Samsung S95BA OLED, primeras impresiones: la tecnología QD-OLED está aquí, la hemos probado y nos ha impactado
Análisis

Samsung S95BA OLED, primeras impresiones: la tecnología QD-OLED está aquí, la hemos probado y nos ha impactado

Seguimos la pista muy de cerca a la tecnología QD-OLED desde hace casi tres años. En 2019 dos medios surcoreanos muy fiables, The Korea Herald y BusinessKorea, desvelaron que Samsung estaba desarrollando su propia tecnología OLED para paneles de gran formato con el propósito de competir en un mercado que actualmente está indiscutiblemente liderado por LG.

En aquel momento estas publicaciones vaticinaron que los primeros televisores QD-OLED de Samsung aterrizarían en las tiendas en 2020, pero llegó la pandemia de SARS-CoV-2, y con ella las previsiones de muchas compañías tuvieron que ser reescritas de arriba abajo.

Hemos tenido que armarnos de paciencia, pero, por fin, el primer televisor de Samsung con panel QD-OLED está a punto de llegar a las tiendas españolas. Y nosotros ya hemos tenido la oportunidad de verlo en acción con la calma necesaria para hacernos una idea certera acerca de su calidad de imagen. Ahí va un pequeño aperitivo para ir abriendo boca: a las demás tecnologías va a costarles mucho superar lo que nos proponen estos paneles orgánicos.

Samsung S95BA OLED: especificaciones técnicas


características

panel

QD-OLED 4K UHD de 10 bits, relación de aspecto 16:9 y refresco de 120 Hz

resolución

3840 x 2160 píxeles

tamaños disponibles

55 y 65 pulgadas

procesador de imagen

Neo 4K

HDR

HDR10+, HDR10 y HLG

sonido

2.2.2 canales

Potencia total: 60 vatios

Procesado Dolby Atmos

conectividad

4 x HDMI 2.1, 2 x USB 2.0, 1 x Ethernet, 1 x salida audio digital óptica, 1 x jack de 3,5 mm, 1 x RF y 1 x RS-232C

conectividad inalámbrica

Wi-Fi 5

Bluetooth 5.2

sistema operativo

Tizen OS

consumo típico

100 vatios

consumo máximo

300 vatios

dimensiones

1224 x 767 x 287 mm (modelo de 55 pulgadas con peana)

peso

20,9 kg (modelo de 55 pulgadas con peana)

precio

2279,05 euros (55 pulgadas)

TV OLED 4K 138 cm (55") Samsung QE55S95B 4K Inteligencia Artificial Dolby Atmos Smart TV

TV OLED 4K 138 cm (55") Samsung QE55S95B 4K Inteligencia Artificial Dolby Atmos Smart TV

La tecnología de los paneles QD-OLED, explicada

La cualidad más relevante que tienen los paneles OLED es su capacidad de emitir luz sin necesidad de recurrir a una fuente de iluminación externa, algo que sí deben hacer los paneles LCD. Esto es posible porque utilizan diodos orgánicos, unos componentes electrónicos semiconductores que permiten y controlan el paso de la corriente eléctrica en un único sentido.

Los paneles OLED que fabrica LG Display son de tipo W-OLED ('White OLED')

A diferencia de los diodos convencionales, los que utilizan material orgánico tienen la capacidad de reaccionar a la estimulación eléctrica emitiendo luz, de ahí que la tecnología OLED sea autoemisiva.

Hasta aquí no hay ninguna diferencia entre los paneles OLED que fabrica LG y los que ya está produciendo Samsung. Sin embargo, si nos ceñimos a la estrategia a la que recurren para reproducir el color aparece la primera diferencia significativa entre ambas tecnologías. Los paneles OLED que fabrica LG Display son de tipo W-OLED (White OLED), por lo que la luz que emite cada una de las celdillas autoemisivas del panel es de color blanco.

El problema es que para componer una imagen en color necesitamos obtener los tres colores primarios RGB (rojo, verde y azul), por lo que es necesario colocar encima de la matriz de diodos orgánicos un filtro de color RGB que sea capaz de reproducirlos.

Curiosamente, esta tecnología no la diseñó originalmente LG. Durante muchos años la compañía que más esfuerzos había realizado para desarrollar la tecnología OLED fue Kodak, y en 2004 hizo un anuncio sorprendente: había conseguido resolver la principal desventaja que tenían los paneles OLED RGB, que consistía en la degradación prematura de los subpíxeles de color azul. Además, su solución permitía fabricar paneles OLED con un tamaño muy superior al de los paneles de este tipo que se producían en ese momento. Y con un coste inferior.

La tecnología que había implementado Kodak era, precisamente, White OLED. La compañía estadounidense patentó su innovación, pero su estado financiero en ese momento no era bueno debido, entre otras razones, a lo mucho que se había resentido desde finales de la década de los años 90 el mercado de la fotografía de película, que era una de las principales fuentes de ingresos de Kodak.

Esta situación provocó que los responsables de la compañía decidiesen abandonar el desarrollo de la tecnología OLED, por lo que a finales de 2009 LG compró a Kodak esta área de negocio y las patentes que había desarrollado por 100 millones de dólares. El resto es historia.

Qd Oled 1
En esta imagen reclaman el protagonismo las dos capas más relevantes de los paneles QD-OLED: la matriz de diodos orgánicos que se responsabiliza de entregar la luz azul y la capa de nanocristales que se encarga de modificar la longitud de onda de la luz azul para generar los colores rojo y verde.

La principal ventaja de los paneles White OLED que fabrica LG Display frente a los RGB OLED convencionales es que, como hemos visto, no adolecen de la degradación prematura del subpíxel azul. Además, su producción es más sencilla, barata y permite obtener paneles con un tamaño sensiblemente mayor al de los paneles RGB OLED. Sin embargo, no todo son ventajas.

La tecnología W-OLED requiere, como hemos visto, la colocación encima de la matriz de diodos orgánicos de un filtro de color RGB que permite la reproducción de los tres colores básicos, pero que, a cambio, absorbe luz, reduciendo sensiblemente la capacidad de entrega de brillo de los paneles W-OLED frente a los RGB OLED. Y, además, su capacidad de reproducción del color es inferior a la de esta última tecnología.

Qd Oled 2
La luz azul que a largo plazo puede degenerar nuestra retina es la situada en el rango que se extiende entre los 415 y los 455 nm, y, según Samsung, sus paneles emiten entre un 12 y un 14% de esta luz, frente al 20-25% emitido por los televisores LCD LED convencionales.

La razón por la que ha merecido la pena que hagamos este pequeño repaso consiste en que, precisamente, la tecnología QD-OLED que ha desarrollado Samsung aspira a resolver los dos hándicaps de W-OLED, pero intentando mantener sus bazas frente a RGB OLED. Lo que propone Samsung es reemplazar el filtro RGB que requieren los paneles W-OLED por una matriz de nanocristales, o puntos cuánticos, que se responsabilice de la reproducción del color.

Qd Oled 3
Según Samsung los nanocristales que utiliza en sus paneles autoemisivos consiguen cubrir el 80% del espacio de color BT.2020. Si realmente son capaces de entregarnos esta cobertura de color la colorimetría de los televisores que los incorporan debería ser muy solvente.

En teoría la eliminación del filtro RGB debería permitir al panel arrojar una capacidad de entrega de brillo superior tanto al medir el valor medio como los picos. Y, además, los nanocristales deberían conseguir reproducir un espacio de color sensiblemente más amplio que el filtro de color RGB.

Los nanocristales tienen la peculiar capacidad de modificar la longitud de onda de la luz

No obstante, los cambios que propone Samsung frente a la tecnología W-OLED no acaban aquí. A diferencia de los paneles OLED de LG Display, que utilizan píxeles de color blanco, los de Samsung recurren a píxeles de color azul, de manera que serán los nanocristales los responsables de actuar sobre la luz azul para generar los otros dos colores primarios (rojo y verde).

Esta transformación es posible gracias a una propiedad muy interesante de los nanocristales: su estructura les permite modificar la longitud de onda de la luz, de ahí que consigan manipular la luz azul para generar a partir de ella luz roja y verde.

Los «puntos cuánticos» son un tipo de nanocristales compuestos por materiales semiconductores con unas propiedades muy curiosas. Y es que su tamaño es tan pequeño que su comportamiento queda descrito por las leyes de la mecánica cuántica, y no podría ser explicado utilizando la mecánica clásica.

Sus características electrónicas están definidas, por un lado, por su tamaño, y, por otro, por su forma, lo que explica que actualmente se estén utilizando nanocristales para aplicaciones muy diferentes, como son la tecnología fotovoltaica, el etiquetado biológico, las tecnologías de eliminación de agentes contaminantes… Y, por supuesto, en electrónica.

Qd Oled 4
La capacidad mínima de entrega de brillo de los paneles QD-OLED, según Samsung, es 0,0005 nits (cuanto más baja sea, mejor). Y la máxima asciende a 1000 nits. Además, su brillo residual es de 158 nits, una cifra más atractiva que los 200 nits en los que se mueven los televisores LCD con retroiluminación LED.

El reto durante el proceso de fabricación de los puntos cuánticos consiste en controlar con mucha precisión el tamaño de los nanocristales. De esta forma es posible conseguir partículas que brillen en cualquier tono del espectro de luz visible al ser excitadas por una corriente eléctrica, colores entre los que se encuentran, por supuesto, el rojo, el verde y el azul que necesitamos para componer el color a través de un panel RGB como los utilizados en los televisores.

En cualquier caso, es evidente que Samsung conoce bien las técnicas de fabricación de los puntos cuánticos debido a que ha utilizado esta tecnología con profusión en sus últimas generaciones de televisores QLED. Por esta razón se le presupone un bagaje que sin duda le habrá resultado valioso durante la puesta a punto de los paneles QD-OLED.

El primer televisor de Samsung con panel QD-OLED, en combate

La oportunidad de probar de primera mano el nuevo televisor QD-OLED de Samsung, el modelo S95BA OLED, se presentó durante un evento muy exclusivo celebrado esta semana por la compañía surcoreana en Londres, y al que muy pocas publicaciones europeas tuvimos acceso.

La demostración se prolongó lo suficiente para permitirnos intuir cuáles son las prestaciones que van a ayudar a los televisores QD-OLED a desmarcarse

Esta primera toma de contacto no es suficiente para llegar a unas conclusiones definitivas acerca del rendimiento de este televisor porque no pudimos intervenir ni en los contenidos que se reprodujeron ni en las condiciones ambientales en las que se efectuó la prueba.

Aun así, como estáis a punto de comprobar, la demostración se prolongó lo suficiente para permitirnos sacar varias conclusiones interesantes e intuir cuáles son las prestaciones que van a ayudar a los televisores con panel QD-OLED a desmarcarse de los modelos que apuestan por una matriz W-OLED fabricada por LG.

Samsungqd Oled 1

La demostración de este televisor QD-OLED se llevó a cabo expresamente sin luz ambiental para permitirnos identificar con la máxima precisión posible las características del panel que intervienen de forma directa en su calidad de imagen. Lo que más me impactó durante los primeros segundos de prueba fue la capacidad de entrega de luz que tiene esta matriz orgánica.

Estoy razonablemente seguro de que al menos entrega picos de brillo de 1000 nits en una región del 10% de la superficie del panel

No puedo precisarlo con seguridad hasta que tenga la oportunidad de analizarlo a fondo en nuestras propias instalaciones, pero estoy razonablemente seguro de que al menos entrega picos de brillo de 1000 nits en una región que ocupa el 10% de la superficie del panel.

Me dio la sensación, incluso, de que es más brillante que el OLED evo G2, que es el televisor con panel orgánico con mayor capacidad de entrega de brillo que tiene LG en su catálogo actualmente.

Samsungqd Oled 2

Los negros de este televisor son como cabía esperar: extremadamente profundos. Esta característica no me ha impactado porque los televisores con panel OLED de LG ya nos ofrecen unos negros extraordinarios, aunque de este dispositivo de Samsung me llamó la atención el bajísimo nivel de luz residual que emite el panel.

Podéis intuir esta propiedad observando la siguiente fotografía. También me dio la sensación de que es capaz de manejar una escala de luminancia muy amplia, aunque es algo que tendré que comprobar cuando pueda analizarlo a fondo.

Samsungqd Oled 3

Por otro lado, el panel QD-OLED resuelve el color con una riqueza cromática y un nivel de saturación muy convincentes. La piel humana es especialmente difícil de restituir, y en este apartado aprobó con nota. Samsung asegura que la colorimetría de este televisor ha sido certificada por PANTONE, pero, más allá de este dato, lo realmente importante es que es capaz de entregar un volumen de color muy amplio que durante esta primera prueba no me pareció que se degradase al alcanzar picos de brillo elevados.

Samsungqd Oled 4

La última fotografía que os proponemos refleja con bastante precisión qué es capaz de hacer el panel QD-OLED de este televisor cuando le pedimos que resuelva los fotogramas más agresivos. Y es que consigue entregarnos una gran cantidad de puntos muy luminosos diseminados por todo el panel preservando un fondo extremadamente oscuro. De hecho, esta prueba corrobora lo que he mencionado unos párrafos más arriba: consigue mantener la luz residual bajo control incluso en circunstancias desfavorables.

Samsungqd Oled 5

Esta toma de contacto con el primer televisor de Samsung equipado con un panel QD-OLED me ha dejado un sabor de boca muy bueno, pero aún tenemos que revisar muchos otros apartados antes de emitir un veredicto definitivo.

Algunos de los que quedan en el aire son su teórica elevada inmunidad a la retención de imágenes estáticas, la evaluación de su ABL (Automatic Brightness Limiter) para comprobar si es o no agresivo, la precisión de su escalado, su calidad de sonido o sus prestaciones para juegos, entre otros apartados. Confiamos en poder analizarlo a fondo muy pronto para explicaros nuestras impresiones con todo lujo de detalles.

TV OLED 4K 138 cm (55") Samsung QE55S95B 4K Inteligencia Artificial Dolby Atmos Smart TV

TV OLED 4K 138 cm (55") Samsung QE55S95B 4K Inteligencia Artificial Dolby Atmos Smart TV

Más información: Samsung

Temas
Inicio