He probado a ganar dinero con Brave y me he llevado tres euros en un mes
Aplicaciones

He probado a ganar dinero con Brave y me he llevado tres euros en un mes

Ganar dinero usando una aplicación o programa suena bien. Bastante bien, de hecho, y más si es un navegador que, seguramente, usemos varias horas al día. Eso es lo que nos propone el navegador Brave: úsame, deja que te mande algunos anuncios en forma de notificaciones y, a cambio, te recompenso con unos tokens llamados BAT que puedes gastar en cosas.

No está mal. Pero el que escribe tiene cierta experiencia en eso de usar aplicaciones a cambio de dinero y llevarse chascos, así que he estado usando Brave a lo largo de estos últimos días para ver si es posible ganar algunos euros con el navegador y, en caso afirmativo, cuánto y en qué se pueden gastar. Acompáñame en esta aventura.

Cómo funcionan las recompensas de Brave

Antes de nada, tenemos que entender cómo funciona este sistema de recompensas. Brave nos permite configurar el navegador para que nos mande anuncios, los llamados Brave Ads. Estos anuncios están "basados en tus intereses según se deduce de tu comportamiento de navegación. No se exportan datos personales ni el historial de navegación fuera del navegador".

Estos anuncios pueden ser imágenes patrocinadas en la pantalla de inicio del navegador y notificaciones push nativas. Están disponibles tanto en la app de escritorio como en las móviles, pero nosotros durante estos días hemos usado solo la versión de escritorio.

Imagen Patrocinada
Imagen patrocinada en la pantalla de inicio.
Ejemplo de notificación
Ejemplo de notificación enviada por Brave.

No están activados por defecto, sino que deben activarse manualmente desde la configuración del programa. Al hacerlo, podemos configurar cuántos anuncios queremos ver a la hora, siendo diez anuncios el máximo y lo que nosotros hemos elegido.

Cuando vemos estos anuncios, Brave nos recompensa con BAT, siglas en inglés de tokens de atención básica. BAT es, básicamente, una suerte de criptodivisa basada en Ethereum, aunque desde Brave la consideran un "token de utilidad" que "puede utilizarse para medir, intercambiar y verificar directamente la atención". Para más información técnica sobre el token, aquí las FAQs y aquí el whitepaper.

Dejando de lado los tecnicismos y bajando todo esto a la vida terrenal, el funcionamiento básico es el siguiente: ves anuncios, recibes BAT, los acumulas como si fueran puntos de fidelidad y los intercambias por tarjetas regalo de prepago o los usas para dar propina a creadores verificados. También puedes usarlos para pagar con Gemini Earn y Gemini Pay, comprar NFTs o comprar cosas en apps web3.

¿Y cuánto se gana?

Y ahora que ya sabemos cómo funciona este sistema, hablemos de la experiencia. Dice Brave que los anuncios están basados en nuestros intereses según nuestro comportamiento de navegación, lo cual no casa con los anuncios que yo he estado viendo durante este tiempo: criptomonedas, metaverso, NFTs, apps web3... Ninguno de estos temas me interesa ni los consumo. De hecho, no recuerdo haber visto un solo anuncio relacionado con mis intereses.

Algunos de los anuncios recibidos durante el 28 de julio
Algunos de los anuncios recibidos durante el 28 de julio.

Comencé el experimento el 14 de junio y, desde entonces, he estado usando Brave todo el tiempo (salvo dos semanas en julio, que estuve de vacaciones). El navegador se configuró para enviar diez anuncios a la hora, es decir, diez notificaciones push con su correspondiente aviso sonoro. Para el 30 de junio, ya había conseguido 4.250 BAT que cobré el 8 de julio. Vamos, que en 15 días había ganado 1,74 dólares al cambio.

En los últimos 30 días, y tras haber recibido 214 anuncios, he ganado 3,297 BAT, que al cambio actual son 1,35 dólares que cobraré el 8 de agosto. Se sumarán a los 4,250 BAT actuales y entonces tendré 3,09 dólares. Es verdad que no es la miseria que conseguí usando apps que prometen ganar dinero, pero lo cierto es que desde el 14 de junio, usando el navegador entre siete y ocho hora diarias, haber conseguido tres dólares es... poco.

Ganancias en Brave.
Ganancias en Brave.

¿Qué puedo hacer con estos tokens que tengo ahí guardados? Pues puedo darlos como propina a un creador verificado (algún usuario de Twitter o un youtuber, por ejemplo), los puedo pasar a una cartera de Gemini para convertirlos en otra cosa, como ETH y luego a euros; los puedo intercambiar por tarjetas regalo a través de la plataforma TAP (una tarjeta de Amazon, La Casa del Libro, Nike o Zalando, por mencionar algunos) previa creación y verificación de una cuenta en Uphold o, simplemente, los puedo guardar.

Es poco dinero, poca recompensa para lo tedioso que 1) es el sistema de reclamación y 2) el **** que es recibir diez notificaciones a la hora solo del navegador, a las que habría que sumarle las notificaciones propias del día a día, como el móvil, Slack, el correo, etc. ¿Os suena eso de "economía de la atención"? Pues el sistema de recompensas de Brave es un muy buen ejemplo.

Con el paso de los días aprendes a ignorar las notificaciones

El problema, o la ventaja, según el punto de vista, es que aprendes a ignorar las notificaciones. Los primeros días es un rollo escuchar la notificación cada dos por tres, pero con el paso del tiempo acabas acostumbrándote y la acabas pasando por alto. Es más, en mi caso es más fácil todavía, ya que tengo desactivadas la inmensa mayoría de notificaciones del PC, por lo que mi cerebro ha aprendido que sonido de notificación = anuncio de Brave = obviar por completo.

Entiendo el punto, pero no merece la pena

Tras haber probado este sistema de Brave, he extraído ciertas conclusiones que, considero, merece la pena compartir. Lo primero es que, como navegador, me lo quedo. Es más ágil, eficiente y potente que Edge, Chrome, Firefox y demás navegadores que he probado. Me gusta cómo funciona y, tras este experimento, voy a usarlo como navegador de cabecera.

La segunda es que el propósito de Brave me parece noble, aunque ineficiente. Brave comparte parte de sus ingresos con los usuarios (un 70%, dicen en su web) a través de este sistema de recompensas. Ya que usas su software, me parece buena idea recompensar al usuario a cambio de que este ayude a que el software se mantenga (viendo anuncios). El problema es que la relación molestia / recompensa no compensa, tal y como hemos visto anteriormente.

Ahora bien, si no te supone un drama tener las notificaciones molestándote cada dos por tres y le dedicas tiempo al navegador (vamos, que lo usas como tu navegador de cabecera), seguramente en unos meses tengas un piquillo para canjearlo por una tarjeta regalo que te ayude a comprar algo. Al menos es gratis. Lento, ineficiente y molesto, pero gratis.

Temas
Inicio
Inicio