Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Del desierto de Gobi a la Tundra a 120km/h: así se prueba el KIA Sorento

Del desierto de Gobi a la Tundra a 120km/h: así se prueba el KIA Sorento
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Una de las pruebas más importantes que se realizan a los vehículos en su fase final son las que se realizan en condiciones reales de utilización pero llevadas al extremo. De esta forma, se sabe a ciencia cierta cómo responderán cada uno de los componentes del coche en según que condiciones.

Y es que las ventas de un vehículo en la mayoría de las ocasiones se realiza a nivel global y por ello tienes que estar preparados para sobrevivir a las condiciones tan diferentes como las que se puede encontrar en el frío norte de Europa, el caluroso Australia o por ejemplo la lluviosa Malasia.

Del frío al calor extremo rodando sobre firmes irregulares

KIA Sorento

De los cientos de prototipos que usan las marcas, algunos se utilizan para pruebas en los circuitos de pruebas que tienen las marcas donde se les somete a auténticas torturas mecánicas. De esta forma se les hace recorrer varios miles de kilómetros continuos de baches, resaltos, pistas de gravillas, etc. Como el desgaste es continuo, mil o dos mil kilómetros en estos lugares corresponden a veinte o treinta mil kilómetros de uso normal en carretera.

De igual forma otros prototipos recorren distintas zonas del planeta, desde pruebas de larga duración en las que se recorre grandes distancias con distintos conductores que se van relevando por turnos, a pruebas en carretera de todo tipo: desde autopistas perfectamente asfaltadas a caminos agrícolas por ejemplo.

Quizás las pruebas más exigentes sean las que se realizan en zonas del planeta con climas extremos. Y es que no sólo sirven para probar la durabilidad del coche sino también el buen funcionamiento de otros elementos como los que tienen que ver con el confort de sus pasajeros.

Pensemos por ejemplo pruebas a 50º bajo cero más allá del Círculo Polar Ártico. La razón ya no es sólo que sea capaz de arrancar en esas gélidas temperaturas sino comprobar que el aceite del motor o de la caja de cambios no sufren principios de congelación y, por supuesto, que los sistemas de calefacción funcionan perfectamente, así como la iluminación o los sistemas antiempañamiento de los cristales.

Ahora nos vamos al lado contrario, a las zonas desérticas con 50º de temperatura. Para el vehículo estamos hablando de un choque térmico de 100º en total y aquí interviene la buena refrigeración del motor así como que los sistemas de aire acondicionado operan correctamente e incluso que los plásticos utilizados no se derriten por la acción directa de los rayos del sol.

Hasta lo alto de Sierra Nevada. ¿Límite? El cielo

KIA Sorento

Pero las pruebas no acaban aquí ya que también se suelen recorre carreteras a grandes altitudes para ver el funcionamiento de la mecánica cuando el oxígeno escasea. Una de las carreteras más utilizadas por las marcas de automóviles se encuentra aquí, en España, y es la que sube a la estación de esquí de Sierra Nevada.

Además de ser un escenario ideal de pruebas en zonas de montaña gracias a su diversidad de curvas y buen asfalto, lo más interesante y curioso de este trazado es que en apenas 30 kilómetros de recorrido se pasa de los 700 metros sobre el nivel del mar a más de 2.500 metros de altitud, lo que supone todo un reto para el motor (enlace post motor).

Es también una carretera ideal para probar los sistemas de frenado y su resistencia a la fatiga y también para que los vehículos acoplen un remolque y asciendan con él, con el fin de someter a todo el conjunto a un esfuerzo extra que a buen seguro los futuros compradores agradecerán.

En Tecnología KIA:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos