Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

ADSL y velocidad de tu conexión: las cinco claves fundamentales

ADSL y velocidad de tu conexión: las cinco claves fundamentales
Guardar
10 Comentarios
Publicidad

Cuando utilizamos una a conexión a Internet por ADSL y hacemos un test de velocidad habitualmente observamos que sus resultados no son exactamente los que podríamos esperar, arrojando una velocidad un poco (o no tan poco) inferior a la que teóricamente contratamos.

Hay una serie de factores que afectan a la velocidad que disfrutamos en nuestro ordenador al navegar. ¿Os parece que los repasemos?

Distancia a la central

El ADSL utiliza el mismo cable que el teléfono. Ese tipo de cable tiene mucha pérdida, debilitándose la señal eléctrica conforme se aleja de la central. Cuanto más lejos estamos de la central, menos velocidad podemos ofreceros.

Además, también influye mucho la calidad de la instalación desde la central hasta nuestro hogar, e incluso la instalación dentro de nuestro hogar. Es necesario que todo esté en óptimo estado para que podamos disfrutar de nuestro ADSL Vodafone.

¿En qué parte de la casa estamos?

Router Vodafone

Los routers inalámbricos, como el que facilita Vodafone al contratar su servicio de ADSL, nos permiten conectarnos a Internet sin ningún tipo de cable y desde casi cualquier parte de la casa, ganando mucho en comodidad. No obstante cuando nos conectamos a nuestra red inalámbrica debemos tener en cuenta que influye mucho la distancia física a nuestro router.

Si nos separan de él muchas paredes (o pocas, pero gruesa), o hay algún electrodoméstico que interfiera con nuestra señal (microondas, frigorífico, teléfonos inalámbricos) es bastante habitual que naveguemos peor al tener mayor latencia y menos velocidad.

¿Wi-Fi o cable?

Cuando nos conectamos a Internet utilizando un cable Ethernet lo hacemos utilizando un medio que apenas sufre interferencias, cuya señal apenas se debilita con la distancia (dado que además no suelen ser cables muy largos) y que además nos permite alcanzar velocidades mayores, utilizando el máximo de nuestra conexión.

Conectarnos por Wi-Fi nos aporta comodidad, dado que podemos conectarnos desde donde queramos sin depender de un cable de red, pero puede hacer que perdamos fiabilidad y velocidad.

Más vecinos con Wi-Fi

Si tenemos vecinos con Wi-Fi es posible que las señales estén emitiéndose por el mismo canal. A más vecinos, más señales, que pueden acabar interfiriendo entre sí, sobre todo si están en el mismo canal o canales próximos.

Una posible solución puede ser buscar qué canal está menos saturado y configurar nuestro router Vodafone para que emita nuestra red Wi-Fi por otro canal.

Más equipos conectados a nuestra misma red

Switch

Muchos tenemos más de un ordenador, tableta o teléfono móvil con Wi-Fi conectados a nuestra red. El ADSL de Vodafone es capaz de soportar muchos equipos utilizando simultáneamente la misma conexión.

Y también es posible que haya algún ordenador, tableta o teléfono móvil ajeno (de algún vecino, vaya) que esté utilizando nuestra red. Elegir una contraseña y un cifrado seguros para nuestra red inalámbrica puede acabar repercutiendo en una mayor velocidad de conexión, dado que no habrá ninguna sanguijuela haciendo uso de nuestro ancho de banda sin que lo sepamos.

Otros factores

Hay algunas cuestiones extra que también afectan a la velocidad de nuestra conexión. Por ejemplo, junto con nuestros datos (enviados o recibidos desde la red) viajan cabeceras de protocolo que utilizan parte de nuestro ancho de banda para, simplemente, permitir la comunicación de nuestros ordenadores con el resto de Internet.

Lo que sí está claro es que el factor más determinante, desde luego, es la contratación de un buen servicio ADSL y estar cerca de una central.

Imagen | Derek

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos