Compartir
Publicidad

Con su prototipo de coche autónomo Bosch nos inunda de datos, funciones y pantallas táctiles

Con su prototipo de coche autónomo Bosch nos inunda de datos, funciones y pantallas táctiles
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bosch sigue su camino para lanzar al mercado su propio coche autónomo previsto para el 2020. En abril del año pasado ya mostraba su visión basándose en un Tesla Model S, y en este CES 2016 han querido ir más allá llevando su propio prototipo para que nos podamos hacer una mejor idea de cual es el concepto que están persiguiendo.

Se trata de un vehículo futurista lleno de pantallas para ofrecer todo tipo de información. En ellas podremos utilizar el navegador de a bordo, conectar nuestros dispositivos inteligentes, e incluso realizar llamadas de Skype mientras tenemos puesto el piloto automático. Podrán incluso mostrarnos avisos si el coche detectase que corremos peligro de sufrir una colisión.

Una pantalla táctil con textura en sus botones

Cochebosch

De entre todos los paneles que nos mostrarán todo tipo de datos hay uno que destaca entre los demás, tanto que se ha llevado el Premio a la Innovación en la categoría In-Vehicle Audio/Video. Se trata de una pantalla táctil con respuesta háptica que hará que los botones que nos muestren tenga una textura que los haga parecer físicos y reales.

Con ella el conductor podrá darle cara botón de control una textura determinada. Así, cuando vayamos a encender la música del coche o a utilizar alguna función concreta no necesitaremos desviar la mirada al panel, ya que será suficiente con deslizar la mano sobre él para encontrar el botón que estamos buscando.

El coche también nos permitirá navegar entre las aplicaciones de nuestro móvil con controles gestuales y de voz, tendrá un indispensable sistema automático de aparcamiento que detecta por sí mismo los espacios libres, e incluso utilizará una cámara interna para controlar hacia dónde estamos mirando y activar la pantalla más cercana a nuestra línea de visión.

Evidentemente, con tanta modernidad y pantalla Bosch también quiere implementar ciertas opciones de personalización permitiendo, por ejemplo, que podamos elegir el color de las luces LED interiores. Como en un coche que le da al conductor toda la información del mundo la vida del copiloto puede ser especialmente aburrida, en su pantalla podrán conectar su propio móvil y matar el rato utilizando varias aplicaciones sociales.

Como hemos dicho al principio, Bosch pretende tener toda esta tecnología lista para el año 2020. Aun quedan otros cuatro largos años, por lo que el diseño de este prototipo todavía podría estar lejos del que veamos en el vehículo que acabe siendo comercializando. Por lo tanto habrá que estar atentos a futuros eventos para ver cómo evolucionan los conceptos del fabricante.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos