Compartir
Publicidad
Así es como gana dinero Netflix: cuando 140 millones de suscriptores no son suficientes
Empresas y economía

Así es como gana dinero Netflix: cuando 140 millones de suscriptores no son suficientes

Publicidad
Publicidad

Así es como gana dinero... es una serie de artículos semanales de Xataka en los que analizamos el modelo de negocio de las grandes empresas tecnológicas: qué divisiones les dan beneficios reales y cuáles no, cuáles son los auténticos núcleos de estas compañías que han transformado al mundo. Hoy, la empresa que empezó alquilando DVD's a domicilio y acabó poniendo patas arriba la industria del entretenimiento, redefiniendo la distribución audiovisual y poniendo en jaque incluso al mundo del cine: Netflix.

A priori, el negocio de Netflix es sencillo: invierte un dinero en crear material audiovisual y comprar los derechos de otros ya creados, ofrece un único producto con tres modalidades de precios para acceder a ellos y sus usuarios le pagan religiosamente cada mes. Pero si rascamos un poco más, no es tan sencillo.

Suscriptores arriba

13 Reasons Why

Los suscriptores de Netflix son el 100% de su negocio a día de hoy, así que en la medida en la que suban, subirán sus ingresos... con algunos matices. En esta gráfica podemos ver la evolución anual de esta cifra en las barras verdes, mientras que la línea gris muestra el crecimiento interanual.

Netflix 001

Por un lado, es normal que el crecimiento explosivo vaya moderándose y cada vez sea menor en cifras porcentuales. Al fin y al cabo es lo que le ocurre incluso a Facebook, Instagram o WhatsApp: cada vez es más difícil llegar a nuevas personas, ya que las que son susceptibles de usar el servicio seguramente ya estén dentro de él. El problema está en lo que ocurre desde 2015.

El crecimiento de países con acceso a Netflix fue explosivo en 2016, pero su crecimiento de usuarios desde entonces no

2015 fue el último año en el que el servicio no estaba disponible más que en un puñado de países. A finales de ese año precisamente llegó a España y un par de meses después anunció su desembarco internacional: todo el planeta podía usar Netflix salvo China (temporalmente, ya que luego hubo un acuerdo con Baidu), Crimea, Corea del Norte y Siria.

Sin embargo, el crecimiento ha seguido bajando en términos porcentuales, pese a estar en muchos más países. Esto obedece sobre todo a una gran dependencia de Estados Unidos. De hecho, solo tiene más clientes de fuera de Estados Unidos que de dentro desde mediados de 2017. Hasta entonces este seguía siendo mayoritario, pese a llevar años presente en toda Europa, América central y del sur, etc.

Una deuda que no deja de crecer

Este no es el único problema, si es que lo es, o la única cuestión que presumiblemente inquieta a sus directivos: este crecimiento está sostenido por una fortísima inversión en creación de contenido exclusivo (películas, series, documentales) que no se sostiene con los ingresos actuales. Aunque los beneficios son crecientes, la inversión es mucho mayor.

Netflix 002

Hace un año Netflix ya acumulaba una deuda de 20.000 millones de dólares, y en las últimas semanas se reveló que va a endeudarse en otros 2.000 millones de dólares. La empresa dijo hace un año que en 2018 invertiría unos 8.000 millones de dólares en contenidos originales y va a a terminar el año con unos 13.000 millones de dólares, más de un 60% extra. ¿Los "culpables"? Grandes contrataciones, como las de Shonda Rhines y Ryan Murphy, que les costaron entre ambas 400 millones de dólares. El año pasado, el último con datos completos, ya lideraron la inversión entre los players que emiten únicamente online y no andaban muy lejos de las grandes productoras que distribuyen en el resto de vías.

Netflix Vs Resto 001

¿Significa todo esto que Netflix esté en problemas financieros? Seguramente no. Si algo ha demostrado Netflix en los últimos años es saber planificar a largo plazo. Por ejemplo, el divorcio con Disney, quien va a lanzar su propio "Netflix" (sirva la metonimia para recordar el rol pionero de la empresa), fue anticipado cinco años antes como algo que podía terminar ocurriendo y para lo que tenían que prevenirse, según contó Ted Sarandos, director de contenidos de Netflix, en una entrevista de Variety.

Miras puestas en Asia

Sacred Games Carteles promocionales de 'Sacred Games', una serie de Netflix en India.

Uno de esos planes para poder volver a hacer rentable a la compañía pasa por hacer crecer el mercado indio. No obstante, esta empresa es compleja: Reed Hastings, CEO de Netflix, dijo en febrero que "los próximos 100 millones de suscriptores vendrán de India", un mercado por explotar. Con llegar a la mitad, 50 millones, a un ingreso promedio de cinco dólares mensuales, ya serían 3.000 millones de dólares anuales.

India es uno de los países clave para el crecimiento de Netflix

Sin embargo, Jayant Sinha, ex ministro económico, dijo que la clase media en el país que puede acceder a este tipo de bienes solo podía llegar a unos 50 millones de personas. Si a eso le sumamos que Hastings negó que pudiesen llegar planes de precio más asequibles para este país, las posibilidades de llegar a esos 100 millones de hindúes parecen remotas.

Sobre regiones también habló Sarandos en Variety. Dijo que América Latina había sido "un cohete" para Netflix, que Europa occidental crecía a buen ritmo y que Asia era su gran objetivo de crecimiento. "Nos preguntamos cómo conseguir que las personas de Corea del Sur nos amen tanto como las de Kansas". El éxito de la crítica no es lo único importante: también hay que atraer audiencia.

Este panorama es seguramente lo que ha motivado una de las últimas decisiones de Netflix: lanzar planes de suscripción más asequibles para algunos países con la restricción de que solo podrán usarse desde el smartphone. En algunos países asiáticos ya hay plataformas de vídeo bajo demanda como HOOQ o HotStar por el equivalente a poco más de cuatro dólares al mes. Demasiada competencia como para obviarla.

Mientras tanto, en Europa o Estados Unidos ya nos hemos acostumbrado a ver cómo Netflix va subiendo paulatinamente sus precios o va ofreciendo propuestas de mayor valor para tratar de aumentar el ingreso medio por usuario.

Con sus astronómicas cifras de inversión en obras originales y en compras de derechos a terceros, este es quizás su único camino a seguir mientras en otras regiones no consigan arañar tantos usuarios como para poder mantener los precios actuales. Aunque al menos sí parecen estar intentándolo: el fichaje de la propia Shonda Rhines, que atrae a una enorme audiencia, o el impulso del anime y el cine de Bollywood en sus estudios revelan este interés.

Así es como gana dinero...

I. Así es como gana dinero Amazon: cada vez más nube y un futuro de producciones audiovisuales.

II. Así es como gana dinero Alphabet: el absoluto rey de la publicidad tiene un gran problema con el resto de productos y servicios.

III. Así es como gana dinero Apple: con el iPhone llegando a su techo es hora de sacar más dinero de sus propietarios.

IV. Así es como gana dinero Facebook: el otro gigante publicitario tiene dos ases en la manga.

V. Así es como gana dinero Twitter: su publicidad y segmentarnos cada vez mejor le hace rentable por primera vez.

VI. Así es como gana dinero Microsoft: cada vez más nube para compensar el descalabro en móviles.

VII. Así es como gana dinero Samsung: ni TVs ni smartphones son la base de su negocio.

VIII. Así es como gana dinero Sony: más vale PlayStation en mano que Xperia volando.

IX. Así es como gana dinero Xiaomi: vine por el precio del smartphone y me quedé por los servicios.

X. Así es como gana dinero Netflix: cuando 140 millones de suscriptores no son suficientes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio