He comprado arte, cromos o un Batman en NFT: estas son mis razones y lo que espero que pase
Criptomonedas

He comprado arte, cromos o un Batman en NFT: estas son mis razones y lo que espero que pase

Quizá dentro de unos años se hable de ellos como una de las grandes burbujas de la historia. O quizá quien hoy haya gastado un poco o un mucho de su dinero en NFTs sea el listo del corrillo de amigos dentro de un tiempo. O puede que simplemente se normalicen y sea tan habitual como tener un imán en la nevera o un cuadro en la pared.

Lo único que sabemos seguro es que los NFT (Non-Fungible Tokens) están representando una de las grandes novedades del mundo tecnológico y cripto de lo que va de 2021.

Esta aplicación de la tecnología blockchain basada en Ethereum ha propiciado que los artistas digitales vean en ella una forma segura y confiable de firmar sus obras o acreditar su origen. También ha hecho que se vendan memes por el equivalente a miles de euros, que un PNG sea subastado en Christie’s por 69 millones de dólares, que cualquiera pueda vender sus tuits o que grandes marcas y organizaciones como la NBA hayan lanzado un sistema de venta de lo que sería el equivalente a cromos digitales que ha sido todo un éxito. Cualquier archivo y creación digital, en definitiva, es susceptible de ser un NFT.

La filosofía de fondo de los NFT es en cierto modo la misma que hace que los humanos demos valor a un sobre de Pokémon extremadamente raro, un sello de una edición limitada, o un Picasso. La convención social de que tiene valor en sí mismo para un grupo de personas. La diferencia fundamental, es que aquí estamos hablando de productos digitales y no físicos, lo que podría activar barreras, alarmas y dudas sobre la mayoría de compradores. Que es, de hecho, lo que está pasando.

Por eso en Xataka hemos querido hablar con compradores o coleccionistas de NFTs, para preguntarles qué les llevó a invertir en ellos y qué expectativas tienen de cara al futuro. También, por cómo fue su experiencia de compra en la plataforma que eligieron y si han decidido alojarlas en algún servidor propio donde tenerlos más seguros. ¿Esperan que sea una inversión que se revalorice a futuro como sería comprar un Bitcoin en 2012? ¿Han pagado porque realmente admiran la pieza digital que han adquirido?

Para ello hemos charlado con tres perfiles diferentes. Sin querer encasillarlos, un early-adopter que no ha querido perder la ocasión de experimentar, una persona que apuesta por ellos para hacer su propia galería de arte, y una experta en la conjunción entre temas legales y cripto que nos puede dar una visión más técnica, y que ha adquirido NFTs para comprenderlos a fondo… y también porque le gustaba la obra en sí misma.

De la experimentación al mecenazgo artístico digital pasando por el coleccionismo deportivo

Nft Testimonio 1

Nuestro primer comprador de NFTs es Juan Encinar. Este asturiano de origen es asesor financiero de profesión, y seguramente por eso, su acercamiento ha sido desde la cautela y la observación, aunque no por ello ha querido dejar de experimentar.

“Yo ya tenía algo de experiencia en Bitcoin y Ethereum, aunque a muy pequeña escala, y siempre de forma cauta, y aunque al principio al enterarme sobre los NFT no me interesaron demasiado, luego sí que captaron mi atención”, nos cuenta.

En concreto, lo que llamó la atención de Encinar fue Top Shot, la plataforma de NFTs creada por la NBA donde de forma muy rápida ha conseguido generar millones de dólares vendiendo clips de mates y jugadas que se asemejan a lo que serían cromos digitales. “Sí, en esta plataforma es básicamente como tener cromos, y yo soy seguidor de la NBA. Los hay más especiales y menos. Yo hasta ahora he comprado cuatro de un precio que podemos decir que es asequible de jugadores que me gustan”, dice.

NBA Top Shot, la web de compra y venta de NFT de la NBA. NBA Top Shot, la web de compra y venta de NFT de la NBA

La pregunta siguiente es, lógicamente, por qué: “De momento puro coleccionismo. Hay amigos que me dicen que el vídeo que he comprado lo pueden ver en Youtube, pero yo lo siento de otra forma. Creo que no tardaré mucho en poder ponerlo en un marco digital y que lo podré sentir como mío”, explica, quedándose en el puro coleccionismo, aunque como buen asesor financiero… “Mentiría si no dijera que un par de los clips que he adquirido son de jugadores que pueden ser MVP este año y que podrían revalorizarse. Pero no es algo que tenga como una obsesión”.

El proceso de compra en su caso fue cómodo, ya que la NBA ha habilitado una rápida herramienta pasarela de pago que permite pagar en dólares, y no en Ethereum. Y al preguntarle sobre la confianza… “Me he interesado y he creado cuenta en OpenSea -una de los mayores marketplaces de NFT- y entre la lista de espera y demás fue algo complicado. En mi caso, que detrás de lo que he adquirido esté la NBA me da bastante confianza”, comenta.

“Tengo mi propio museo digital con NFTs”

Mario Valle Reyes

De Asturias viajamos a California para hablar con Mario Valle Reyes. Este empresario mexicano tiene más de dos décadas de experiencia en el sector de los videojuegos y tras trabajar para Electronic Arts, desde hace unos años es socio fundador de Altered Ventures, un fondo de inversión y apoyo de estudios, esports e iniciativas de realidad aumentada y virtual.

Mario no oculta que a medida que su carrera le ha ido yendo bien, ha ido adquiriendo aficiones que antes seguramente no tenía en mente. “Se puede decir que soy un mini-coleccionista de arte novato. Mi pieza (física) más querida es una del artista barcelonés Eduardo Arranz-Bravo. Entonces, cuando descubrí los NFT y las posibilidades que tenía en el arte digital me interesó desde el principio”, nos dice.

Valle Reyes también tenía experiencia previa en la compra de criptodivisas, estuvo al tanto de la ola de los CryptoKitties hace unos años -para muchos, los predecesores directos del boom actual- y empezó a interesarse por las piezas de arte digital a través de portales como SuperRare, hoy convertido también en uno de los mayores mercados de NFT centrados en arte.

“Empecé a escuchar sobre los NFT y sus posibilidades hará unos tres meses, y rápidamente conecté parte de los puntos en los que trabajo en mi día a día con la posibilidad de abrir una especie de museo o galería propio de arte digital”, nos relata.

Esa galería aún no está accesible al 100% pero sí que se puede empezar a ver una pequeña preview. “La galería la diseñé yo en colaboración con el equipo de desarrollo que tenemos en Altered Ventures. La idea es exponer NFTs que he adquirido, pero también que se muestre el trabajo de artistas emergentes que busquen donde exponer sus obras”, nos cuenta.

Pero hasta llegar a la galería Mario ha ido también configurando su propia colección de NFTs. Y empezó a la inversa. “Lo primero que hice fue ver si era posible una obra de arte física que tengo tokenizarla y pasarla a NFT, de nuevo con el apoyo de mi equipo, que la vectorizó y la pasó después a un objeto 3D. Y a partir de ahí sí que he ido adquiriendo. Algunos de artistas conocidos como Steve Aoki, porque me gusta su música, y otros de artistas no tan masivos, pero cuyas obras me han gustado genuinamente”.

Parte de la colección de Valle Reyes cuenta ahora con una especie de adaptación del Jesucristo en la cruz pero versionado como un Digimon y una amplia muestra de arte digital de distintos estilos. “No tengo un perfil inversor, simplemente trasladé mi pasión por el arte físico al digital, donde me ha sido más sencillo armar una pequeña colección y además he podido encontrar ese espacio con la galería en el que fomentar a pequeños artistas y sus obras”, afirma.

Sobre su experiencia de compra, Valle Reyes ha comprado NFTs en Nifty Gateway, OpenSea y varios de los markets que han sido conocidos en las últimas semanas. Él ya contaba con una cartera de Ethereum, lo que agilizó el proceso, aunque cree que a futuro, “todo pasará por que haya pasarelas de pago adaptadas para todo el público, que pueda pagar con su Visa o a través de Paypal pequeñas o grandes obras de forma mucho más práctica. Porque aunque no he encontrado demasiada fricción, es obvio que el proceso de compra no es apto para todo el mundo ahora mismo”.

Un Batman en mi mesilla

Cris Carrascosa Testimonio

Cristina Carrascosa es una abogada valenciana y es socia fundadora de la firma de asesoramiento legal especializada en el mundo digital y cripto ATH21. Carrascosa cuenta con una de las cuentas de Twitter y una newsletter que más han divulgado las sinergias, puntos de encuentro y fricciones que existen entre el mundo del negocio, el legal, y las criptodivisas. Y lógicamente -nos cuenta- “quise comprar al menos algún NFT para poner a prueba todo y experimentar”.

“Ahora mismo tengo dos: uno me lo regalaron, en una especie de airdrop privado, y el otro lo compré. Es una edición limitada y única de Batman. Lo compré porque por un lado me gusta (quise comprar uno de Toki Doki pero llegué tarde, y de lo que ofrecían Batman era el único que me gustaba) y lo compré porque es único y tenía ganas de probar la experiencia de usuario de coleccionar un NFT”, nos cuenta.

Carrascosa consiguió su Batman en VeVE, “y fue ultra sencillo. Sin wallets, sin Blockchains… la UX es fácil, atractiva y el proceso de compra rápido”.

"Hay mucho hype que depurar, pero creo que en la digitalización de activos y creo que los NFTs son actualmente la mejor herramienta para hacer únicos activos que hasta hoy han sido totalmente fungibles. Es una evolución natural de la economía, en mi opinión."

Sus expectativas en su caso no van más allá de la propia experimentación para conocer el medio de cara a su faceta laboral, y las compara con cualquier otra pieza de decoración que pueda tener en su casa. “La tengo en mi archivo, y no tengo expectativas de hacer nada con ella, como no las tengo de hacer nada con ninguna de las piezas que tengo en casa. Ni las láminas, ni las figuras que me traigo de cada viaje que hago… Simplemente las tengo”.

En el caso de su Batman, lo colocó con realidad aumentada en una mesa de su casa. Ha sido hasta ahora su manera de disfrutarlo.

Como experta legal, aprovechamos para preguntarlo sobre las dudas que han surgido junto con la posible burbuja sobre el alojamiento de estas piezas digitales. “Nunca se puede tener plena confianza en una empresa que no es la tuya. Claro que tengo dudas, sobre todo de un sector que acaba de nacer y que tiene mucho hype que depurar. Pero sí confío en lo que se está proponiendo. Creo que en la digitalización de activos y creo que los NFTs son actualmente la mejor herramienta para hacer únicos activos que hasta hoy han sido totalmente fungibles. Es una evolución natural de la economía, en mi opinión”, nos explica.

En su firma de asesoramiento ya han comenzado a recibir las primeras dudas y propuestas sobre qué se podría hacer con NFTs. Ante esto, Carrascosa recuerda la cautela y pone hincapié en entender bien hasta dónde puede llegar esta tecnología. “Tenemos ya aproximaciones de clientes, tanto para crear líneas de NFTs en sus modelos de negocio, como para solicitarnos un informe de mercado sobre qué proyectos pueden tener más solidez legal y regulatoria y así poder invertir en ellos. Y si además vemos las rondas y los fondos que están entrando en algunos de ellos, creo que no es ninguna locura pensar que es un sector que se va a consolidar, en cuanto procesemos todo el ruido actual”, concluye.

Temas
Inicio