también trataba de dar respuesta a la polémica en comentarios a PCMag. "Disney no ha registrado #MayThe4th como marca, pero incluso si lo hiciera, eso no impediría que los profanos lo utilizaran como etiqueta para etiquetar el contenido que publican. Así que el hecho de que Disney simplemente tuitee por las buenas no somete mágicamente a los usuarios de Twitter que nunca vieron su tweet a que acepten cumplir con sus términos". Precisamente el último tuit de Disney+ respondía a esa crítica restringiendo esa "apropiación de derechos" a las respuestas con ese hashtag.

Para Casey Fiesler, profesor asociado en la Universidad de Colorado en Boulder, en Disney se habían complicado sin necesidad. "Creo personalmente que esa apropiación de derechos es estúpida, y que para evitar confusiones simplemente deberían pedir permiso a cualquiera cuyos contenidos quisieran utilizar más allá de lo permisible".

No es la primera vez (y probablemente no será la última)

Este tipo de apropiaciones de contenidos no son extraños en redes sociales en las que uno asumiría que lo que publica se ajusta a los términos de uso de la red social en cuestión y por defecto no es propiedad de quien aprovecha un hashtag concreto, por ejemplo. Los términos de uso de Twitter lo dejan claro: "lo que es suyo, es suyo", indican.

Sin embargo ha habido casos anteriores similares. Apple usó un mecanismo similar cuando inició aquel concurso 'Shot on iPhone Challenge', en el que los términos de uso (PDF) explicaban a qué se sometían los usuarios al publicar sus fotos en Twitter, Instagram o Weibo con el hashtag #ShotoniPhone en las dos primeras redes sociales y #ShotoniPhone# o su versión local en chino (#⽤用iPhone拍摄#) en Weibo.

En aquella ocasión los usuarios que accedían a esos términos y publicaban esas fotos asumían "el consentimiento del participante para dar al Patrocinador una licencia libre de royalties, irrevocable y no exclusiva para utilizar, reproducir, publicar y exhibir dichas Presentaciones en su totalidad o en parte, a nivel mundial, en cualquier forma, medio o tecnología que se conozca actualmente o que se desarrolle más adelante durante un año a los efectos de la realización del Concurso".

La aerolínea Delta Airlines también se vio enfrentada a esta polémica a finales de 2019. Una campaña llamada "Delta Milestone Awards" en redes sociales también aludía a ese tipo de derechos al usar el hashtag #DeltaMedallionLife, algo que se puede comprobar en el pie de página de su sitio web oficial.

Delta1 Delta pidió permiso para usar la imagen a un usuario de Instagram y luego la reutilizó (sin atribución aparente) en sus anuncios en redes sociales en esa misma red.

Una abogada llamada Sara F. Hawkins analizaba aquella situación y llegaba a conclusiones inquietantes. Delta sí podía hacer algo así y era legal puesto que al menos en Estados unidos "no hay leyes que prohiban a las empresas privadas incluir cesiones de derechos en los requisitos de membresía a sus programas".

Al publicar por ejemplo fotos con ese hashtag, Delta se apropiaba de esas imágenes para siempre y sin ofrecer compensación alguna, además de asignarse a ellos mismos la autoría de la imagen. ¿Qué pueden hacer los usuarios? No participar en esas iniciativas o dejar el programa de Delta para evitar estar afectado por dichos términos de uso.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios