Compartir
Publicidad
Huawei P30, análisis: parece mentira todo lo que ofrece un terminal tan manejable
Análisis

Huawei P30, análisis: parece mentira todo lo que ofrece un terminal tan manejable

Publicidad
Publicidad

Tras un 2018 espectacular en ventas, Huawei no se detiene en su objetivo de ser el número uno en la gama alta. Su propuesta más interesante por relación prestaciones/precio para este 2019 es el Huawei P30.

Este nuevo smartphone ya lo hemos probado a fondo en Xataka. Veamos si su diseño, autonomía y una completa cámara están bien acompañados para poner el listón muy alto para la competencia.

Ficha técnica del Huawei P30

Como ya le ocurriera en la anterior generación, el Huawei P30 llega al mercado a la sombra del modelo P30 Pro aunque por sí mismo puede quedar englobado entre los mejores terminales del mercado en gama alta. Su ficha técnica no deja lugar a dudas de ello.

Huawei P30
Pantalla OLED 6,1 pulgadas 19,5:9
1.080 x 2.340 px
Procesador Kirin 980
Memoria RAM 6 GB
Almacenamiento 128 GB + NM Card
Sistema operativo Android 9 Pie + EMUI
Cámaras traseras 40 MP SuperSpectrum (f/1.8) +
16 MP (f/2.2, ultra gran angular) +
8 MP (f/2.4, zoom 3x, OIS)
Cámara frontal 32 MP (f/2.0)
Batería 3.650 mAh + Supercharge hasta 22,5 vatios
Conectividad LTE Cat. 16, hasta 1 Gbps, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, dual-band, WiFi Direct, hotspot, BT 5.0
Otros USB tipo C 3.1, lector de huellas en pantalla, jack 3,5 mm
Colores Pearl white (blanco), Breathing Crystal (azul), Black (negro), Amber sunrise (naranja-rojo), Aurora (axul-verde)
Precio 749 euros
Huawei P30 - Smartphone de 6.1" (Kirin 980 Octa-Core de 2.6GHz, RAM de 6 GB, Memoria interna de 128 GB, cámara de 40 MP, Android) Color Negro [Versión española]

Huawei P30 - Smartphone de 6.1" (Kirin 980 Octa-Core de 2.6GHz, RAM de 6 GB, Memoria interna de 128 GB, cámara de 40 MP, Android) Color Negro [Versión española]

Más allá de las lógicas actualizaciones a nivel de procesador, almacenamiento o cantidad de memoria RAM, la novedad más relevante en este Huawei P30 la encontramos del lado de la cámara, que ahora tiene un triple sensor que cubre lo más demandado a nivel de cámara en un teléfono de esta gama: gran angular, zoom 3X y uno clásico mejorado en escenas de noche y resolución.

Y no nos olvidemos de que ahora el lector de huellas pasa a estar bajo la pantalla.

Llega el lector de huellas en pantalla y un notch diminuto

Aunque si lo miramos de frente, el Huawei P30 podría ser cualquier otro smartphone del mercado "casi" sin marcos y con su notch, el fabricante asiático no ha renunciado a la personalidad que la trasera le da a sus terminales. Es lo que le queda tras optar por un lector de pantalla bajo la pantalla.

El diseño exterior del Huawei P30 no llega exento de novedades, pero son sutiles y centradas en afinar detalles

Pero quedémonos primero en el renovado frontal donde el lector de huellas físico desaparece para dejar paso a un diseño casi todo marcos, pues un ligero marco negro es apreciable alrededor de la pantalla encendida. La pantalla no se curva ligeramente en los bordes como en el caso del modelo Pro.

En el frontal apenas se ha dejado sitio para un diminuto notch de tipo gota que alberga solamente a la cámara frontal del Huawei P30.

Huawei P30 En

En los laterales encontramos los botones de encendido, con ligero serigrafiado en rojo, así como el control de volumen sobre él. Todo ello en el lado derecho.

Para el izquierdo queda reservado el espacio de la bandeja donde podemos alojar la tarjeta nanoSIM y la tarjeta para ampliar la memoria interna. Aquí Huawei ha tomado una decisión un tanto controvertida al apostar no por las microSD comunes sino por las NM Card. Por ahora ellos son los únicos fabricantes que las usan.

La personalidad del Huawei P30 queda ahora casi exclusivamente colgada de su parte trasera. Ahí es ya un "clásico" la tira vertical para el módulo de la cámara, con el flash doble ya fuera de él. Logo de Huawei serigrafiado en apaisado y la firma de Leica junto a las cámaras completan la trasera del P30.

Huawei P30 Review Reflejo

Por último hay que hablar de los puertos, todos situados en la parte inferior. Ahí encontramos el de auriculares de 3,5 mm, el USB-C para la carga y la rejilla del altavoz principal del Huawei P30.

Compacto y acabado exquisito

Una vez descrito cómo es el diseño del Huawei P30, toca hablar de sensaciones y el resultado efectivo de sus dimensiones y acabados. Y como leeréis a continuación, sobra decir que hemos quedado muy satisfechos.

El tacto del Huawei P30 me ha parecido asombroso. La unión de la trasera y frontal con el marco metálico es excelente, no resultando nada agresivo el paso de nuestros dedos por los bordes gracias a la curvatura de los laterales y las esquinas. Esa suavidad al tacto la refuerza lo compacto del terminal, su delgadez y su poco peso.

Ligero, compacto, delgado y con un tacto increíble donde destaca la curvatura suave de los laterales y las esquinas del teléfono

El acabado de la parte trasera de cristal es completamente brillante. Destaca bastante a la vista, sobre todo dependiendo del color que escojamos, pero a estas alturas preferimos un acabado con algún tratamiento mate que evite la sensación de suciedad continua que el acabado brillante deja en este Huawei P30. Al menos no me ha parecido especialmente resbaladizo, aunque una funda nunca viene mal.

Huawei P30 Funda Trasera La funda oficial del Huawei P30 le sienta como un guante

Hablando de fundas, Huawei tiene la suya propia, de tipo libro, con acabado que simula la piel, muy delgada y con apenas peso, y que deja dos tercios del frontal como ventana, aunque el material es translúcido y, como la trasera de cristal del terminal, excesivamente amante de huellas y grasa de los dedos.

En el diseño solo nos choca la importante protuberancia del módulo de cámara, que en este Huawei P30 es de los más abultados que hemos visto. El balanceo del terminal cuando lo manejamos apoyado en una superfice horizontal es bastante evidente si no lleva funda puesta.

Huawei P30 Marco Superior

Identificación con huella en pantalla y rostro

Ya veremos si se acaba por quedar pero por ahora, el Huawei P30 es de los terminales del mercado que apuesta claramente por colocar el sensor de identificación por huella sobre la pantalla. El sistema no es nuevo y ya lo hemos visto, entre otros, en el OnePlus 6T o incluso dentro de la familia de Huawei, en el Mate 20 Pro. La tecnología usada por Huawei para su P30 es similar, tanto en concepción como en resultado final.

Sensor Huella Demo

El sensor está situado en una posición lógica dentro de la pantalla, a unos 2 cm del borde inferior y perfectamente centrado en horizontal. Su localización se asume rápidamente y el símbolo que lo identifica, una huella dactilar, aparece al tocar levemente la pantalla o si movemos el teléfono.

La velocidad con la que nos identifica este sensor me ha parecido solo muy ligeramente más lenta que con los sensores de huella físicos, y basta un toque en la superficie simbolizada con una huella dactilar para que se inicie la identificación.

El sistema no nos da respuesta física por vibración mientras se realiza, como cabría esperar, aunque sí que tenemos un destello de la zona de la pantalla donde se está produciendo la lectura, luz que resulta bastante intensa cuando realizamos la identificación a oscuras, resultado a veces casi en una especie de flash sobre nuestro dedo bastante notable.

Cuando la lectura de la huella no puede producirse sí que hay respuesta leve de vibración del sensor integrado en la pantalla.

Capturas Lector Huellas

El error en la lectura de nuestra huella casi nunca ha ocurrido al usar uno de los dedos cuyas huellas habíamos previamente registrado en el teléfono. El sistema de Huawei es fiable y admite la identificación con diferentes inclinaciones del dedo.

Huawei P30 - Smartphone de 6.1" (Kirin 980 Octa-Core de 2.6GHz, RAM de 6 GB, Memoria interna de 128 GB, cámara de 40 MP, Android) Color Negro [Versión española]

Huawei P30 - Smartphone de 6.1" (Kirin 980 Octa-Core de 2.6GHz, RAM de 6 GB, Memoria interna de 128 GB, cámara de 40 MP, Android) Color Negro [Versión española]

Pensado más para ser usada en combinación con el de huellas que de manera independiente, el Huawei P30 ofrece también un sistema de identificación por rostros. En nuestras experiencia de estas semanas con el Huawei P30, la combinación de ambos sistemas de identificación nos parece la mejor solución pues lo que nos interesa es identificarnos rápidamente, y combinando ambos sistemas nos aseguramos que acabará funcionando lo que más rápido ocurra.

El Huawei P30 incluye reconocimiento de rostros pero no integra para ello tecnología alguna más allá de la cámara selfie

Si nos centramos exclusivamente en el reconocimiento de rostros, el sistema solo funciona cuando la pantalla está efectivamente activa, así que nada de poder asomarnos a la misma cuando el teléfono está apoyado sobre una mesa e identificarnos sin tener que hacer nada más.

Lo que sí que tenemos son bastantes posibilidades para que la pantalla se active: botón físico, doble toque sobre la misma o recoger el teléfono de una mesa y levantarlo, momento en que la identificación ya se ha realizado y, si lo tenemos así configurado, entraremos directamente al sistema.

Huawei P30 Pantalla

La detección del rostro e identificación en el sistema es muy rápida, y en la mayoría de situaciones funciona, pero no está entre los mejores sistemas del mercado. Con poca luz suele fallar o tener más problemas de los deseados, lo cual acaba con la búsqueda de una identificación alternativa ha sea por PIN, patrón o huella. Y en mi caso, cuando llevaba gafas de sol y/o gorra, el sistema no era capaz de reconocerme. Lo lógico sería permitirnos el registro de ese segundo rostro para aumentar la efectividad, pero no es así en este Huawei P30.

En cuanto a la privacidad de esos datos biométricos, Huawei dice cifrarlos y almacenarlos exclusivamente en el terminal, pudiendo eliminarnos cuando deseemos.

Revolución (casi) total en la pantalla del Huawei P30

El Huawei P30 trae bastante revolución en el apartado de su pantalla. La llegada del lector de huellas bajo la misma ha permitido que, en las mismas dimensiones que en la generación anterior, ahora tengamos 6.1 pulgadas en vez de las 5.8 del Huawei P20. Es justo la misma diagonal que en el modelo Pro del año pasado.

No tener que dejar sitio para el lector de huellas frontal permite al Huawei P30 ofrecer más diagonal de pantalla en el mismo espacio que la generación anterior

Ese crecimiento de diagonal no es la única novedad que el Huawei P30 hereda del modelo Pro del año pasado. El panel pasa a ser ahora uno de tipo OLED, aunque donde no ha habido revolución ha sido en la resolución de la pantalla, que se mantiene en FullHD+ (2340x1080 píxeles), lo que se traduce en poco más de 400 ppp de densidad.

Hauwei P30 Nitidez

Esos datos efectivamente son más que satisfactorios en el día a día, con una nitidez de los contenidos adecuada. Solo queda la densidad de píxeles en evidencia cuando comparamos directamente con la gama alta premium y sus paneles de más resolución.

En cuanto a la calidad global de la pantalla, es muy satisfactoria. El nivel de brillo, del que no tenemos datos oficiales, es más que suficiente incluso para la visualización cómoda en exteriores, algo a lo que ayuda el contraste del panel. También de reproducción del color o en ángulos de visión no hay queja alguna.

Huawei P30

De este panel me gustaría destacar el control automático del brillo, que es una delicia. Pocos terminales que hayamos probado en todos estos años adapta el nivel al entorno de manera tan rápida, efectiva y lo más importante, invisible para el usuario. Realmente bien.

La personalización de la experiencia con la pantalla del Huawei P30 es posible pero no muy variada. De entrada tenemos la posibilidad de variar la temperatura y modo de color del panel. Existen dos modos predefinidos, normal y vívido, y en ambos podemos alterar la temperatura de color de manera personalizada o fijando una cálida o fría.

En nuestra experiencia con la pantalla del Huawei P30, el modo vívido es nuestro preferido, quizás ajustando de manera manual la temperatura hacia tonos ligeramente cálidos para compensar. En todo caso es mejor modo que el normal, que a mi parecer peca de excesivamente cálido de serie en este panel AMOLED.

Personalizacion Pantalla

En segundo lugar podemos ajustar la resolución de la pantalla a la nativa, 2340x1080 píxeles, o bajarla a HD+ (1560x720 píxeles). Si decidimos que sea el sistema el que escoja la mejor resolución en cada momento, también tenemos esa opción disponible. En ese caso el objetivo sería ahorrar batería, pero tras unos días con esa opción no hemos apreciado un cambio de autonomía que realmente merezca la pena.

Huawei P30 - Smartphone de 6.1" (Kirin 980 Octa-Core de 2.6GHz, RAM de 6 GB, Memoria interna de 128 GB, cámara de 40 MP, Android) Color Negro [Versión española]

Huawei P30 - Smartphone de 6.1" (Kirin 980 Octa-Core de 2.6GHz, RAM de 6 GB, Memoria interna de 128 GB, cámara de 40 MP, Android) Color Negro [Versión española]

También tenemos modo lectura que podemos activar a demanda o programar y sobre el que podemos determinar la calidez que deseamos obtener. De lo que no dispone el Huawei P30 es modo de Tono Natural.

Un notch más pequeño imposible

De la personalización de la pantalla hay que detenerse en los ajustes que tienen que ver con la visualización a pantalla completa y la ocultación o no de la muesca o notch.

En el caso del notch, Huawei, como la mayoría de fabricantes, da la opción al usuario de mantener el minúsculo "notch de tipo gota" siempre en pantalla u ocultarlo rellenando en color negro la parte superior correspondiente.

Hay también una tercera opción que admite la personalización de la apariencia del notch según cada aplicación. Podemos escoger entre que el sistema se encargue automáticamente de mostrarlo o no, mantenerlo oculto siempre, o que se muestre la muesca todo el tiempo.

Huawei P30 Review Pantalla

En cuanto a la visualización a pantalla completa, en la opción correspondiente nos aparecen las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro dispositivo pero que no han sido optimizadas para su visualización a pantalla completa. Realmente quedan ya pocas que no hayan adaptado su interfaz a las muescas, así que sin problemas por ese lado.

Por último hay que mencionar el modo Mostrar siempre en pantalla. Esta opción la podemos activar o desactivar manualmente o programarla con hora de inicio y fin. En la pantalla bloqueada, con este modo se nos mostrará siempre la hora, fecha, indicares varios como la carga restante de la batería, así como iconos con indicaciones de alertas o mensajes pendientes de revisar.

Mostrar Siempre En Pantalla

Echamos en falta que se pudiera realizar algún tipo de interacción con la pantalla bloqueada, por ejemplo para controlar la reproducción de música sin tener que entrar en el sistema, algo que ya ofrecen otros fabricantes y que puede dar ese valor extra que, con tanta igualdad, decida la compra de un lado u otro.

Puerto de auriculares para un sonido de calidad

Pese al diseño muy delgado, el cuerpo del Huawei P30 admite todavía el puerto de auriculares. Gran noticia sin duda para quienes han invertido en sus propios auriculares.

El sonido podemos personalizarlo gracias a Dolby Atmos, contando con tres perfiles predefinidos: Inteligente, Película y Música. Es en este último cuando nos aparece la opción de la ecualización inteligente con 3 modos predefinidos, así como la personal mediante ecualizador gráfico.

Huawei P30 Review

El sonido con los auriculares es nítido, con buen refuerzo de graves y muy potente. Hay aviso para proteger nuestro oído de un nivel de volumen demasiado alto. Lo que no encontramos es radio FM.

Cuando recurrimos a los altavoces externos ya empezamos a notar limitaciones por el cuerpo delgado y sin mucho espacio para la recreación del sonido. La música y cualquier contenido se escucha de manera bastante potente, pero con un volumen por encima de la mitad ya apreciamos demasiada distorsión, poca nitidez de las voces y refuerzo de graves insuficiente. Además no tenemos sonido estéreo al contar solo con un altavoz, el cual queda anulado totalmente si lo tapamos.

Ajustes Audio Huawei P30

Por cierto, si eres de usar fundas y escoges la oficial de Huawei, hay que tener cuidado porque los auriculares no acaban de encajar siempre bien debido al grosor extra de la funda.

Interior de nivel

Como hemos adelantado, el interior del Huawei P30 apuesta decididamente por quedar englobado dentro de la gama alta de 2019. A los mandos del nuevo smartpthone chino está el procesador de la casa Kirin 980, acompañado de 6 GB de memoria RAM y una memoria interna de 128 GB ampliable mediante tarjetas NM.

El Huawei P30 lo apuesta todo a una sola configuración posible. Lo positivo es que es buena opción por su precio

No hay más opciones de configuración para esta gama de la serie P de Huawei. Lógico cuando quedará un modelo Pro y los futuros Mate por venir.

Con esas credenciales el Huawei P30 se disfruta mucho a nivel de rendimiento bruto y fluidez en cada acción que realizamos con el teléfono, ya sea demandante de potencia o no.

Huawei P30 Xiaomi Mi 9 Samsung Galaxy S10+ HONOR View20 Huawei Mate 20 Pro OnePlus 6T Xiaomi Mi 8 Pro OPPO Find X iPhone XS
Procesador Kirin 980 Snapdragon 855 Exynos 9820 Kirin 980 Kirin 980 Snapdragon 845 Snapdragon 845 Snapdragon 845 Apple A12 Bionic
RAM 6 GB 6 GB 8 GB 8 GB 6 GB 8 GB 8 GB 8 GB 4 GB
AnTuTu 290907 374.570 331.707 273.973 270.728 298.112 287.503 282.324 313.341
Geekbench 4.0 (single/multi) 3.274 / 9.629 3.539 / 11.164 4.459 / 10.195 3.284 / 9.744 3.328 / 9.735 2.434 / 9.077 2.456 / 9.178 3.308 / 7.915 4.803 / 11.178
PCMark Work 7829 9.036 7.780 7.620 7.618 8.650 8.236 9.803 -
3DMark (Ice Storm Unlimited) 39.213 61.089 56.351 38.471 37.416 65.760 63.047 63.702 -

En el día a día no hay tirones, aperturas lentas ni signos que evidencien falta de potencia. Android 9 viene bien optimizado y la multitarea, pantalla dividida, reproducción multimedia o juegos de alta carga gráfica se comportan de manera sobresaliente en este Huawei P30.

Más autonomía y carga rápida: una combinación sobresaliente

En nuestras pruebas de autonomía, la batería del Huawei P30 ha demostrado que los posibles problemas de generaciones anteriores están más que olvidados. Con los 3600 mAh hemos promediado más de 24 horas de autonomía efectiva, de las cuales entre 9 y 10 horas eran de pantalla, cifras muy positivas y que superan al modelo del año pasado incluso con menos capacidad bruta.

Con una batería de menor capacidad que el año pasado, el Huawei P30 consigue una autonomía mejor

En el día a día esto se traduce en que, siendo usuarios muy activos del smartphone, el Huawei P30 nos asegura poder salir de casa sin respaldo si queremos, y aún así, llegar con algo de porcentaje de batería a casa por la noche.

En caso necesario, el Huawei P30 cuenta con sistema de ahorro de la batería a dos niveles: modo de ahorro de energía (reduce efectos visuales, sincronización del correo o las actividades en segundo plano ...) y modo de Ahorro Ultra (solo algunas apps son las que están disponibles).

Capturas Bateria

También tenemos otras acciones más pasivas como conocer información detallada del uso de la batería, gestionar de manera individual aplicaciones o un modo oscuro.

Mitad de la batería recargada en 20 minutos

Huawei lleva ya unos años al máximo nivel en carga rápida, incluyendo además un adaptador compatible con sus terminales. En el caso del Huawei P30 tenemos un cargador SuperCharge de 22,5 W que completa la carga de la batería de 3650 mAh en menos de 100 minutos. En nuestras pruebas partimos del 5% de carga y mantenemos la conectividad Wifi y de datos activa mientras medimos los tiempos de carga.

Respecto a la carga rápida, del 5% al 50%, el Huawei P30 se toma solo 20 minutos. Increíble.

El Huawei P30 tiene una de las mejores cargas rápidas del mercado: alcanza el 50% en 20 minutos

La única pega del Huawei P30 en el apartado de batería queda del lado de la carga inalámbrica, la cual no está presente pese a que la trasera de cristal del nuevo terminal invita a ello.

Android 9 Pie con un claro toque EMUI

El Huawei P30 llegará al mercado con la versión 9 de Android. Pero no lo parecerá a simple vista porque sobre él encontramos seguramente la capa más personalizable del mercado en la actualidad. Si ésa es tu aspiración, seguro que te sientes muy cómodo.

La personalización de EMUI 9.1 empieza desde el mismo menú de ajustes, donde hay un estilo y secciones propias que hacen del buscador un recurso que en los primeros días, si no vienes de versiones anteriores de EMUI, vas a usar mucho para encontrar en qué opción concreta ha anidado Huawei la característica que quieres modificar o consultar.

Cuando nos referimos a que la capa EMUI es altamente personalizable no estamos hablando exclusivamente de aplicar temas o que algunas opciones estén cambiadas. No. EMUI nos deja aplicaciones y servicios duplicados en su totalidad, desde las notas al correo, calendario, explorador, salud o tienda de aplicaciones.

Viene también con preinstalación de algunas como la de Booking o Amazon, pero es cierto que no son muchas más. Dependerá de cada servicio o aplicación, incluidos los de música o vídeo, que podamos inhabilitarlos o no, pero con 128 GB de memoria base, aunque no lo logremos hacer, tener estas aplicaciones duplicadas no supone un coste muy alto a nivel de espacio y solo es de organización.

EMUI permite un control personalizado de la interfaz sobre Android 9. Podemos optar por un sistema con dock que personalmente es el que menos me ha convencido, la navegación clásica con tres teclas virtuales, o mi preferida para terminales que aspiran a ser "todo pantalla": los gestos.

Huawei P30 Posible

En EMUI 9.1 disponemos de cuatro gestos básicos: deslizar desde los laterales (nos lleva hacia atrás o adelante en la aplicación que estemos usando o los menús), deslizar rápidamente desde abajo-centro (nos lleva al escritorio de manera ágil) y deslizar más pausadamente desde abajo al centro de la pantalla (activa la multitarea).

En nuestro caso hemos pasado la mayor parte del tiempo con la opción de interfaz controlada por gestos. Tras un brevísimo tutorial, apenas en 5 minutos nos hemos hecho a esos gestos nada extraños y nos movemos con fluidez por la interfaz del Huawei P30.

Otra personalización está en el ajuste de las notificaciones o en la manera en que se accede a las aplicaciones, ya sea con cajón o con escritorios continuos.

EMUI 9.1 mantiene un fuerte componente de herramientas dedicadas a la optimización y organización de sistema, una buena idea para usuarios con conocimiento no muy avanzados.

Triple cámara de nuevo a un alto nivel

Huawei demostró en 2018 que el apartado fotográfico iba a ser uno de los atractivos más claros en los que se iban a enfocar en su gama alta. El Huawei P20 Pro fue un ejemplo más que claro, y base de la idea que el P30 nos trae este año.

Huawei P30 Leica Logo La triple cámara es la protagonista del Huawei P30

El Huawei P30 apuesta en esta ocasión con una combinación de tres cámaras principales: una con sensor de 40 MP (f1.8), otra con sensor de 16 MP (f/2.2, ultra gran angular) y una tercera con sensor de 8 MP (f2.4) y que es el encargado de ofrecer un zoom 3X además estabilizado con OIS.

En cuanto a la cámara secundaria, es única (algo que cada vez se ve menos), de 32 MP y f2.0

La triple cámara, también para el Huawei P30

La aplicación de cámara del Huawei P30 no ha variado apenas de la que nos encontramos el año pasado. Contamos con una navegación por carrusel para ir eligiendo entre los modos de fotografía y vídeo principales.

Captura Interfaz Camara

En ese carrusel no encontramos modos importantes como el HDR, algo incomprensible, o el destinado a tomar panorámicas. Algo más a mano quedan opciones secundarias de cada modo, entre ellas la resolución. Aquí hay que detenerse porque con tres sensores en juego, las resoluciones y modos de disparo quedan asociadas con determinados sensores, por lo que dependiendo de qué tipo de disparo escojamos tendremos unas resoluciones para elegir u otras. Y viceversa.

La máxima resolución de 40 MP solo es posible con el modo Foto normal y el modo Profesional. Los demás no admiten más de 10 MP de resolución

La mayoría de los modos que no son el normal no admiten el disparo con el sensor de 40 MP, lo que al principio puede llevar a algún que otro error. El modo noche, el de apertura, el modo retrato o el mismo HDR no permiten escoger más que la resolución máxima de 10 MP. Incluso para la foto panorámica, donde tiene más sentido poder optar por la mayor resolución posible, solo podemos obtener una imagen de 8 MP.

Img 20190319 130001
Ejemplo Gran Angular

Una cámara todavía más polivalente

Mirando la ficha técnica y tras los primeros momentos con el Huawei P30, la primera definición para su conjunto es claramente que estamos ante una cámara muy polivalente. Huawei nos promete una amplio abanico de posibilidades que van desde la fotografía con gran angular a un zoom 3X que podemos ampliar de manera híbrida hasta los 5X o incluso más.

Sin embargo, los primeros compases con la cámara del Huawei P30 van más asociados a no saber muy bien qué opciones casan con qué resolución, como hemos indicado.

Interfaz Liosa Camara

Poder optar al modo de disparo con gran angular o los zoom 3X en adelante requiere que la resolución esté fijada en máximo 10 MP. Es como viene por defecto nada más sacar el Huawei P30 de su caja, pero podemos optar por escoger la de 40 MP en el modo clásico.

Si lo hacemos así, el único inconveniente es que para que nos aparezcan las opciones de gran angular o zoom hay que volver a los 10 MP máximo. Ese paso no es necesario cuando cambiamos de modo, al de retrato o noche, por ejemplo. En ese caso la resolución cambiará automáticamente.

Muestra Dia A pesar de que la imagen no debería ofrecer muchos problemas al sensor, el resultado es bastante deficiente a nivel de detalle fino

Con la cámara principal del Huawei P30 podemos obtener fotos muy destacadas cuando las condiciones de luz son buenas. Hay buen desenfoque de fondo natural, buen tratamiento del color y no sufre demasiado con el rango dinámico si trabajamos adecuadamente, aunque Huawei tiene todavía pendiente ofrecer una consistencia en la nitidez de sus fotos en cualquier escenario y condición, algo que por ahora no ocurre en sus cámaras.

El modo HDR puede mejorar alguna escena, pero en nuestras pruebas lo ha hecho de manera muy sutil.

Ejemplo Hdr Lago
Recortes Hdr Lago En ocasiones, el modo HDR consigue mejores resultados en lugares donde no lo esperábamos
Recortes Ejemplos Hdr Con tantas opciones y resultados diferentes según la escena, es complicado prever con qué modo obtendremos la mejor fotografía

La parte de fotografía computacional no falta en la cámara del Huawei P30. Lo más accesible para el usuario es activar o no la identificación de escenas para que el sistema aplique las mejoras y ajustes que cree que consiguen una fotografía mejor.

Esa identificación de las escenas y lo que en ella aparece la realiza a la perfección en escenas comunes, con muy pocos errores. Ese escalón ya lo sube la AI de los procesadores con suma facilidad. Otra cosa es saber qué hacer con esas fotos.

En nuestras pruebas, las escenas que dejábamos en manos de la AI, que no eran muchas, acababan o demasiado saturadas o sin apenas efecto visible. En todo casi, salvo muy contadas excepciones, mi preferencia siempre era no tener activa esa opción al tomar las fotografías.

Con Ai Sin Ai Identificación perfecta de la escena, pero la AI todavía sigue sin aportar demasiado al procesado de las imágenes

Del rendimiento de la cámara del Huawei P30 también hay que destacar la velocidad del enfoque, algo que se agradece en disparo de ráfagas, aunque a veces nos juega malas pasadas en el caso de escenas donde hay elementos muy repetidos y cuesta mantener el enfoque que deseamos si hacemos la foto a mano alzada

Ejemplo Desenfoque El enfoque es rapidísimo, pero en escenario complejos cuesta mucho mantener enfocado el plano deseado

Con la escasez de luz, como era de esperar, el Huawei P30 empieza a sufrir y aparecen escenas con exceso de ruido e imágenes excesivamente tratadas y donde se pierde buena parte del detalle capturado en primera instancia.

Img 20190318 203500

De los modos de disparo más interesantes que hemos encontrado en nuestra prueba del Huawei P30 tenemos que citar principalmente dos: modo Noche y modo Macro.

En el primer caso disponemos de un acceso directo para modificar la ISO y la velocidad de obturación y con ello evitar un procesado excesivo por usar el modo de disparo automático. Lo habitual es que controlemos más la sensibilidad para que no haya exceso de ruido (con lo que sube el tiempo de exposición), por lo que es un modo que conviene usar si podemos usar trípode, aunque no es imprescindible y la estabilización hace un buen trabajo si la escena es estática y tenemos un buen pulso.

Ejemplos Modo Noche

El modo Macro es uno de los más resultones de entre los no comunes del Huawei P30. A pesar de que la distancia mínima de enfoque de la cámara principal es bastante decente, con el modo Macro podemos prácticamente hacer una foto con la lente pegada al objeto.

Ejemplo Modo Macro

Otro modo que Huawei siempre ha trabajado bastante bien es el Manual. Con él, además de los controles habituales, podemos recoger la imagen en RAW para “revelarla” por nosotros y no dejar esa tarea en manos de Huawei, aunque el post-procesado de Huawei está muy conseguido. En este modo echamos en falta un histograma para darle un sobresaliente.

No nos detenemos mucho en el modo retrato porque ya no es una novedad muy destacada en la gama alta. En el Huawei P30, como no podía ser de otra forma para competir entre los mejores del año a nivel fotográfico, el modo retrato funciona de manera correcta. Conviene que vayamos probando distancia mínima para conseguir el mejor efecto, pero una vez asimilado, los resultados llegan.

Ejemplos Modo Retrato

Una consideración importante es que el modo retrato no siempre nos conseguirá un efecto bokeh bien visible y limpio. Conviene jugar también con los diferentes modos de desenfoque para quedarnos nos el que mejor nos encaje. También hay un intento de luz de estudio pero no muy conseguido por ahora.

Efectos Modo Retrato Desenfoque En el modo retrato tenemos varios tipos de desenfoque de fondo para aplicar

Una manera diferente de conseguir un efecto bokeh similar es tirar del modo de apertura variable. Podemos movernos entre los valores de f0.95 y f16, y una vez tomada la imagen, podemos seleccionar en la imagen qué plano de la escena estará enfocado finalmente.

Efecto Apertura Variable

El desenfoque con el modo de apertura es menos preciso y requiere mucho más trabajo de ensayo/error por parte del usuario. Además habitual que aparezcan más planos descontrolados y una separación más artificial de planos/objetos.

Zoom híbrido de gran nivel

Fue una de las sorpresas más agradables del Huawei P20 Pro y ahora lo tenemos desde el Huawei P30. La triple cámara, con su gran angular y su zoom 3X, nos deja un margen muy amplio para realizar zoom con el Huawei P30.

Ejemplo Zoom 5x

En la mayoría de los ejemplos, incluso con condiciones nada ideales, los resultados hasta un 10X son bastante asombrosos. Y en caso necesario podemos alargar ese zoom híbrido hasta 30X.

Ejemplo Zoom 5x Noche Zoom 5X en modo automático y de noche
Ejemplo Recorte Zoom Noche Zoom 5X frente a un recorte 100% de una imagen sin zoom disparadas ambas en modo automático
Secuencia Zoom Hibrido 30x De izquierda a derecha y arriba a abajo: gran angular, angular, zoom 3X, zoom 5X, zoom 10X y finalmente, zoom 30X

Cámara frontal y vídeo

Observando la ficha técnica del P30, no hay duda de en qué apartados Huawei ha puesto más interés en relación con la cámara de fotos. Curiosamente en el Huawei P30 solo tenemos una cámara secundaria.

En ella ha primado la resolución, de 32 MP. Los resultados son discretos cuando la luz escasea o el rango dinámico se complica. La cámara para selfies incluye también modo retrato con los mismos efectos, resultados y opciones que en la cámara principal.

Ejemplos Modo Retrato Selfie

En cuanto al vídeo, admite hasta 4K, con resultados aceptables pero sin destacar especialmente. Se puede usar el zoom, pero no es recomendable. Ahí Sony por ejemplo sigue marcando el camino a seguir.

Huawei P30, la opinión y nota de Xataka

Huawei ha repetido este 2019 la fórmula que tanto éxito le proporcionó el año pasado. Pero ha subido todavía más la apuesta en un apartado en el que ya es una referencia: la cámara.

El nuevo Huawei P30 mantiene un exquisito diseño reforzado por el paso a un lector de huellas bajo la pantalla, lo que le hace ganar más espacio para poner un panel de 6.1 pulgadas de alto nivel y que además es OLED. Lástima que siga sin dar el paso a una resolución mayor. A destacar también la mejora en autonomía, que reúne muchas horas de uso con una carga rápida única en el mercado.

Huawei P30 Marco Inferior Sin Lector

Sin embargo, el auténtico signo diferenciador lo encontramos en el apartado de fotografía, donde se asienta la triple cámara con zoom híbrido que tantas alegrías da a quien guste de tener la posibilidad de hacer fotos más allá del apuntar y disparar. Estamos ante una cámara polivalente como casi ninguna en el mercado pero donde todavía queda un paso adelante que dar en la calidad de la fotografía cuando la luz escasea, en el detalle global o incluso en el modo retrato.

9.2

Diseño9,5
Pantalla9,25
Rendimiento9,5
Cámara9
Software8,5
Autonomía9,5

A favor

  • Acabado y construcción muy cuidada para un terminal compacto y ligero
  • Una cámara muy polivalente donde el zoom híbrido es muy aprovechable
  • Buena autonomía pese a la capacidad de su batería y excelente carga rápida

En contra

  • La elección de modos resulta algo caótica por la interfaz y la cantidad de cámaras
  • EMUI es una capa intensa y con todos los servicios duplicados
  • Sonido externo mejorable

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Huawei. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio