Compartir
Publicidad

Los primeros despieces de la NES Mini confirman que se trata de un emulador basado en Linux

Los primeros despieces de la NES Mini confirman que se trata de un emulador basado en Linux
Guardar
63 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aún faltan un par de días para que la Nintendo NES Mini salga a la venta de forma oficial, pero como sabemos, ya han estado rondando los primeros análisis que nos preparan para esta nueva apuesta de Nintendo, donde como era de esperarse, algunos se han dedicado a destriparla para saber qué es lo que hay en su interior, con el objetivo de resolver una de las más grandes dudas: ¿se puede modificar para añadir nuevos juegos?

Quienes han logrado desmontar la NES Mini están confirmando lo que muchos ya se imaginaban, que estamos ante un ordenador con una versión modificada de Linux, sí, al más puro estilo de la gran cantidad de emuladores que existen hoy en día basados en Raspberry Pi, lo que significa que Nintendo no quiso romperse la cabeza y se fue por la vía fácil.

La NES Mini es un emulador, pero legal

Peter Brown de Gamespot fue el primero en alimentar la red con imágenes de la placa base de la NES Mini, lo que hizo que toda la comunidad maker y aficionados de Nintendo en Reddit se pusieran a investigar más a fondo las capacidades de esta consola, con resultados muy interesantes pero poco alentadores para quienes desean modificarla.

La NES Mini es alimentada por un SoC AllWinner R16, que suponiendo que no se trata de una versión creada específicamente para Nintendo podemos determinar, según el mismo fabricante, que se trata de un chip bajo arquitectura de 28 nanómetros con CPU ARM Cortex-A7 de cuatro núcleos con una velocidad máxima de 1,2 GHz, una GPU de doble núcleo Mali-400, con 256 MB de memoria RAM DDR3 y 512 MB de almacenamiento flash NAND. Esto significa que es más potente que la Wii e incluso que la Nintendo 3DS, además de que esta configuración abre la posibilidad de que veamos más consolas 'mini' en el futuro.

El sistema que utiliza es una versión modificada de Linux capaz de emular juegos de NES, pero sería capaz de emular cualquier ROM, todo a una resolución máxima de 1080p. La mala noticia es que la placa base no admite expansión vía USB o tarjetas de memoria, además de que la memoria Flash está soldada a la placa, lo que hace prácticamente imposible de modificar para añadir nuevos juegos.

Nesclassic

Con esto, la estrategia de Nintendo es clara, ya que al ver como aumentan día con día los proyectos de consolas emuladoras, Nintendo ha decidido crear la suya trayendo su diseño y sobre todo el factor de legalidad que la hacen un objeto de culto, además de que se está centrando a los consumidores que no son especialistas dentro del terreno de las modificaciones.

Es así como todo va quedando un poco más claro, si queremos la NES Mini será por su diseño y estaremos limitados a sus 30 juegos, pero si queremos más juegos lo más sencillo, y barato, será tirar de la gran cantidad de proyectos basados en Raspberry Pi que existen por ahí.

En Xataka | Probamos la Nintendo NES Mini y ya casi no queremos una Xbox One o una PS4 Pro

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos