Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El coche del futuro te llevará de compras y te pedirá repostar cuando lo necesite

El coche del futuro te llevará de compras y te pedirá repostar cuando lo necesite
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Eso que conocemos como la «Internet de las cosas» es mucho más que una moda pasajera. Durante los últimos años hemos presenciado como nuestros teléfonos móviles, algunos de nuestros electrodomésticos, e, incluso, nuestros relojes, se están conectando a Internet para adquirir una forma de «inteligencia» que ha provocado que nos refiramos a ellos como dispositivos smart (inteligentes, en inglés). Y, afortunadamente, los coches también se están beneficiando de esta tecnología.

El coche conectado ya es una realidad, pero no es en absoluto la única innovación atractiva que se está abriendo paso en el mundo de la automoción. También están adquiriendo cada vez más relevancia los vehículos autónomos, los eléctricos, e, incluso, los coches que utilizan fuentes de energía alternativas, como el gas natural o la energía solar. Pero, al margen de estas tecnologías, lo que es un hecho es que nuestros coches ya ponen a nuestra disposición, o están a punto de hacerlo, el acceso a un abanico de aplicaciones enorme gracias a plataformas como Android Auto o Apple CarPlay. Veamos estas innovaciones con más detalle.

Así es el coche conectado

Como podemos intuir, un coche conectado es aquel que incorpora al menos un sistema de transmisión de datos inalámbrico con el exterior. Sin embargo, en este contexto debemos distinguir dos modalidades de conexión distintas: un enlace a Internet mediante una línea de datos como la que utilizan nuestros teléfonos móviles, o una conexión directa con otros vehículos o con la infraestructura. Eso sí, la finalidad de cada una de estas tecnologías de comunicación es muy diferente.

Conectado

La primera de ellas, la conexión a Internet, nos permite acceder desde el interior de nuestro coche a servicios y aplicaciones muy similares, e, incluso, idénticos, a los que tenemos en nuestros smartphones, como el correo electrónico o la búsqueda en Google, entre muchas otras opciones. Pero la conexión con otros vehículos o con la infraestructura tiene una motivación si cabe aún más importante: mejorar nuestra seguridad. Y es que gracias a ella nuestros coches son capaces de ofrecernos información acerca del estado de la vía, del tráfico y otros incidentes en tiempo real, minimizando así la probabilidad de que suframos un accidente.

El coche autónomo, cada vez más cerca

La conducción autónoma es al mundo de los coches lo que el piloto automático al de los aviones: nos permite desplazarnos de un lugar a otro sin que tengamos que ponernos a los mandos del vehículo. Puede parecer una tecnología más propia de las películas de ciencia-ficción, pero en realidad está mucho más cerca de lo que parece. De hecho, actualmente están trabajando en los coches autónomos tanto numerosos centros de investigación vinculados a las universidades más prestigiosas del planeta como muchos fabricantes de coches de los que todos conocemos.

Autonomo

Lo más impactante es que ya existen coches capaces de circular sin que un ser humano se ponga al volante, pero únicamente se están empleando en escenarios de investigación y entornos controlados, y no en contextos de uso real. La razón es bastante contundente: la tecnología que hace posible la conducción autónoma aún no puede garantizar que uno de estos coches sea capaz de reaccionar correctamente ante los factores impredecibles que tienen lugar en un escenario de uso real, y que podrían provocar un accidente. Pero es solo cuestión de tiempo que la tecnología consiga superar este reto. El coche autónomo llegará. Seguro. Y, además, lo hará relativamente pronto.

El mundo de los eléctricos y alternativos

El coche eléctrico es una realidad tangible desde hace tiempo. De hecho, actualmente tenemos un abanico bastante amplio de modelos de precio razonable y prestaciones atractivas, como el KIA Soul EV, el Nissan LEAF o el Renault ZOE, entre otras opciones. ¿Sus ventajas? La más evidente es que no requieren que utilicemos ningún combustible debido a que se alimentan exclusivamente de energía eléctrica; pero, además, su mantenimiento es mínimo porque no incorporan los elementos mecánicos que utilizan los coches tradicionales. Y, por supuesto, son mucho más respetuosos con el medio ambiente porque no emiten ningún gas contaminante (su huella de carbono está limitada a las emisiones derivadas de la producción de la energía eléctrica que utilizan).

Electrico

Los coches eléctricos irán adquiriendo más popularidad a medida que sus prestaciones, que ya son muy interesantes, mejoren, y su precio se reduzca. Pero no son la única alternativa a los coches que utilizan gasolina o gasoil como combustible. Por las carreteras de países como Italia, Argentina o Alemania circulan de forma habitual coches que emplean gas natural como combustible alternativo. Su origen, al igual que el de los derivados del petróleo, es fósil, pero tiene dos ventajas importantes: es más barato y contamina menos.

En cualquier caso, «hay vida» más allá de los coches tradicionales, los eléctricos y los que utilizan gas natural. Y es que también existen los que funcionan con energía solar, aunque, por el momento, tan solo se encuentran en una fase experimental, y, por tanto, no están disponibles modelos comerciales que ya podamos encontrar circulando por nuestras carreteras. Pero, posiblemente, algún día llegarán.

Monitorización y aplicaciones

Como he mencionado al principio del post, muchos de los coches que podemos comprar actualmente en los concesionarios ya incorporan conectividad con Internet, bien directa si el propio vehículo tiene una ranura para tarjetas SIM, o bien a través de la conexión con un smartphone. Esta tecnología pone a nuestra disposición buena parte de las aplicaciones y los servicios a los que tenemos acceso a través de un teléfono móvil o una tablet, como las búsquedas en Internet, el acceso a las redes sociales, el control por voz o la escucha de música mediante streaming. Sin embargo, la llegada de la informática y la electrónica al mundo de la automoción no se limita a estas funciones.

Kiacuadro

Buena parte de los coches que podemos comprar hoy en día incorpora tecnologías de monitorización diseñadas para informarnos en tiempo real del estado de nuestro vehículo. De esta forma podemos conocer la presión de los neumáticos, si alguna de las luces se ha fundido o si los frenos funcionan correctamente, por ejemplo, sin necesidad de pasar por el taller.

Solo tenemos que consultar, sencillamente, el cuadro de instrumentos. Estas tecnologías, en connivencia con la conexión inalámbrica con otros vehículos o con la infraestructura de la que he hablado antes, representan un incremento de la seguridad muy importante, que, por supuesto, siempre es bienvenido.

En Tecnología KIA:

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos