Síguenos

Pantallas curvadas LG CES

Esta edición del CES confirma que la próxima gran vuelta de tuerca del mundo de la tecnología serán las pantallas curvadas o flexibles. Samsung volvió a enseñar brevemente sus prototipos de smartphones YOUM, y LG hizo lo propio con sus nuevos televisores con pantalla curvada.

El primer caso, los móviles flexibles, abre todo un nuevo universo de posibilidades, sobre todo ahora que la media de diagonales de pantalla supera con creces las cuatro pulgadas y llevar un smartphone en el bolsillo roza los límites de la comodidad.

El segundo caso nos plantea más dudas. ¿Es necesario o deseable un televisor curvado? Hace unos diez años, los fabricantes decidieron que era fundamental que los televisores adelgazaran. El cambio de los modelos de tubo a LCD ya logró un lifting muy conveniente porque la profundidad de los CRT era incómoda, pero entre un televisor de cinco centímetros de grosor y uno de apenas un centímetro ya no hay tanta diferencia a menos que lo vayamos a colgar de la pared y estemos muy pendientes de la estética.

La loca carrera por eliminar el marco y adelgazar el perfil tuvo al audio de gran víctima colateral. Parece que han tenido que pasar cerca de diez años para que los fabricantes se den cuenta de la importancia del sonido en un buen televisor y veamos dos nuevos modelos de Sony y Samsung que recuperan la integración de altavoces en su estructura.

Ahora que los televisores son apenas láminas planas, resulta que lo importante es que sean curvados, detalle que dificulta notablemente su uso en soportes VESA cuando se supone que el anclaje a pared era precisamente la motivación detrás de la carrera por el adelgazamiento. Somos los primeros en reconocer que las tecnologías deben avanzar pero este es uno de esos momentos en que no estamos seguros de si se avanza por una buena razón o sólo por introducir novedades estéticas con las que mantener viva la cuota de ventas cada año.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios