Publicidad

Motorola Razr, primeras impresiones: el nuevo móvil plegable de Motorola es todo un golpe de nostalgia
Análisis

Motorola Razr, primeras impresiones: el nuevo móvil plegable de Motorola es todo un golpe de nostalgia

Publicidad

Publicidad

Se ha filtrado hasta la saciedad, pero finalmente el primer Motorola plegable ya está entre nosotros. En Xataka hemos tenido la ocasión de visitar la sede de Lenovo en Pekín, donde no solo nos han presentado y mostrado el nuevo Motorola Razr, sino que hemos tenido ocasión de probarlo durante algunos minutos para ver cómo se comporta este esperado móvil formato concha con pantalla plegable.

Es pronto para hablar de rendimiento, batería y cámara. De hecho, nos han dicho que no es un modelo para hands-on, es decir, que no es idóneo para hacer unas primeras impresiones completas (digamos que es el prototipo más reciente), pero sí lo suficientemente avanzado para hablar sobre cómo se siente en mano y qué tal el factor forma. Adelantar que es todo un golpe de nostalgia, puesto que estamos ante un Motorola Razr V3 actualizado, y pequeño spoiler: se siente muy bien.

Ficha técnica del Motorola Razr

Motorola Razr

Pantalla principal

pOLED plegable de 6,2 pulgadas con resolución HD 2142 x 876 píxeles y relación de aspecto 21:9 Cinemavision

Pantalla externa

gOLED de 2,7 pulgadas con resolución de 600 x 800 píxeles y relación de aspecto 4:3

Procesador

Qualcomm Snapdragon 710 Octa-Core a 2,2 GHz

RAM

6 GB

Almacenamiento

128 GB internos

Batería

2510 mAh (no extraíble y con carga rápida TurboPower de 15W)

Cámara principal

16 MP, f/1.7, Dual Pixel AF, Laser AF, CCT con Flash Dual LED

Cámara frontal

5 MP, f/2.0

Sistema Operativo

Android 9.0 Pie

Dimensiones

Desplegado: 72 x 172 x 6,9 mm Plegado: 72 x 94 x 14 mm

Peso

205 gramos

Conectividad

eSIM, 4G LTE, USB-C, Bluetooth 5.0, WiFi Dual Band 802.11 a/b/g/n/ac

Precio

1.499 dólares

Disponibilidad

Enero 2020

La tapa de antes, pero de ahora

Motorola Razr 12

Como decíamos al principio, el nuevo Motorola Razr bebe directamente del Motorola Razr V3, uno de los móviles posiblemente más conocidos de la historia. Como heredero en 2019, el Motorola Razr conserva la clásica barbilla en la zona inferior, donde según hemos podido saber, se han guardado elementos como las antenas, que dado el peculiar factor forma, no se pueden implementar en la parte trasera. La barbilla es generosa, gruesa, y actúa como hogar del sensor de huellas dactilares.

En la parte trasera tenemos un acabado cristalizado que se ensucia muchísimo, un mal típico de los móviles hechos de cristal. En la trasera podemos ver la bisagra, que se siente resistente y evita que doblemos el dispositivo hacia el lado que no es. Sobra decir que no hemos forzado el mecanismo, pero desde Lenovo nos aseguran que la durabilidad del mismo es igual que la que se podría esperar de un teléfono normal.

Siendo sincero, me queda la duda de si dentro de dos años la bisagra seguirá ofreciendo el mismo nivel de resistencia que ahora mismo, pero es algo que solo el tiempo desvelará. En cuanto a la pantalla, desde Lenovo nos aseguran que el pliegue "no deja marca", según han comprobado en sus test de laboratorio, y nosotros tampoco hemos apreciado ningún tipo de arruga durante el rato que lo hemos tenido en la mano. Destacar que no estamos usando una pantalla de cristal, sino un polímero.

Motorola Razr 2

La bisagra ofrece cierta resistencia a la apertura y tiende a cerrar el teléfono si dejamos la pantalla abierta a medias. El cierre no es precisamente suave, de hecho podemos llegar a ser bastante bruscos y cerrar el teléfono haciendo un gesto como los que hacíamos hace años. Abrir el teléfono con una sola mano puede llegar a ser algo complicado al principio, pero es cuestión de cogerle el punto y saber que tienes que meter la punta del dedo para desplegar el dispositivo.

Cerrar la pantalla y guardarlo en el bolsillo después de usarlo se siente bastante natural

Ahora que hablamos del diseño, este factor forma tan alargado provoca que los botones de desbloqueo y de volumen se hayan colocado demasiado arriba cuando tenemos la pantalla desplegada, tanto que no es posible tocarlos sujetando el teléfono con una sola mano. Cuando está plegado es todo lo contrario, los mismos botones se ubican en una posición cómoda y se puede desbloquear el teléfono e interactuar con la pantalla secundaria sin ningún problema.

Motorola Razr 3

Y es que siguiendo la estela de otros móviles plegables, el Motorola Razr tiene dos pantallas: una principal y otra secundaria. La principal, la delantera, la que usaremos la mayor parte del tiempo, tiene una diagonal de 6,2 pulgadas, formato 21:9, tecnología pOLED y resolución HD, algo que se nota si acercamos la mirada. Quizá FullHD habría sido una resolución más apropiada. También tiene un pequeño gran notch en la zona superior para alojar la cámara para selfies.

La pantalla secundaria puede usarse para controlar la reproducción de música o acceder a los ajustes rápidos como WiFi o Bluetooth

La pantalla secundaria tiene un tamaño de 2,7 pulgadas con resolución 800 x 600 píxeles y tecnología gOLED, y en pocas palabras, sirve para hacernos selfies con el teléfono plegado y usando el sensor principal. Cuando activamos la cámara (agitando el móvil), en la pantalla aparece una preview y basta con sonreír, hacer un gesto con la mano o pulsar en la pantalla para hacer la foto. Si abres la cámara en la pantalla secundaria, puedes desplegar el Razr y usarla a tamaño normal gracias a la compatibilidad con App Continuity.

Motorola Razr 9

¿Y cómo se siente esta pantalla? ¿Qué tal el factor forma? Siendo completamente honesto, realmente bien. Para mi sorpresa, se siente sorprendentemente natural cerrar el teléfono después de usarlo durante un rato, si bien es algo que se podría acachar a que yo tuve uno de estos móviles con tapa antaño. De acuerdo a Lenovo, "la idea es que puedas tener todo el factor forma que necesitas en un teléfono y lo puedas cerrar para guardarlo cómodamente en el bolsillo y llevarlo". En mi primera toma de contacto, solo puedo decir que lo consigue.

Algo que me ha gustado es lo que la empresa llama "zero-gap". Cuando el teléfono está plegado no hay espacio entre las dos tapas para que entren objetos extraños dentro de la pantalla y la arañen. Si sueles llevar el teléfono en el mismo bolsillo que las llaves o en un bolso, este diseño debería mejorar la durabilidad de la pantalla. Y es importante, porque no tiene resistencia ni al agua ni al polvo. Desde Lenovo se han mostrado muy seguros con su producto, asegurándonos que si se rompe la pantalla la garantía cubrirá la reparación, siempre y cuando no la hayamos roto a propósito. "Vamos a ofrecer un servicio de garantía muy amplio", nos aseguran.

Sin destacar en especificaciones y buscando el equilibrio

Motorola Razr 20

Visto el diseño y el factor forma, procede dedicarle algunas palabras a los componentes que encontramos en el interior del Motorola Razr. No es un modelo final, así que no hemos podido jugar, usar apps o indagar en el sistema operativo, así que mejor esperar al análisis para emitir veredicto. Simplemente destacar que tenemos 6 GB de memoria RAM, el procesador Snapdragon 710 y 128 GB de almacenamiento interno.

El Motorola Razr no busca ser el mejor en especificaciones, sino diferenciarse del resto de terminales de gama media

¿Por qué no optar por un gama alta? Según nos han contado, porque han buscado el equilibrio y porque no han querido hacer un móvil que sea mejor en todo, sino ser diferentes. El Motorola Razr es un "trend settler", un marca-tendencias, dicen, y los componentes elegidos parecen ser suficientes para llegar a los usuarios a los que buscan llegar.

"El Snapdragon 710 ofrece un buen rendimiento y capacidades de Inteligencia Artificial", nos comentan, así que se ha combinado con 6 GB de memoria RAM y una batería dividida en dos celdas (una en la "parte superior" y otra en la "parte inferior" de la bisagra) con un total de 2.510 mAh, una cifra que visto el tamaño del panel y el procesador, y siempre sobre el papel, se me antoja algo escasa. Eso sí, tiene carga rápida de 15W.

Motorola Razr 22

En lo referente al sistema operativo, el sabor de boca que se nos ha quedado es agridulce. ¿Por qué? Porque el Motorola Razr llega con Android 9 Pie de fábrica, no Android 10, que es la versión más reciente. No tiene capa de personalización (más allá de las Moto Actions que ya conocemos de otros modelos), pero sí un "modo retro" escondido en la cortina de notificaciones que es un golpe de nostalgia en todo el corazón.

¿Y a quién se dirige este terminal? En palabras de Lenovo, "un público al que aspiramos es a los que tuvieron un Razr o que lo quisieron y no pudieron tenerlo, pero también es un marcador de tendencias para el público más joven que quieren cambiar las normas". En ese sentido, creen que este público estará dispuesto a pagar los 1.499 dólares que costará de lanzamiento, y ante la pregunta de si creen que a este móvil plegable le afectará el "Caso Galaxy Fold", son rotundos: "no creemos que nos impacte". De hecho, "esperamos un sold-out y tener lista de espera", afirman.

Las pantallas plegables llegan a la gama media con Motorola como punta de lanza

Motorola Razr 21

Nos encantaría poder ahondar en el rendimiento, la cámara y demás apartados que solemos contemplar en las primeras impresiones, pero por el momento, y dado que es un prototipo (muy avanzado, pero un prototipo al fin y al cabo), hemos preferido centrarnos en el diseño y el factor forma. Lenovo ha confirmado que el Motorola Razr llegará a Europa en enero de 2020 (sin fecha exacta), así que esperaremos al análisis en profundidad para conocerlo mejor.

Por el momento, las sensaciones son bastantes positivas, al menos en materia de diseño y utilidad. Motorola parece haber dado con un factor forma útil, alejado de lo que Samsung o Huawei pretenden con sus respectivos Galaxy Fold y Mate X. Si estas dos marcas buscan el teléfono-tablet, Motorola prefiere un móvil convencional que pueda guardarse y transportarse fácilmente. Opciones diferentes, tipos de usuarios diferentes, pero a un precio mucho más reducido, aunque no por ello bajo.

Toca esperar para ver si el mercado acepta un móvil plegable de gama media por 1.499 dólares

Además de la durabilidad y el rendimiento a largo plazo, queda una duda por responder: ¿cómo responderá el mercado a un gama media de 1.499 dólares? Por muy fan que un usuario sea de la marca y del Razr V3 en concreto, ¿estará dispuesto a pagar ese precio por un móvil plegable? Es algo que solo podremos saber cuando se lance.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir